Skip to content

LEVI ORTA: ADIÓS, ESPAÑA

En su primera exposición individual en Madrid, Levi Orta (La Habana, Cuba, 1984) entrelaza lo personal con lo político, abordando temas de identidad, historia familiar, violencia cultural y la lucha por la libertad de creación artística e intelectual en contextos totalitarios.

Adiós España se compone de tres instalaciones. La primera, que da nombre a la exposición, se revela como una despedida conmovedora del artista. Después de residir durante 15 años en España, Levi Orta regresa a La Habana, plasmando este tránsito a través de una obra que se manifiesta como una experiencia perturbadora, cinematográfica y lúdica, casi infantil. Sin embargo, tras esta aparente simplicidad, se revelan múltiples capas conceptuales que profundizan en las construcciones sociales de la masculinidad y exploran la violencia pasiva ejercida por la política cultural sobre los creadores.

En esta instalación, el artista presenta réplicas de armas emblemáticas que pertenecieron tanto a dictadores históricos como a personajes cinematográficos icónicos. Entre ellas se destacan la Walter PPK, utilizada por figuras como Adolf Hitler y James Bond, y la Beretta f92, manejada tanto por Augusto Pinochet como por Mel Gibson en la película «Arma Letal». Estas elecciones simbólicas no solo exploran las conexiones entre poder político y cultura popular, sino que también provocan una reflexión profunda sobre la naturaleza de la violencia y su representación.

Dentro del contexto de esta instalación, el visitante se encuentra con un video que muestra a un alto cargo de las Fuerzas Armadas de Cuba realizando la limpieza de su arma. Este elemento audiovisual, entre otros, contribuye a amplificar la complejidad de la pieza, añadiendo capas de significado que subrayan la relación entre la militarización, la autoridad y la vulnerabilidad humana en un contexto social y político.

Levi Orta, La maldición de la casa de la esquina Oeste, 2022, Instalación (10 collages, maqueta, reproducción de 1 millón de pesos cubanos de los 1960) en El Apartamento, Madrid, 2023-2024. Foto cortesía de la galería
Levi Orta, La maldición de la casa de la esquina Oeste, 2022, Instalación (10 collages, maqueta, reproducción de 1 millón de pesos cubanos de los 1960) en El Apartamento, Madrid, 2023-2024. Foto cortesía de la galería

La maldición de la casa de la esquina oeste se presenta como una acción-instalación que toma como punto de partida la reciente venta de la casa familiar de Levi Orta en La Habana, impulsada por las circunstancias de una crisis. Orta utiliza esta experiencia como material de análisis, transformando la estancia en una poderosa metáfora de la Revolución de la cual su familia intentó ser parte.

En este contexto, la instalación revela un descubrimiento peculiar durante los años que la familia Orta vivió en ese lugar: cerca de 1.000.000 de pesos firmados por el Che Guevara, quien en ese momento presidía el Banco Nacional de Cuba, pero cuya moneda carecía de valor en ese período específico. La obra se desarrolla a través de una serie de 10 collages que narran la historia de la familia Orta, su conexión con los líderes de la revolución, la formación de Levi Orta como artista político y el significativo hallazgo del dinero sin valor alguno.

La última instalación, titulada National Record, representa la contundente respuesta de Levi Orta a las recientes políticas de censura y control impuestas por el Ministerio de Cultura de Cuba, que amenazan la libertad de creación artística e intelectual en el país.

En un acto de rebeldía creativa, Orta ha optado por renunciar a las credenciales de artista otorgadas por el gobierno, así como a los beneficios y privilegios asociados. En cambio, ha decidido sumergirse por completo y de manera indefinida en el deporte mental de resolver el cubo de Rubik en el menor tiempo posible.

Este gesto de renuncia y dedicación a un desafío aparentemente apolítico se convierte en una declaración potente en sí misma. Orta, quien actualmente ostenta ocho récords nacionales en esta disciplina, utiliza la resolución del cubo de Rubik como un acto de resistencia y protesta simbólica. Su elección de dedicarse a un juego de formas y colores se convierte así en una afirmación audaz de la libertad individual frente a la opresión estatal, sugiriendo que, incluso en un Estado totalitario, la acción de mover formas y colores puede tener un profundo significado político y subversivo.

Levi Orta, National Record, 2020-2022. Instalación (Colección de puzzles y collages) en El Apartamento, Madrid, 2023-2024. Foto cortesía de la galería

LEVI ORTA: ADIÓS, ESPAÑA

Por Daleysi Moya

Hace cerca de quince años que Levi Orta se dedica a desmontar, con una especie de minuciosidad enfermiza, el mecanismo de relojería que es la constitución de lo real a través de estrategias disciplinarias y educativas encaminadas a normalizar un par de ficciones políticas, a hacerlas pasar por naturales y unívocas.

Hay que decir que lo ha hecho bien, no sólo porque explicitando los modos en los que el poder cobra cuerpo más allá de la represión pura y dura señala nuestra participación en el consenso tácito del sentido común y lo sensible (en la dimensión rancieriana del término), sino porque pone sobre la mesa de debates la posibilidad fáctica del disenso y la oposición. Abrir la puerta no es poca cosa: el principio de todo cambio se asienta en la toma de consciencia de nuestro rol como facilitadores del statu quo.    

A partir de su trabajo en el territorio de las relaciones entre arte, sociedad y política hemos podido seguir el arco que va desde la exhibición de la sintomatología del poder hasta la intervención –mediada muchas veces por el cinismo– de esa sintomatología, con vistas a poner en solfa la legitimidad de los discursos que determinan lo que puede y tiene que ser visto.

Hasta ahora, Levi se había presentado como una suerte de narrador omnisciente y “personaje” de sus piezas, una combinación hasta cierto punto bizarra en la medida en que el performer parece desconocer, juega a desconocer, lo que el autor sí que tiene claro.

Ello estaría dado, en primer lugar, por la naturaleza investigativa, procesual y performática de su obra, luego, por el hecho de que Orta, en todo momento, se ha pensado a sí mismo como un agente viabilizador de los cuestionamientos y críticas de una comunidad que le trasciende y contiene. Levi habla desde adentro y desde afuera, un sitio indeterminado que nos cuesta fijar en el mapa.

Levi Orta, Adiós España, 2023. Instalación (pintura, video, fotografía, 11 réplicas no funcionales de armas contemporáneas) en El Apartamento, Madrid, 2023-2024. Foto cortesía de la galería

Pero eso va a cambiar en este proyecto (Adiós España), porque Levi comienza a revaluar y a hacerse cargo de su propio lugar dentro de la tecnología del poder: sus privilegios, sus espacios de representación, sus orígenes y pertenencias.

Para estos ejercicios echa mano de las mismas herramientas con las que diseccionara la trama uniforme de la realidad que nos ha sido dada, solo que ahora el propio artista y su historia familiar se vuelven objeto de escrutinio. ¿De qué otra forma, si no, podría seguir apelando Orta a la recalificación de los espacios normalizados en los que el poder insiste en reproducirse como un virus?

Adiós España funciona como una red interseccional en la que se analizan, en primera persona, el papel del arte y los artistas en las sociedades totalitarias, la frustración y el desgaste de la generación de cubanos que acompañara el proceso político de 1959, la naturaleza cíclica de la Historia y la derrota, así como la carga genética patriarcal, machista, de los hombres duros de la Revolución y de sus hijos y nietos (nuestros padres y abuelos, nuestros hermanos).

Resulta llamativo, no obstante, que a pesar del giro autorreferencial de las obras que componen la muestra (National Record, La maldición de la casa de la esquina oeste y Adiós España), del redimensionamiento del alcance de las acciones artísticas a escalas más acotadas, íntimas si se quiere, el proyecto comprenda distintos niveles de lectura (histórico, simbólico, conflictivo, político) y, lo más importante, distintas proposiciones sobre la responsabilidad individual de cara al desmontaje de nuestros privilegios y enclaves de enunciación.

Quiénes somos y a qué comunidad representamos, realmente, cuando hablamos por los otros. Qué tipo de modelo de ficción perpetuamos y cuáles litigamos desde el territorio micro de la praxis creativa, el pensamiento y la gestión ética de aquellas ventajas con las que el sistema nos premia.   

Vista de la exposición “Adiós España”, de Levi Orta, en El Apartamento, Madrid, 2023-2024. Foto cortesía de la galería

Adiós España opera como una despedida en varios sentidos: en primer lugar, claro está, del país en el que Levi viviera y produjera buena parte de su obra en los últimos quince años; el país, también, en el que naciera su hijo. Con ello se cierra, además, un viaje esencial, especie de fuga hacia el exterior de sí mismo en la que el hombre busca, a tientas, las respuestas que le permitan entender cuál es su lugar en el mundo.

Para responder ese tipo de cosas, Orta ha tenido que llevar a cabo un conjunto de desmontajes que le competen a él en tanto cubano, artista, hombre, clasemediero y blanco. Ha tenido que voltear a su historia familiar y contrastarla a la luz de la historia reciente de la nación cubana.

El resultado de estos procesos de problematización y cuestionamiento le llevaría a participar de aquel cambio que señalara Jacques Rancière en relación con el arte crítico de los dos mil, este es, pasar del señalamiento paródico de los dispositivos del poder a la reelaboración perceptiva de “los rasgos de nuestra historia y de los signos de nuestra comunidad”. El viaje, entonces, ha sido de ida y vuelta, de afuera hacia adentro, del síntoma a la estructura. De la sociedad al hombre, del hombre a la comunidad.   


LEVI ORTA: ADIÓS, ESPAÑA

El Apartamento, Calle de la Puebla #4, local bajo derecha, Madrid.

Del 16 de noviembre de 2023 al 10 de febrero de 2024

También te puede interesar

CARLOS MARTIEL: PESO

“El peso es más que la mera gravedad que ancla nuestros cuerpos; es la fuerza incontrovertible que ata, atraviesa y aplasta nuestra carne en la sumisión, la alienación o la dependencia. Existe en nuestros...