Skip to content

JESÚS RUIZ DURAND: MEMORIA DE LA IRA Y DE LA VIDA EN LOS 60’S Y 70’S

Revolver acaba de inaugurar su espacio en Nueva York con una muestra individual del artista y diseñador peruano Jesús Ruiz Durand (Huancavelica, Perú, 1940), el principal autor de emblemas y posters de distribución masiva que difundieron las reformas culturales, políticas y sociales de la llamada Revolución peruana, encabezada en su primera fase (1968–75) por el general Juan Velasco Alvarado. En esta muestra inaugural de Revolver New York se establece una clara conversación entre sus pinturas, fotografías y trabajos de diseño gráfico.

Integrante del SINAMOS (Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social), Ruiz Durand se encargó de reformular gráficamente la figura del cacique indígena Túpac Amaru II, asumida como símbolo y emblema por dicho régimen. Años más tarde, hacia 1984, Ruiz Durand hará uso por primera vez del término “pop-achorado” para designar aquella estética que reutiliza procedimientos de la vanguardia cosmopolita tomados del op-art y el pop-art con temas y motivos nacionales [1].

Además de artista visual y diseñador multimedia, Ruiz Durand es profesor universitario de posgrado e investigador en iconografía precolombina, promotor y productor cultural, y autor de numerosos logotipos empresariales privados y estatales de uso actual. Combina su formación académica científica en matemáticas y física con sus intereses en la filosofía y estética contemporánea teórica y práctica.

Jesús Ruiz Durand, 24 de Junio: Día del Campesino, 1968 – 1973, impresión en offset, 50 x 70 cm. Cortesía: Revolver
Jesús Ruiz Durand, Las Mujeres Norteñas, 1968 – 1973, impresión en offset, 100 x 70 cm. Cortesía: Revolver
Jesús Ruiz Durand, Sácale el Jugo a Tu Tierra, 1968 – 1973, impresión en offset, 100 x 70 cm. Cortesía: Revolver
Jesús Ruiz Durand, 190 Años Después, Tupac Amaru, 1968 – 1973, impresión en offset, 100 x 70 cm. Cortesía: Revolver

Como diseñador y creador visual ha intervenido en numerosos proyectos de comunicación y artes visuales que son considerados referentes en su género: los afiches y fotografías de la Reforma Agraria Peruana (1969-73); las revistas culturales Amaru, Educación Textual, Martin (1967-2017); las series de pintura política y testimonial Memorias de la ira (1987-2016); la serie de obra cinética, fractal y multimedia Poéticas del número (1968-2016); las series de trípticos profanos Presidentes–Presidiarios, Corruptocracia (2005-2016); y la serie de trípticos profanos dobles Heroicos indígenas americanos, nónimos y anónimos (2017). Sus obras se encuentran en las colecciones del MoMA, MALI, Reina Sofía y MALBA, entre otras.

En una entrevista con Diego Otero, el artista describe el contexto en el que produjo su serie de afiches Reforma agraria. “Estábamos atravesando el año 1968 y vivíamos una especie de cumbre de inquietudes juveniles: el antibelicismo, las drogas psicodélicas, la revolución de Mao, el Che Guevara. Había pues una especie de efervescencia de la creatividad y la renovación, y todo estaba a flor de piel. En esa época el pop estadounidense e inglés era nuestro pan de cada día, era el arte que consumíamos, y con voracidad. En ese contexto fue que se me encargó lo de los afiches, y recuerdo que tenía muy clara la idea de que esos afiches demandaban un mensaje urgente, inmediato, entusiasta. Yo no tenía tiempo de elaborar demasiadas ideas: simplemente se trataba de pensar que eran afiches para la calle, rústicos, de gran tiraje. ¿Por qué no usar la técnica de la historieta?, me dije entonces, ¿quién no conoce ese lenguaje? Así fue que recurrí a imágenes de colores planos, capaces de comunicar a pesar de la agresión del clima; capaces de ser impresas con la tecnología más precaria. Pero había algo aún más importante. Dicha técnica me permitía utilizar imágenes documentadas en el campo: todos los afiches fueron basados en fotos que yo tomaba de los campesinos en su propio contexto, redibujadas luego a mano como si fueran historietas”.

Jesús Ruiz Durand, Black Power en las Olimpíadas México 68, 1968 – 1973, técnica mixta, 120 x 120 cm. Cortesía: Revolver
Jesús Ruiz Durand, Bonzo Ardiente, 1968 – 1973, técnica mixta, 120 x 120 cm. Cortesía: Revolver

[1] Barrig, Maruja. «Jesús Ruiz Durand: la pintura es un arte caduco.» La Crónica (Lima, Perú), Junio 25, 1975, 53-56. Tomado de https://icaa.mfah.org/


JESÚS RUIZ DURAND: MEMORIA DE LA IRA Y DE LA VIDA EN LOS 60’S Y 70’S

Revolver, 88 Eldridge Street, Lower East Side, Ciudad de Nueva York

Del 26 de enero hasta fines de febrero de 2022

También te puede interesar

Cauleen Smith, In the Wake, 2017, técnica mixta, 16 componentes c/u de 60 x 48 pulgadas. Whitney Biennial 2017. Colección de la artista. Cortesía: Corbett vs Dempsey, Chicago, y Kate Werble Gallery, N.Y. Foto cortesía de la Bienal del Whitney

Keepi’n it Real.la Bienal Whitney 2017

A la mayoritaria presencia de artistas femeninas que han sido seleccionadas se ha sumado una inusual cantidad de creadores provenientes de zonas conflictivas y poco exploradas, tales como Irán, Turquía, Vietnam o Puerto Rico....