Skip to content

SARA RAMO: LOS TRABAJOS O EL JUEGO DE LA VIDA

En Los trabajos o el juego de la vida, Sara Ramo (Madrid, 1975) nos invita a ser espectadores activos y a hacer nuestras propias conexiones, uniendo puntos y pistas que vamos encontrando a lo largo del recorrido por los espacios de Travesía Cuatro, Madrid.

A partir de una lista de 72 cuestiones, en este escenario o tablero de juego la artista reagrupa trabajos anteriores, nuevos, por hacer, gestos y tropiezos. Hay preocupaciones y ocupaciones que forman parte de la vida de cualquier artista. En este caso, Sara Ramo cuestiona la economía y la producción de obras, así como las maneras de generar sentido en un contexto cada vez más complejo.

Ramo trabaja directamente con los elementos que conforman la cotidianidad inmediata para reconfigurarlos hasta convertirlos en presencias que resultan extrañas y ajenas. La alteración del orden natural de las cosas no es para la artista un simple ejercicio formal, sino que es la vía para producir nuevos esquemas de sensibilidad.

Ramo es heredera de toda una tradición cultural que ha desafiado la concepción meramente utilitaria y cientificista del mundo contemporáneo. Incorporando nociones del misticismo, la mitología y la magia, la artista problematiza la relación del ser humano con los objetos que está determinada solamente por el uso; fracturando este paradigma, se generan nuevas posibilidades narrativas, que tienen consecuencias espaciales y temporales.

Vista de la exposición «Los trabajos o el juego de la vida», de Sara Ramo, en Travesía Cuatro, Madrid, 2022. Cortesía de la galería
Vista de la exposición «Los trabajos o el juego de la vida», de Sara Ramo, en Travesía Cuatro, Madrid, 2022. Cortesía de la galería
Vista de la exposición «Los trabajos o el juego de la vida», de Sara Ramo, en Travesía Cuatro, Madrid, 2022. Cortesía de la galería
Vista de la exposición «Los trabajos o el juego de la vida», de Sara Ramo, en Travesía Cuatro, Madrid, 2022. Cortesía de la galería

Por Sara Ramo

(…) vamos a andar por el monte,
donde encontramos un fémur sin carne metido en una bota roja;
cierra las ventanas,
mira películas ahora,
chupa los dedos de sus pies no tan grandes;
piedras cocidas,
muchísimas,
cosas por ahí, chicles pegados;
hay que pintar con los restos de un ladrillo;
el maletín parece que no abre,
mientras jugando confunden una caca seca con un trozo de yeso;
muertas de risa: jajaja (…)

: Instrucciones :

No hay concordancia. Balbuceamos y aprendemos un lenguaje que se estrella. Percibimos la grandeza del verbo partido y hacemos con la pala flanes de arena.

Abrazaremos nuestros fantasmas, buscando agujeros por donde colarnos, extrañando los alimentos sin el sobresalto de la mente razonable. Las explicaciones son demandas ahora, pero sabemos: hay que nacer sin resultados. Agarradas al abismo, superando la fórmula como lo haría una gota kamikaze. Jugarse el tiempo, burlar la constancia de los datos, tener disposición a otros encantamientos. 

Vista de la exposición «Los trabajos o el juego de la vida», de Sara Ramo, en Travesía Cuatro, Madrid, 2022. Cortesía de la galería

: Tablero :

Y todo cabe. No es necesaria la exclusión de las basuras generadas. Es cuestión vital hacerlas nuestras. Mías y tuyas: generadoras resistentes. La metamorfosis estará avalada por la tensión entre lo que vive y muere, todo incluido, también lo que sufre y hace sufrir. 

Lo inventado, las mitologías secretas de los mundos por abrir serán en círculo cada vez un inicio. Por tanto, no hay conclusión. Hay piedras falsas, zapatillas, cacas secas, cortinas en las ventanas, un guante, papel de caramelo, cartón. No importa, todo es material y está vivo. 

Vista de la exposición «Los trabajos o el juego de la vida», de Sara Ramo, en Travesía Cuatro, Madrid, 2022. Cortesía de la galería

: Reglas del juego : 

Estamos aquí, una galería, un museo, una feria…! Recintos donde el arte supuestamente ocurre. No damos volteretas triunfantes, al menos eso. Hay amor en el fracaso implícito… la cosa es más compleja. El contenido de cada pieza se transmuta en su relación con las otras. No hay ensayo previo, la improvisación pulsante nos dice: el intento es ya la vida. El juego comienza y puede que no termine, ni quepa. Seremos viejas infantes. Recordaremos que la ciencia es también un delirio metafísico y no nos dejaremos atrapar por sus definiciones. Seremos vampiras, es decir: cuerpos de la risa macarra, engendradoras de dudas en la coherencia aprendida. Estaremos mezcladas en la escena dada, entre el dolor trágico y la comedia, pues como la vida misma, solo el teatro.

Vista de la exposición «Los trabajos o el juego de la vida», de Sara Ramo, en Travesía Cuatro, Madrid, 2022. Cortesía de la galería

: Casillas : 

Hay una propuesta: números flotantes, lo sentido, no necesariamente en ese orden y no precisamente todo.

  1. Nubes y tormentas
  2. Haciendo amigos
  3. Algunas violencias
  4. Gestionando números
  5. Depresión profunda
  6. Cuestión de clase
  7. Visión de mundo
  8. Demandas importantes
  9. Días felices
  10. Carne de cañón
  11. El perdón de las diosas
  12. No hay cuerpo
  13. Delitos
  14. Más de lo mismo
  15. Élite tropical
  16. Trastorno repentino
  17. Compartiendo espacio
  18. A pesar de todo
  19. Atropello
  20. Fantástico universo
  21. Cochambre
  22. Algunas drogas
  23. Pereza de existir
  24. Previsión de futuros
  25. Sin pies ni cabeza
  26. Angustia y desmedidas
  27. Negociando abusos
  28. Siete errores
  29. Teatro del barrio
  30. Abriendo brechas
  31. Mano insolente
  32. Normas sociales
  33. Agotamiento extremo
  34. Parte de
  35. Fuerza creativa
  36. Piel extranjera
  37. Método científico
  38. Monstruo callejero
  39. Buenos modales
  40. Dominio del lenguaje
  41. Necesidad
  42. Comida de cocktail
  43. Cortocircuito
  44. El mundo es feo
  45. Tirando piedras
  46. Resto indócil
  47. Más drogas
  48. Papeles encontrados
  49. Hablando con extraños
  50. Disputa estética
  51. Calendario
  52. Amor a todo
  53. Sueño idealista
  54. Ganas de llorar
  55. Crimen estatal
  56. Agujeros negros
  57. Lazos crueles
  58. Más mentiras
  59. Horizonte de sucesos
  60. Mías y tuyas
  61. Embolar
  62. Rebelión constante
  63. Principio de diferencia
  64. A las puertas
  65. Cautela y caos
  66. Entusiasmo incontrolable
  67. Invasiones y desiertos
  68. Herida justiciera
  69. Vuelo
  70. Cavidad irreverente
  71. Todo es espiral
  72. Arte habita
Vista de la exposición «Los trabajos o el juego de la vida», de Sara Ramo, en Travesía Cuatro, Madrid, 2022. Cortesía de la galería

SARA RAMO: LOS TRABAJOS O EL JUEGO DE LA VIDA

Galería Travesía Cuatro, Calle de San Mateo, 16, Madrid

Del 25 de febrero al 23 de abril de 2022

También te puede interesar

Leandro Katz:el Rastro de la Gaviota

Tabacalera, en Madrid, acogerá la primera muestra individual en España del argentino Leandro Katz, un recorrido por más de cuatro décadas de trabajo continuo, que comprende ocho series fotográficas (60 impresiones) y trece obras...

Marionetas para "Woyzeck on the Highveld" (1992), parte de la muestra Basta y sobra de William Kentridge en el Museo Reina Sofía, Madrid. Foto: Joaquín Cortés/Román Lores, cortesía del museo.

William Kentridge:basta y Sobra

El Museo Reina Sofía, en Madrid, presenta hasta el 19 de marzo la muestra "Basta y sobra" del sudafricano William Kentridge (Johannesburgo, 1955). A diferencia de otras exposiciones y retrospectivas anteriores del artista, ésta...