Skip to content

LUZ LIZARAZO: EN EL OJO NACE LA ROSA

Por Paula Bossa | Curadora


La cueva oscura donde temes entrar es donde está tu tesoro

Joseph Campbell


La obsesión de Luz Lizarazo por comprender el misterio de la existencia humana, aunada a una sensación de vacío emocional que la invadió por muchos años—producto de una perdida desoladora—la conducen a una búsqueda espiritual que desde hace más de dos décadas ha impulsado y permeado su práctica artística.

Ese intento por encontrarle un sentido a la vida, hoy se hace palpable en su exposición En el ojo nace la rosa, una muestra que en su concepción es un diálogo de polaridades, un encuentro cara a cara entre la luz y la oscuridad, el Día y la Noche, dos aspectos del Ser que son integrados a través de la metáfora del eclipse, brindando una comprensión muy profunda de la vida.

Luz Lizarazo, En el ojo nace la rosa, Casa Reigner, Bogotá, 2023. Cortesía de la artista y la galería
Luz Lizarazo, En el ojo nace la rosa, Casa Reigner, Bogotá, 2023. Cortesía de la artista y la galería
Luz Lizarazo, En el ojo nace la rosa, Casa Reigner, Bogotá, 2023. Cortesía de la artista y la galería

Con un caminar artístico de más de treinta años, Luz Lizarazo hoy elige mirar su realidad sin distorsiones, anteponiendo su búsqueda interior con todo lo que eso conlleva, a la exploración constante del mundo externo.

Esa insistencia en abordar los aspectos invisibles de la vida sin tapujos la llevan a conformar una suerte de iconografía o mitología personal, aquella que en palabras del mitólogo y escritor Joseph Campbell “no es mito en el sentido de relato falso fantasioso sino lenguaje metafórico acerca de la experiencia directa.” [1]

Así, en la mitología de Lizarazo prevalecen símbolos específicos como el cuerpo femenino desnudo, el ojo (abierto y cerrado), la cama, los animales, el fuego, la tierra, el agua y el aire que, a manera de mantras, la artista revisa y repite una y otra vez, como herramientas fundamentales que la acercan a su proceso de iluminación personal.

Luz Lizarazo, En el ojo nace la rosa, Casa Reigner, Bogotá, 2023. Cortesía de la artista y la galería
Luz Lizarazo, En el ojo nace la rosa, Casa Reigner, Bogotá, 2023. Cortesía de la artista y la galería

La indagación plástica del Día inicia con la conformación de un espacio íntimo, iluminado y cálido, en el que sobresale la presencia de una cama decorada con cristales y plantas protectoras de donde brotan torsos en cerámica y representaciones de diosas que renacen del centro de una flor.

La cama, al ser “el lugar en donde todo sucede”, se convierte en un territorio íntimo, en epicentro del placer y de la energía kundalini [2], en el soporte del cuerpo como templo sagrado que vive y luego muere.

El Día, en palabras de Lizarazo, “es la manifestación de la vida” con todos sus aconteceres, es el momento en que las plantas florecen y emergen de los rincones más inesperados, es el movimiento fluido y espontáneo del cuerpo femenino, son los pezones que amamantan un recién nacido, es el ser humano enalteciendo los animales.

Luz Lizarazo, En el ojo nace la rosa, Casa Reigner, Bogotá, 2023. Cortesía de la artista y la galería
Luz Lizarazo, En el ojo nace la rosa, Casa Reigner, Bogotá, 2023. Cortesía de la artista y la galería
Luz Lizarazo, En el ojo nace la rosa, Casa Reigner, Bogotá, 2023. Cortesía de la artista y la galería

La Noche, en contraste, nos invita a atravesar un portal vestido de ojos abiertos y cerrados—símbolos de la visión externa y de la luz interna— que luego nos conduce a un altar deconstruido que sacraliza el espacio expositivo. En él abundan pinturas, objetos encontrados e intervenidos como ofrendas y rituales, representando la verdadera naturaleza de Lizarazo.

Asimismo, la sacralidad del espacio es acentuada con una suerte de candelabro, cuyos brazos sostienen bustos de animales, mujeres y hermafroditas en un profundo estado meditativo. Con una vela, la artista señala el chakra corona— el centro energético de la conexión espiritual ubicado en la coronilla— de cada ser, reiterando su entrega y rendición hacia su propio despertar de conciencia.

Luz Lizarazo se vale de la metáfora del eclipse para referirse a ese baile constante, a ese “diálogo complejo de las diferencias” [3] entre la luz y la oscuridad en el que transcurre la vida de todo ser humano.

Así, ese juego de opuestos sirve de catalizador, como aquella luciérnaga que sedujo a la artista con su hermoso brillo en medio de la oscuridad, para honrarse a sí misma, su quehacer artístico y seguir abrazando su camino espiritual.

Luz Lizarazo, En el ojo nace la rosa, Casa Reigner, Bogotá, 2023. Cortesía de la artista y la galería
Luz Lizarazo, En el ojo nace la rosa, Casa Reigner, Bogotá, 2023. Cortesía de la artista y la galería
Luz Lizarazo, En el ojo nace la rosa, Casa Reigner, Bogotá, 2023. Cortesía de la artista y la galería
Luz Lizarazo, En el ojo nace la rosa, Casa Reigner, Bogotá, 2023. Cortesía de la artista y la galería
Luz Lizarazo, En el ojo nace la rosa, Casa Reigner, Bogotá, 2023. Cortesía de la artista y la galería

[1] Joseph Campbell, Mitos de la luz metáforas orientales de lo eterno. (Buenos Aires: Marea 2005), p.12.

[2] Según el hinduismo, la kundalini es la energía primordial y creadora que reside en el sacro en forma de serpiente.

[3] Aurora Morera Vega, El diálogo de polares en Gestalt


LUZ LIZARAZO: EN EL OJO NACE LA ROSA

Casas Riegner, Cl. 70a #741, Bogotá, Colombia

Hasta el 10 de junio de 2023

También te puede interesar

Alejandra Prieto

El taller de Alejandra Prieto es una obra en si misma. El carbón cubre las paredes –no puede uno recostarse de nada- y los trozos del mineral pulido y herramientas para trabajos de menor…

ÁLVARO BARRIOS: LA MULTIPLICACIÓN DE LOS CUADROS

El proyecto “La Multiplicación de los Cuadros” de Álvaro Barrios (Colombia, 1945) pone en escena una vez más su entramado de apropiaciones, poesía, lugares y paisajes diversos. La muestra, en Galería El Museo, exhibe...