Skip to content

YUNUEN DÍAZ EXPLORA POLÍTICAS ALIMENTARIAS EN “BARRO Y ARROZ”

Por medio de instalaciones elaboradas con piezas de barro de Cuentepec y obras que hacen referencia al arroz originario de Morelos, la artista visual y escritora Yunuen Díaz (Ciudad de México, 1982) reflexiona sobre el paisaje y las identidades culturales de la entidad en su exposición individual Barro y arroz.

En esta muestra, presentada en La Oficina, espacio de La Tallera, sede en Cuernavaca del Proyecto Siqueiros, Díaz se aproxima al cultivo del arroz y a la alfarería por medio de estrategias plurisensoriales: préstamos, hibridaciones, reconfiguraciones e intercambios.

Barro y arroz narra la historia de la producción arrocera en el estado Morelos con base en una investigación que integró las prácticas alimentarias de la entidad desde puntos de vista históricos, sociales, estéticos, epistemológicos, políticos y poéticos, desde la procedencia de los alimentos, cómo se cosechan, su distribución y quiénes los cocinan, hasta las vidas de las personas que intervienen en esos procesos y cómo éstos son afectados por la historia y las políticas públicas.

Comida para el pensamiento y pensamiento para la comida, 2021. Comales de barro intervenidos con tinta, elaborados por Karina González Luna. Cortesía: La Tallera

Me interesa pensar en el paisaje no como patrimonio cultural (propuesta de la UNESCO), sino como matrimonio. Mientras el patrimonio alude a la propiedad, el matrimonio hace referencia a la comunión. El origen etimológico de la palabra matrimonio es matrix: útero, es decir, creación. Pensar en el paisaje no como algo para contemplar sino como espacio que se habita afectiva y creativamente: como una poética del arraigo.

Comida para el pensamiento y pensamiento para la comida, 2021. Comales de barro intervenidos con tinta, elaborados por Karina González Luna. Cortesía: La Tallera

Arroz de Morelos

Yunuen Díaz destaca la importancia del arroz como parte del paisaje y la identidad de Morelos, debido a que actualmente se siembra en 22 de sus 36 municipios. Según datos derivados de su investigación, el libre comercio ha colocado a este cereal en desventaja económica, pues es difícil competir con los precios del arroz industrializado. Sin embargo, por su calidad, ha recibido premios y reconocimientos dentro y fuera de México. Asimismo, cuenta con denominación de origen, lo cual ha representado un logro importante de la organización de campesinos y productores locales.

La práctica artística de Yunuen Díaz se ha enfocado en generar discursos críticos en torno al papel de las mujeres en el desarrollo histórico, político y social. En Barro y arroz se aproxima al trabajo de las campesinas morelenses dentro de la producción arrocera, en la cual participan activamente en los procedimientos de siembra, cuidado y cosecha.

Para entender más ampliamente las políticas alimentarias que atraviesan la producción y la cocina, Díaz compiló diversas recetas de preparación de arroz compartidas por mujeres de diferentes partes de Morelos. En opinión de la artista, “las recetas de cocina son dispositivos culturales en los que se despliegan saberes familiares y prácticas de sororidad”. Para ella, cada una, incluida en la exposición, representa una experiencia narrativa y, en conjunto, constituyen registros sensoriales de un modo de concebir “lo sabroso”.

El arte occidental se ha centrado demasiado en lo visual. La cultura ha sido androcéntrica y, como le llama Silvia Rivera Cusicanqui, “oculocentrista” (2015). El mundo se despliega ante nosotros como imagen, lo consumimos visualmente. Frente a ello, otro tipo de experiencias se vuelven necesarias. Aquellas que nos recuerdan que tenemos cuerpo o, como dice Jean Luc-Nancy (2010), que no hay mente sin cuerpo, que todo pensamiento está encarnado; yo agregaría que esa mente y ese cuerpo necesitan ser nutridos. Me interesa pensar en prácticas alimentarias desde un ámbito estético, epistemológico, político y poético.

Comida para el pensamiento y pensamiento para la comida, 2021. Comales de barro intervenidos con tinta, elaborados por Karina González Luna. Cortesía: La Tallera

Comales de Cuentepec

Una de las piezas principales de la exposición es la instalación Comida para el pensamiento y pensamiento para la comida (2021), lacual consiste en 20 comales de barro intervenidos con textos poéticos y citas de escritoras, teóricas feministas y activistas que sostienen posturas críticas sobre la participación de las mujeres en la cocina y que, desde esa mirada, ofrecen opciones para alcanzar la soberanía alimentaria. Los comales fueron elaborados por Karina González Luna y Celerina Estrada Olivares, alfareras de Cuentepec.

En esta comunidad, ubicada en el municipio de Temixco, la alfarería es una actividad tradicional de dominio femenino. Esta particularidad condujo a Díaz a reflexionar sobre las implicaciones rituales del trabajo con el barro y la cocina. Este vínculo, refiere, se aprecia en las festividades multitudinarias, las cuales reivindican la idea de que “comer acompañados es celebrar la vida en conjunto y hacer comunión con los otros: la familia, los amigos, los conocidos y los desconocidos”. De este modo, durante la preparación de los alimentos, la cocina se transforma en un espacio de convivencia y transmisión de saberes.

Otras piezas que exploran la relación entre el barro de Cuentepec y la preparación de alimentos son Especias y especies (2021) y La revolución empieza en la cocina. La primera consiste en variosobjetos como anafres, cazuelas y platos que sirven como macetas o contenedores de plantas aromáticas provenientes de los viveros de Tetela del Monte, en Cuernavaca. La segunda está compuesta por un anafre y diversas cazuelas con germinado de arroz, objetos que hacen referencia a los procesos históricos de la lucha agraria en Morelos y también al proyecto político de la labor alimentaria de las mujeres.

Vista de la exposición «Barro y arroz. Tierra, cocina y resistencia», en La Tallera, Cuernavaca, México, 2022. Foto cortesía de La Tallera
Especias y especies, 2021. Instalación de braceros y cazuelas de barro de Cuentepec, Morelos; plantas y hierbas aromáticas provenientes de viveros de Tetela del Monte, Cuernavaca; paisaje sonoro con relatos orales de campesinas y alfareras de Morelos. Cortesía: La Tallera

Las políticas neoliberales que promueven la competencia desleal y el extractivismo han provocado múltiples violencias sobre el territorio. En una época donde los valores legitimados son aquellos asociados al consumo, la acumulación, el hedonismo y el lujo (capitaloceno), se vuelve necesario cuestionar nuestra lectura simbólica de la producción artesanal en la que intervienen saberes que nos permiten religarnos con el territorio para hallar en él nuestro hogar.

Especias y especies, 2021. Instalación de braceros y cazuelas de barro de Cuentepec, Morelos; plantas y hierbas aromáticas provenientes de viveros de Tetela del Monte, Cuernavaca; paisaje sonoro con relatos orales de campesinas y alfareras de Morelos. Cortesía: La Tallera

Macollar la ciudad

La macolla es una etapa de crecimiento de la planta del arroz, en la cual alcanza una altura considerable. En el video Macollando la ciudad (2021), Díaz registró el traslado, a lo largo de variospuntos del centro de Cuernavaca, de una macolla implantada en una cazuela de barro. Esta acción hace referencia a la convivencia del paisaje urbano y rural morelense y, a la vez, critica el crecimiento de la mancha urbana y el abaratamiento, la explotación o el despojo de los suelos agrícolas.

Para la artista, “la macolla del arroz creciendo en la cazuela es un símbolo de soberanía alimentaria, de autonomía, de buen vivir”. Situarla en la ciudad o en el museo implica llevar a estos lugares la posibilidad de que estos conceptos echen raíces y generen frutos.

Soberanía alimentaria, 2021. Instalación de semillas de Arroz Palay del Estado de Morelos, Denominación Oficial de Origen, Molino Buenavista de Cuautla. Cortesía: La Tallera
Soberanía alimentaria, 2021. Instalación de semillas de Arroz Palay del Estado de Morelos, Denominación Oficial de Origen, Molino Buenavista de Cuautla. Cortesía: La Tallera
Yunuen Díaz, Macollando la ciudad, 2021, video. Vista de la exposición «Barro y arroz. Tierra, cocina y resistencia», en La Tallera, Cuernavaca, México, 2022. Foto cortesía de La Tallera
Vista de la exposición «Barro y arroz. Tierra, cocina y resistencia», en La Tallera, Cuernavaca, México, 2022. Foto cortesía de La Tallera

Descarga la publicación aquí


BARRO Y ARROZ. TIERRA, COCINA Y RESISTENCIA, DE YUNUEN DÍAZ

Curaduría: Silverio Orduña

La Tallera, C. Venus 52, Jardines de Cuernavaca, Cuernavaca, Morelos, México

Del 19 de noviembre de 2021 al 1° de mayo de 2022

También te puede interesar

A SUBTROPICAL AFFAIR

"A Subtropical Affair [Un Asunto Subtropical]", una serie de exposiciones grupales organizada recientemente por el colectivo curatorial nómade GOOD TO KNOW.FYI, reunió a un grupo de artistas cuyas obras buscan despertar conciencia sobre el...

,

10 Shows Que ver en Noviembre

Una selección de las diez exposiciones en museos e instituciones internacionales que más llaman nuestra atención para ver y visitar este mes de noviembre. 1 Picasso Sculpture Museo de Arte Moderno (MoMA), Nueva York…

La Bienal de Monterrey se Renueva

La Bienal FEMSA, que se presenta hasta el 22 de enero de 2017 en el Centro de las Artes de Monterrey, es uno de los certámenes más antiguos y más relevantes de México. Para...