Skip to content

LUMINISCENCIA

Por siglos, la luz ha sido aliada de los artistas y pintores que han visto en ella la herramienta esencial para realizar sus obras. En el paleolítico, cuando ni siquiera había un concepto propiamente establecido sobre el “arte”, los hombres pintaban a la luz de las brasas del fuego o con lámparas de grasa rústicamente elaboradas cuando les hacía falta la luz del día. Y en el arte contemporáneo, artistas como Francis Bacon han preferido la luz eléctrica a la luz natural.

Con base en estas metodologías y efectos específicos de la luz, la galería Casa Hoffmann ha organizado Luminiscencia, propuesta ganadora de la Beca Red de Espacios Independientes y la Beca Desarrollo de Estrategias de Comercialización para las Artes y la Cultura de Colombia.

Gabriel Pulecio, Infinity V2 Playgrounds. Instalación interactiva de sonido y luz. Cortesía: Casa Hoffmann.
Rocío Pardo, Máquina de Arcoíris en la oscuridad. Instalación, 22,5 x 17,5 x 13,3 cm. Cortesía: Casa Hoffmann
Rocío Pardo, Máquina de Arcoíris en la oscuridad. Instalación, 22,5 x 17,5 x 13,3 cm. Cortesía: Casa Hoffmann

La exposición, parte de una serie de investigaciones que ha realizado Casa Hoffman sobre arte y tecnología, reúne las obras de siete artistas que utilizan la luz como medio conceptual y formal dentro de sus lenguajes. Cada propuesta pone en tensión los encuentros entre claridad y oscuridad a partir de procesos metodológicos específicos y prácticas tecnológicas experimentales.

En este sentido, el eje central de la muestra es la relación entre luz y tecnología, la que también revela, como es evidente, variadas posibilidades formales y discursivas, “a la vez que el dominio técnico de lo intangible da paso a un amplio espectro de experiencias sensoriales”.

Jason Castro, Grand Finale. Escultura electromecánica, 60 x 60 x 28 cm Cortesía: Casa Hoffmann
Carlos Bonil, Como es arriba es abajo. Ensamblaje y óptica, 35 x 35 x 115 cm. Cortesía Casa Hoffmann
Carlos Bonil, Como es arriba es abajo. Ensamblaje y óptica, 35 x 35 x 115 cm. Cortesía Casa Hoffmann

La investigación llevada a cabo para la exposición pone en relieve las diferentes formas y usos de la luz, citando a pintores clásicos como Giotto y Caravaggio o los pintores flamencos, cuyos bodegones daban cuenta de la preocupación por crear atmósferas desde las interacciones de luz y sombra “desde la austeridad protestante”.

Asimismo, los impresionistas en el siglo XIX trabajaron bajo la luz natural y gracias a los avances tecnológicos pudieron acercarse a grados de experimentaciones formales mucho más arriesgadas donde la percepción y el color constituyeron un modelo específico de creación.

“[…] los tubos de pintura y el ejercicio au plein air abrieron nuevas posibilidades. Además, durante ese largo siglo XIX tomaron fuerza las tecnologías de la visión, desde la naciente fotografía hasta artefactos históricos como la cámara oscura, las linternas mágicas, o los fisionotrazos. La luz, casi como instrumento mágico, seguía construyendo existencia”.

Venuz White, Ofrenda. De la serie Objetos rituales para la activación de la memoria del agua. Esta obra se creó en el laboratorio de experimentación Auurum & Auuram, de la artista Venus, White para Water Revelation. Cortesía: Casa Hoffmann.
Venuz White, Ofrenda. De la serie Objetos rituales para la activación de la memoria del agua. Esta obra se creó en el laboratorio de experimentación Auurum & Auuram, de la artista Venus, White para Water Revelation. Cortesía: Casa Hoffmann.

Sería la luz eléctrica la que liberaría a los artistas de la dependencia de la practica diurna. Artistas contemporáneos como Edward Hopper o Jenny Holzer partieron de la luz para crear atmósferas y abordar realidades propias de su contexto sociohistórico.

Hubo una época en la que realizar una actividad a la cara luz de las velas era para la clase burguesa, un símbolo de estatus social. De ahí que, cuando Goya incluyó su autorretrato a la luz de las velas en un retrato familiar de su mecenas don Luis de Borbón, elaboraba una afirmación tanto social como una referencia a su actividad artística.

“A partir de enfoques científicos, mecánicos, robóticos y artesanales, los artistas presentados continuarán resignificando el uso y la presencia de la luz dentro del arte desde lenguajes contemporáneos. Problematizan cuestiones físicas, metafísicas, ontológicas y plásticas, mientras que, al encontrar la luz con la oscuridad, abren espacios para preguntarse sobre su lugar de creación y percepción”, enfatiza el texto curatorial. 

Alejandro Rauhut, Capas del ser. Espejo, madera, luz LED, 94 x 94 x 9 cm. Cortesía: Casa Hoffmann

Luminiscencia estará abierta al público hasta el 30 de noviembre de 2023 en Casa Hoffmann, Carrera 2A # 70 – 25, Bogotá, Colombia.

Con obras de Carlos Bonil, Jason Castro, Rocío Pardo, Gabriel Pulecio, Alejandro Rauhut, Alba Triana y Venuz White.

Ursula Ochoa

Vive y trabaja en Medellín-Colombia. Magíster en Estética de la Universidad Nacional de Colombia, donde obtuvo la Beca de Facultad. Tiene un pregrado en Artes Plásticas, estudió Periodismo Cultural y Crítica de Arte, Estética y Teoría del Arte del siglo XVIII en la Universidad de Cádiz, y ha estudiado sobre el pensamiento Estético en Friedrich Nietzsche y Aby Warburg en la Universidad Nacional de Colombia. Recibió la Mención Honorífica en el concurso de Ensayo sobre las Bienales de Arte de Medellín organizado por el periódico El Mundo y la Fundación Ángel Gómez en el año 2018, y en el año 2020 recibió el premio al mejor libro de ensayo “Una crítica incipiente”, con la editorial independiente Fallidos Editores.
Fue crítica de arte para la sección Palabra y Obra del periódico El Mundo (2013-2020), y curadora editorial de la revista EXCLAMA durante la realización del libro sobre arte contemporáneo colombiano PUNTO en el año 2019, donde también se desempeña como escritora de manera habitual. Actualmente escribe para la sección de Cultura de El Espectador, y se desempeña como asesora de proyectos de arte, curadora independiente y es cofundadora del proyecto Korai Art, una plataforma para la visibilización y venta de obras realizadas por mujeres artistas en Colombia.

Más publicaciones

También te puede interesar

Still "El tiempo es otro río" (Second Life, "Nos faltan 43"). Tania Candiani en colaboración con estudiantes del Tecnológico de Monterrey. Cortesía de lxs autorex

EL TIEMPO ES OTRO RÍO (A TRAVÉS DE LA PANTALLA)

"El tiempo es otro río", proyecto de investigación y acción colectiva de Tania Candiani, es un espacio de intercambios, reubicación y expansión de una serie de protestas llevadas a cabo en línea y reformuladas...

Juan Obando, Pro Revolution, 2019. Vista de la exposición en Espacio Odeón, Bogotá. Foto: Ambienta Familiar. Cortesía: Espacio Odeón.

Juan Obando:pro Revolution

"Pro Revolution" presenta una arqueología de la revolución contemporánea, donde por un lado se busca activar la imaginación local hacia posibles nuevas zonas de intervención revolucionaria —como el hacking y el coding—, y por...