Skip to content

EDGARDO GIMÉNEZ: “ESTAR VIVO ES UNA GRAN BENDICIÓN”

Edgardo Giménez (Santa Fe, Argentina, 1942), artista autodidacta iniciado en la gráfica publicitaria, es uno de los mayores representantes del arte Pop en su país. Formó parte del mítico Instituto di Tella durante los años 60 y 70, donde incursiona en los campos de la arquitectura y el diseño gráfico, de interiores, objetos e indumentaria.

En 1965 proyectó el póster ¿Por qué son tan geniales?, en la esquina de Florida y Viamonte de Buenos Aires, que se convirtió en un momento icónico no solo de su carrera, sino también del diseño argentino. Eso lo llevó, en los años 80, a diseñar la imagen gráfica del Teatro San Martín y el Teatro Colón, y a participar enLos afiches más bellos del mundo, exposición de la UNESCO en el Grand Palais de Paris.

Una pequeña antología de su trabajo, Había una vez…, se presenta por estos días en MCMC galería, en la que se reúnen obras de diferentes períodos y formatos como pintura, escultura y muebles. El imaginario pop y colorido de Giménez se puede recorrer aquí en compañía de obras pensadas como un homenaje de la artista argentina Cynthia Cohen (1969).

Compartimos una entrevista previa a la inauguración de la muestra realizada por Laura Batkis, curadora e íntima amiga del artista, con la que nos acerca al espíritu mágico y alegre de su persona y obra.

Centro: Edgardo Giménez, Es el amor, es el amor lo que hace girar al mundo, 2022, resina de poliéster, 215 x 60 cm (con base). Der: Sin título (díptico), pintura acrílica sobre tela, 244 x 384 cm. Cortesía: MCMC galería
Edgardo Giménez, Es el amor, es el amor lo que hace girar al mundo, 2022, resina de poliéster, 215 x 60 cm (con base). Cortesía: MCMC galería
Izq: Edgardo Giménez, Sinfonía venusina (díptico), 1993, pintura acrílica sobre tela, 250 x 400 cm. Der: Construcción sobre blanco, 1994, pintura acrílica sobre tela, 200 x 200 cm. Cortesía: MCMC galería

Laura Batkis: ¿Cuál es la función del arte, o para que sirve?

Edgardo Giménez: El arte tiene que servirte para ponerte bien, para ponerte feliz. Si el arte no cumple una función importante en tu vida, es porque no estás frente a una obra de arte. O sea, el arte hay que ponerlo a prueba. El verdadero arte no te deja ileso.

LB: Tiene que poner feliz al espectador y al que lo crea, o sea, a vos.

EG: Yo ya estoy feliz de haberlo hecho. El verdadero artista hace lo que se le da la gana, le guste o no a la gente. Sin red.

LB: ¿La muestra es la mejor parte?

EG: No, la mejor parte es cuando estás haciendo la obra, cuando se me ocurre la ocurrencia.

LB: ¿Se te ocurre seguido?

EG: ¡¡¡Si!!! ¡Tengo una facilidad para que se me ocurra que no sabés! Tengo una creatividad instantánea, como el café.

LB: Estás todo el tiempo como…

EG: ¡Conectado! Conectado con algo.

LB: ¿Anotás las ideas?

EG: No. Es todo memoria. Se me ocurren obras, que son detonantes para hacer una muestra.

Izq: Cynthia Cohen, Moniiiiisima, 2022, madera laquerada, 180 x 150 cm. Der: Edgardo Giménez, La congo, 2022, madera laqueada; Mueble de mandriles y nubes, 1964, madera y esmalte sintético. Cortesía: MCMC galería
Edgardo Giménez, La congo, 2022, madera laqueada; Mueble de mandriles y nubes, 1964, madera y esmalte sintético. Cortesía: MCMC galería

LB: ¿Cuándo te diste cuenta de que querías ser artista?

EG: A los 4 años. Digamos que siempre lo supe. El mundo de Walt Disney me encantaba, fue un detonante para entrar a la creación .

LB: Y después te diste cuenta de que el arte te permitía salir del tedio de lo cotidiano.

EG: Si, eso me sale con naturalidad.

LB: Estar como en otro lugar…

EG: Sí, y más ahora que el mundo está cada vez peor, no hay un respiro. La salvación que yo he tenido siempre es estar vinculado con la creación, un lugar de placer, en el que no estoy para nada aislado de lo que sucede afuera, estoy muy conectado

LB: O sea, no hace falta estar en un lugar sufriendo, sin permitirse algunas cosas…

EG: Yo no creo en el sufrimiento para nada.

LB: ¿Y cómo es eso?

EG: No me sale. Siempre consideré que estar vivo es una gran bendición. Lo que pasa es que la gran mayoría de la gente no sabe lo que quiere y no sabe qué es lo que la pone feliz. Es gravísimo y raro, piensan que la cosa es por un lado y después se dan cuenta que no, que por ese lado no, que era por otro, pero tampoco saben cuál es el otro.

LB: Y vos te diste cuenta rapidísimo por dónde era…

EG: Sí, es eso. Yo soy de Santa Fe, de la provincia. Cuando mi tía me llevó a ver Blancanieves salí del cine levitando.

LB: Es la propuesta que le das a la gente, ingresar en ese mundo de la imaginación.

EG: Te cuento una anécdota. Había un matrimonio que se estaba peleando en un cuarto donde había una obra mía, una mona. Como ella estaba pendiente de que la mona la miraba, le dijo al marido que fueran a otro cuarto porque la mona no la dejaba concentrarse en la pelea. Eso me parece buenísimo. Después le hice la casa, y me comenta un día que tenía un defecto, y es que esa casa no la dejaba salir porque estaba muy contenta ahí. Eso es lo que le pasa a la gente cuando entra en esa órbita, no quiere salirse más. Esta es la idea con el arte. Que se den cuenta de que hay un modo distinto de vivir, que es mejor, más placentero. Estar cotidianamente en contacto con lo bello hace bien. Es como escuchar un sonido maravilloso de un compositor genial que te llega a una parte, que solamente ese sonido llega. Cuando tenés los radares para escuchar eso, vivís mejor. Se trata de apreciar todas las cosas que te sirven para vivir mejor.

Vista de la exposición “Había una vez”, de Edgardo Giménez, en MCMC galería, Buenos Aires, 2022. Cortesía de la galería

LB: En esta muestra habrá obras cuyos bocetos son de los años 60 y 70, haciendo obra física de trabajos anteriores que tenías dibujados.

EG: Si, los rascacielos, por ejemplo. Van a tener luces adentro. Me parece genial esa cosa de las grandes ciudades donde todo es luz y una escenografía increíble.

LB: Hay algo parodial en tus trabajos…

EG: Siempre hay parodias, claro. Son comentarios con humor sobre la realidad. Para salir de la cotidiana que es agobiante.

LB: ¿Te entusiasma hacer esta muestra?

EG: Me entusiasma como la primera vez. Igual que la primera vez.

Edgardo Giménez, Torre rosa rosa, 2022, madera laqueada, 260 x 210 x 210 cm. Cortesía: MCMC galería, Buenos Aires

Había una vez…, de Edgardo Giménez, se presenta en MCMC galería, José León Pagano 2649, Buenos Aires

También te puede interesar

MARTÍN LEGÓN: LAS FUERZAS PRODUCTIVAS

La reescritura literaria y el rescate objetual son los pilares conceptuales de Las Fuerzas Productivas, quinta muestra individual del artista Martín Legón, abierta hasta el 13 de junio en Barro Arte Contemporáneo, Buenos Aires. El…

LEÓN FERRARI: FOTÓGRAFO

Bajo la curaduría de Alexis Fabry, en colaboración con la Fundación Augusto y León Ferrari, la galería neoyorquina Josée Bienvenu presenta por primera vez al público el trabajo fotográfico de León Ferrari (Buenos Aires, 1920-2013), uno…