Skip to content

LÍNEAS DE FUGA. MONTEVIDEO, LA PAZ, CARACAS

Por Lorena González Inneco | Curadora

Líneas de fuga es un proyecto expositivo que surge como una inquietud frente a la gran cantidad de cambios que han afectado no solo el desempeño de nuestras sociedades y las enormes dificultades de intercambio, crecimiento y contacto humano desprendidas por el ascenso de una pandemia que aún nos afecta, sino también, como respuesta ante un complejo nudo de alteraciones que, en consecuencia, se han hecho patentes en los procesos emprendidos por la transformación social y del arte contemporáneo en las últimas décadas del siglo XXI.

La virtualidad y la conexión por medio de las distintas variables que ofrecen hoy en día las plataformas en todas partes del mundo, han creado una disolución de las fronteras. Pero, aunque en este espacio se han borrado muchos de los límites que nos separaban, también nos tropezamos ante a una pantalla transitoria y difusa, donde todo se está transformando vertiginosamente y podemos extraviar los lineamientos necesarios a la hora de ser partícipes de un contexto en desarrollo. Entramos en un proceso tan hermoso como complejo en el cual se han modificado nuestros modos de hacer, mirar y crear, junto a nuestras formas de percibir y asumir la realidad.

Fotograma de la obra «Emergencia» de Paola Spaletti (Argentina) que forma parte de la exposición «Líneas de fuga» en galería CAF de La Paz.

Esta muestra tiene como interés fundamental formular un conjunto de discusiones en torno a las diversas proyecciones de estas elipsis en transformación, poniendo un acento especial en la producción artística de un grupo de creadores de Latinoamérica, España y El Caribe. En este diálogo, lo relevante es la obra de arte y su evidencia frente al curso de nuestros entornos, ejercicios de una mirada diversa que nos convocan a interrogar las complejidades del mundo actual, para reflexionar desde cada uno de los espacios de representación propuestos por los artistas participantes.

Al pensar en la posibilidad del arte como la extensión o revelación de una línea de fuga, nos sumergimos con ellos en la estructuración de una pregunta abierta, constelación dinámica y versátil, capaz de desplegar direcciones inesperadas en el suceso paralelo de otros recintos probables. Es intentar avivar la expansión y la transposición de los límites atribuidos —los geográficos y los del arte, los globales y los locales, los hegemónicos y los subalternos, los virtuales y los reales— para dibujar zonas alternas capaces de unir los desencuentros de lo ajeno y lo propio, empalmar los bordes foráneos o los autoimpuestos, visibilizar, en definitiva, las mudanzas de ese enclave colectivo e individual que sigue intentando crecer y consolidarse frente a las crisis del mundo que le rodea.

Vista de la exposición «Líneas de fuga» desde el exterior de la galería CAF en Montevideo. Con obras de Augusto Ballardo (Perú), Claudia del Fierro (Chile) e Isabel Cisneros (Venezuela).
Obras de Augusto Ballardo (Perú), Claudia Casarino (Paraguay), Nydyua Negromonte (Brasil) y Claudia del Fierro (Chile), en la exposición «Líneas de fuga» en galería CAF Montevideo.
Obra de Claudia Casarino (Paraguay) en la exposición «Líneas de fuga» en galería CAF Montevideo.

Para el desarrollo de estas estrategias surgió como centro ideal la red CAF del Banco de Desarrollo de América Latina en su despliegue institucional con una importante representación en diversos perímetros de la región iberoamericana. A esta columna vertebral unimos la idea de lo presencial y lo virtual, alternando en cada una de las Galerías (Montevideo, La Paz, Caracas) distintos modelos de representación que estarán funcionando en los tres espacios expositivos. Según la cantidad de proyectos, hemos convocado conjuntos de obras presenciales por sede. No obstante, todas las propuestas tendrán también un formato virtual en códigos QR en el resto de las salas expositivas. De este modo, los artistas representados de forma presencial en cada espacio también participarán de forma virtual en los demás, con lo cual tendremos una muestra presencial-virtual en su totalidad: dieciocho artistas de la región iberoamericana que estarán interactuando en tres puntos cardinales de un espacio expositivo también ampliado hacia redes y plataformas digitales.

En la Galería de Montevideo, contamos con la participación presencial de las obras de seis creadores que exploran en las dimensiones y posibilidades de la puesta en escena para generar grandes instalaciones museográficas, pensando al espacio como generador de valiosos contenidos en el proceso de una obra concebida como trayecto ante el espectador. Medios y materiales diversos son convocados por los artistas Augusto Ballardo (Perú), Claudia del Fierro (Chile), Claudia Casarino (Paraguay), Isabel Cisneros (Venezuela), Nydia Negromonte (Brasil) y Marco Maggi (Uruguay) como el lugar para la consolidación de narrativas alternas donde prolongaciones geofísicas olvidadas, relatos migratorios, crónicas objetuales y textiles, problemáticas de género y las elocuentes memorias de ausencias imprevistas y frecuentes son las poéticas visuales que intercambian entre sí en un convulso paradigma.

En la Galería de La Paz, las revoluciones e involuciones de la materia son parte del discurso activo que une las cinco propuestas en sala de los artistas Ana Elena Garuz (Panamá), Aglae Cortes (México), Paola Spalletti (Argentina), Raquel Schwartz (Bolivia) y Rodrigo Echeverri (Colombia). Aquí pintura, fotografía, video, escultura y collage se entrelazan desde cada uno de sus discursos artísticos, confrontando a nivel formal sus propias posibilidades de representación y abriendo un campo intrínseco de relaciones a las alocuciones de una materia que desde la intimidad del relato cotidiano se enaltece, no solo para resignificarse a sí misma, sino para develar las infinitas cualidades representativas de una historia personal que se posiciona frente a los avatares generales y uniformes de la historia colectiva.

Vista de la exposición «Líneas de fuga» en galería CAF de Caracas, con las obras «Sensibilidad moderna» de Quisqueya Henríquez (República Dominicana), «Hotel Humboldt» de Jaime Castro (Venezuela) y «Logogramas» de Ilich Castillo (Ecuador).
Vista de la instalación «Sensibilidad moderna» de Quisqueya Henríquez (República Dominicana), en la muestra «Líneas de fuga» en galería CAF de Caracas.
Detalle de la obra «New Level Heads» del artista Christopher Cozier (Trinidad y Tobago), en la exposición «Líneas de fuga» en galería CAF de Caracas.
«Tacto (alquimia)», audiovisual y fotografías del artista español Marco Godoy en galería CAF de Caracas.
Vista de sala de «Líneas de fuga» en galería CAF de Caracas, con las obras «Hotel Humboldt» de Jaime Castro (Venezuela), «Logogramas» de Ilich Castillo (Ecuador) y «Diario de un caminante – Un esfuerzo de desalienación» de Annalee Davis (Barbados).

En la Galería de Caracas los relatos audiovisuales, las acciones para la cámara, el registro del performance, el archivo familiar, las topografías de lo individual y la potencia de la imagen en movimiento frontal, secuencial o sugerido, son las siluetas que potencian las siete obras presenciales de los creadores Annalee Davis (Barbados), Christopher Cozier (Trinidad y Tobago), Ilich Castillo (Ecuador), Jaime Castro (Venezuela), Marco Godoy (España), Paloma Navares (España) y Quisqueya Henríquez (República Dominicana), artistas que elaboran sistemas argumentales donde la información oficial y las grafías de legitimación de los distintos entramados que engloban al sujeto social se ven alterados y confrontados por la transversalidad formal y conceptual de cada una de sus piezas, contrapunto de formas que agitan las resonancias de un eco pertinente sobre las percepciones y traslados de la identidad dentro de las crisis migratorias, políticas, económicas y sociales de los últimos tiempos.

En todos los casos, sus proyectos se despliegan como establecimientos creativos sobre los estados de vulnerabilidad del mundo que nos rodea, consolidando morfologías interactivas, providencias en desarrollo donde lo importante es hacer, suscribir, aceptar la incertidumbre y seguir buscando rutas probables de relación en las que podamos mirarnos a nosotros mismos. En cada una de estas propuestas y desde el curso de enlaces contingentes o conocidos, las líneas de fuga —originalmente pensadas en el proceso curatorial como extensiones inatrapables de una perspectiva— se acercan sutilmente a esa trama planteada por el filósofo Félix Guattari en su libro homónimo: rizomas desprendidos, trazados creativos capaces de liberar la sujeción, pequeñas voluntades que logran invertir y reestructurar las posiciones de hegemonías y subalternidades, que alteran los órdenes establecidos y consolidan distintos atajos, avivan la multiplicidad de sujetos oficiales y alternos, legítimos e ilegítimos. Son proyectos y artistas que, desde la metáfora, esbozan los fundamentos de una genealogía tan diferente como probable: reordenamientos del deseo ante las cegueras de lo que oprime, ante los límites de entidades que se oponen a la natural transformación del ser colectivo e individual en la construcción de su autonomía.

¿Dónde estamos? ¿Qué vemos? ¿Cómo nos representamos? Estas son algunas de las interrogantes que siguen resonando en la obra de cada uno de estos artistas y que navegan desde los escenarios tecnológicos de producción de la información y de la imagen contemporánea hasta rozar la fractura y el aliento de un ciclo secreto donde la individualidad se sigue buscando, extraviada en las verdades y apariencias —cada día más contundentes— de nuestro mundo global-local y viceversa. Tal vez el arte y sus capacidades como constructor de vínculos, como ente crítico y reflexivo, sea el elemento fundamental que pueda ayudarnos en este recorrido, un camino siempre en movimiento, trayectoria inevitable en la que todos deberemos entrar, sin dejar de preguntarnos por las valiosas certezas y las sonoras fluctuaciones de ese tránsito tan volátil como extraordinario.

Las líneas de fuga estarán allí, son las proyecciones de un recorrido inasible, extensiones que conducen al encuentro de un punto «otro», distante, atrayente, alejado de las tramas oficiales y de los limitantes protocolos de lo conocido. Es el asombro transitivo y siempre posible, de un paraje equinoccial.

Vista de la exposición «Líneas de fuga» en CAF La Paz

LÍNEAS DE FUGA. EXPANSIONES DE UN TERRITORIO EN CRECIMIENTO

Hasta septiembre de 2022

Curaduría: Lorena González Inneco

Museografía: José Luis García R.


MONTEVIDEO

Artistas: Augusto Ballardo (Perú) · Claudia Casarino (Paraguay) · Claudia del Fierro (Chile) · Isabel Cisneros (Venezuela) · Marco Maggi (Uruguay) · Nydia Negromonte (Brasil)

Galería CAF, Ciudadela 1235, entre Reconquista y Camacuá


LA PAZ

Artistas: Aglae Cortés (México) · Ana Elena Garuz (Panamá) · Paola Spalletti (Argentina) · Raquel Schwartz (Bolívia) · Rodrigo Echeverri (Colombia)

Galería CAF, Avenida Arce No. 2915 · Zona San Jorge


CARACAS

Artistas: Annalee Davis (Barbados) · Christopher Cozier (Trinidad y Tobago) · Ilich Castillo (Ecuador) · Jaime Castro (Venezuela) · Marco Godoy (España) · Paloma Navares (España) · Quisqueya Henríquez (República Dominicana)

Galería CAF, Avenida Luis Roche · Torre CAF · Altamira

También te puede interesar

MANUEL EDUARDO GONZÁLEZ: YO TAMBIÉN SOY NATURALISTA

El artista plantea un archivo que determina la forma de su propia historicidad: un relato hecho de sedimentos y posibilidades que entrecruzan las líneas cronológicas para establecer relaciones entre la economía del guano y...