Skip to content

ANAMARIE SIERRA PAGÁN: NUNCA PENSÉ QUE VENDRÍA HASTA AQUÍ SOLO PARA VENIR HASTA AQUÍ

Anamarie Sierra Pagán (Bayamón, Puerto Rico, 1995) se preocupa por las estructuras emocionales del arte y la capacidad humana para abstraer ideas. Suele tomar informaciones de La poética del espacio (1957, Gaston Bachellard), el erotismo de Georges Bataille y el pensamiento rizomático.

Su primera exposición individual en Puerto Rico, en el espacio independiente El Lobi, reúne una serie de objetos e imágenes que evocan memorias del espacio doméstico y crean un diálogo con el lenguaje.

Escribe la artista: “Para el tacto del destello debemos ser no un sujeto cognitivo sino un sujeto de membrana ligera atravesado por lo pulsional. Deben prevalecer los métodos de la ensoñación, el amor, la melancolía, la intuición y la belleza. ¿Cuántas las veces de volver a la inútil afirmación de lo ordinario, el extraordinario ordinario, el retorno al sentido que tenga la mera colocación de las cosas (…) a esto que es muy poco, casi nada? Acá se exhibe una muestra de cosas colocadas. Pensemos en notas a pie de página, negativos, pedazos de tela o diagramas en servilleta. Se exhibe también una relación complicada con el lenguaje. El lenguaje fue la primera tecnología. Nuestra educación y conocimiento son formas enciclopédicas. ¿Cómo se desarma todo esto? Si añades premisas, puedes perder información. Si quitas premisas, puedes alisar. No es un problema de abstracción. Es un problema de soporte”.

Anamarie Sierra Pagán vive y trabaja en San Juan, Puerto Rico. Completó su bachillerato en Imagen y Movimiento en la Escuela de Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico. Entre 2018 y 2019 recibió una formación abierta en el Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM, Ciudad de México. En 2020 fue residente de La Práctica en Beta Local. En 2021 fue residente de FlussLab, laboratorio en línea operado entre Berlín y Buenos Aires. En el 2022 cursará una maestría en Edición de Publicaciones Análogas en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Vista de la exposición “Nunca pensé que vendría hasta aquí solo para venir hasta aquí”, de Anamarie Sierra Pagán, en el El Lobi, San Juan, Puerto Rico, 2022. Foto: Thais Llorca
Vista de la exposición “Nunca pensé que vendría hasta aquí solo para venir hasta aquí”, de Anamarie Sierra Pagán, en el El Lobi, San Juan, Puerto Rico, 2022. Foto: Thais Llorca
Vista de la exposición “Nunca pensé que vendría hasta aquí solo para venir hasta aquí”, de Anamarie Sierra Pagán, en el El Lobi, San Juan, Puerto Rico, 2022. Foto: Thais Llorca
Vista de la exposición “Nunca pensé que vendría hasta aquí solo para venir hasta aquí”, de Anamarie Sierra Pagán, en el El Lobi, San Juan, Puerto Rico, 2022. Foto: Thais Llorca
Vista de la exposición “Nunca pensé que vendría hasta aquí solo para venir hasta aquí”, de Anamarie Sierra Pagán, en el El Lobi, San Juan, Puerto Rico, 2022. Foto: Thais Llorca
Vista de la exposición “Nunca pensé que vendría hasta aquí solo para venir hasta aquí”, de Anamarie Sierra Pagán, en el El Lobi, San Juan, Puerto Rico, 2022. Foto cortesía de la galería
Vista de la exposición “Nunca pensé que vendría hasta aquí solo para venir hasta aquí”, de Anamarie Sierra Pagán, en el El Lobi, San Juan, Puerto Rico, 2022. Foto cortesía de la galería
Vista de la exposición “Nunca pensé que vendría hasta aquí solo para venir hasta aquí”, de Anamarie Sierra Pagán, en el El Lobi, San Juan, Puerto Rico, 2022. Foto cortesía de la galería

ANAMARIE SIERRA PAGÁN: NUNCA PENSÉ QUE VENDRÍA HASTA AQUÍ SOLO PARA VENIR HASTA AQUÍ

El Lobi, 621 de la calle Ernesto Cerra, Santurce, San Juan, Puerto Rico

Del 20 de mayo al 18 de junio de 2022

 

También te puede interesar

JAVIER ORFÓN: EL OJO DE ARCILLA

El trabajo de Javier Orfón (Puerto Rico, 1989) se basa en el concepto de topofilia, un sentido fuerte de sitio que abarca las sensaciones y experiencias estéticas ligadas a un espacio particular. Su experiencia...