Skip to content

MUSEO TAMAYO CELEBRA 40 AÑOS CON “MÁS ALLÁ DE LOS ÁRBOLES”

Para celebrar el 40 aniversario del Museo Tamayo y festejar su reapertura tras siete meses de obras de mantenimiento y mejora como parte del proyecto Chapultepec. Naturaleza y Cultura, se presenta desde el 11 de diciembre de 2021 la exposición Más allá de los árboles, un rastreo por los sucesos históricos, políticos y culturales que marcaron los años que abarcan su edificación y apertura (1979-1981).

La muestra incluye piezas del acervo del museo y de otras colecciones de artistas como Rufino Tamayo, Erick Meyenberg, Cecilio Balthazar, Joseph Beuys, Ulises Carrión, Andrea Di Castro, Douglas Davis, Rafael Doniz, los colectivos General Idea y No Grupo, Marion Gray, Jonathan Hernández, así como Annie Leibovitz, Sarah Minter, Charlotte Moorman, Andy Warhol, Pola Weiss, Kenneth Armitage, Francis Bacon, Lilia Carrillo, José Luis Cuevas, Manuel Felguérez, Mathias Goeritz, Teodoro González de León, Adolph Gottlieb, Virginia Jaramillo, Maria Leontina, Henry Moore, Ben Nicholson, Vicente Rojo, Mark Rothko, Julius Shulman, Francisco Toledo, Waichi Tsutaka y Maria Helena Vieira da Silva.

Según la directora del Tamayo, Magalí Arriola, revisitar su historia institucional surgió “del interés por contribuir a la escritura de una vertiente más de la historia del arte en el país. Dicho relato presenta las circunstancias bajo las cuales fue creado el propio museo y el contexto más amplio que lo vio nacer y crecer. Nos hablará, también, de la manera en la que, al paso del tiempo, su programación y demás actividades influyeron en la escena local y en sus distintos actores, y de cómo, a su vez, la escena que lo albergó se fue consolidando e influenció a ésta y otras instituciones”.

Vista de la exposición “Más allá de los árboles”, Museo Tamayo, CDMX, 2021-2022. Foto: GLR Estudio Gerardo Landa / Eduardo López.

Más allá de los árboles está conformada por cinco núcleos en diálogo que ocupan la totalidad del museo, curados cada uno por Magalí Arriola, Humberto Moro, Juan Carlos Pereda, Andrea Valencia y Andrés Valtierra.

El primero, Una cierta idea de Tamayo, con curaduría de Juan Carlos Pereda, recupera acontecimientos de la vida y obra del fundador del recinto, Rufino Tamayo. Esta selección de obras está inspirada en la muestra Tamayo: Mito y Magia de 1979, curada por Fernando Gamboa —primer director del Museo Tamayo—, con la que el Guggenheim Museum de Nueva York celebró la trayectoria del artista oaxaqueño al llegar a sus 80 años de vida. El recorrido no responde a un despliegue retrospectivo ni cronológico, sino que propone evidenciar el diálogo permanente del artista con sus raíces y las fuentes que definieron su poética.

Las siguientes salas incluyen obra poco conocida o rara vez expuesta, esculturas prehispánicas y ejemplares de arte popular, muchos de los cuales acompañaron a Olga y Rufino Tamayo por más de cincuenta años en sus diferentes domicilios, tanto en Nueva York como en París, para luego encontrar su lugar definitivo en la casa en la que la pareja vivió su última etapa en la Ciudad de México.

Vista de la exposición “Más allá de los árboles”, Museo Tamayo, CDMX, 2021-2022. Foto: GLR Estudio Gerardo Landa / Eduardo López.

El segundo apartado, del cual la exposición tomó su título, revisa las complejidades artísticas y sociales detrás de la apertura del museo por medio de una composición visual y sonora realizada por Erick Meyenberg a partir de materiales del archivo hemerográfico que revela las narrativas encontradas que confluyeron durante el acto inaugural y reverberaron a través de su mediatización.

“Erick Meyenberg aborda la inauguración del Museo Tamayo, el 29 de mayo de 1981, con el ánimo de revisar este acontecimiento histórico a manera de un diálogo abierto antes que como un recuento historiográfico”, explica el curador de esta sección, Humberto Moro.

La videoinstalación Más allá de los árboles incluye citas de distintas fuentes que el artista seleccionó y fue hilvanando para crear un guion. El resultado es una experiencia que responde a la noción de heterofonía que Meyenberg percibe como una constante plástica en la obra de Tamayo, y como una variable fundamental de la historia institucional del museo.

Como en una obra de teatro, cada persona, objeto, o vestigio cobra no solo una conciencia, sino también una voz. Así, los personajes, autores, espacios e imágenes conforman una constelación polifónica que evade todo tipo de jerarquías. Lo que se puede ver es una sinfonía coral de cinco movimientos, interpretados por el Coro de Madrigalistas de Bellas Artes: “Un México con menos complejos”, “El fruto de mi trabajo”, “Largos años de batalla”, “El cemento hecho poesía” y “Más allá de los árboles”. Éstos se entretejen con imágenes de archivo, obras de la colección y una serie de viñetas que el propio Meyenberg capturó en video en y alrededor del museo. A manera de introducción, se despliega una serie de documentos impresos y audiovisuales que se refieren al evento inaugural, así como materiales gráficos que dan cuenta del proceso de análisis, producción y composición de la obra.

Vista de la exposición “Más allá de los árboles”, Museo Tamayo, CDMX, 2021-2022. Foto: GLR Estudio Gerardo Landa / Eduardo López.
Vista de la exposición “Más allá de los árboles”, Museo Tamayo, CDMX, 2021-2022. Foto: GLR Estudio Gerardo Landa / Eduardo López.
Vista de la exposición “Más allá de los árboles”, Museo Tamayo, CDMX, 2021-2022. Foto: GLR Estudio Gerardo Landa / Eduardo López.

La tercera sección, El Museo Tamayo y la caja mágica, curada por Andrea Valencia, toma como punto de partida los inicios del museo, cuando Televisa asumió su operación (1981–1986), para reflexionar sobre el impacto de esta coyuntura y el papel de los medios masivos de comunicación en el modelaje del lenguaje y la cultura. Asimismo, hace referencia a las formas en que los artistas —impulsados por las posibilidades de la tecnología del video y las transmisiones en vivo— comenzaron a experimentar con la imagen en movimiento como una reacción ante los comportamientos de la sociedad de consumo.

Dividido en tres secciones, el núcleo dedica un espacio a la relación particular de Televisa con el Museo Tamayo y el arte contemporáneo. En él se aborda la difusión de las exposiciones del museo en los programas y noticieros de la televisora, y cómo, a su vez, Televisa fue un referente que moldeaba gran parte de las perspectivas políticas y los afectos de sus televidentes.

El segundo espacio está enfocado en artistas extranjeros que fueron influencias tempranas del videoarte en México, y que transformaron la fascinación por los medios masivos de comunicación por una mirada crítica y sospechosa frente al creciente poder de los medios. El último espacio se centra en artistas mexicanos que vieron en las posibilidades de difusión y movilidad del video un camino seductor para la libertad creativa.

Vista de la exposición “Más allá de los árboles”, Museo Tamayo, CDMX, 2021-2022. Foto: GLR Estudio Gerardo Landa / Eduardo López.
Vista de la exposición “Más allá de los árboles”, Museo Tamayo, CDMX, 2021-2022. Foto: GLR Estudio Gerardo Landa / Eduardo López.

Desnivelando la pirámide o el Museo Tamayo posmoderno, con curaduría de Andrés Valtierra, plantea un diálogo entre el edificio y las obras que constituyeron la esencia original de su colección, a manera de intercambio que permite llevar a cabo una lectura subjetiva, fragmentaria y multidireccional de la vertiente de la historia del arte que el creador oaxaqueño legó al pueblo de México.

Para Rufino Tamayo, reunir una colección de arte internacional y establecer un recinto que la albergara, siempre fueron parte de un mismo proyecto. Si bien sostenía que su objetivo era mostrar las escuelas artísticas más importantes de su momento, la mayoría de las piezas del acervo guardan afinidades con los intereses pictóricos de Tamayo. Prevalecen entre ellas los ejercicios abstractos y geométricos, así como las exploraciones del color y de la materia misma que conforman la obra de arte. Su museo, así, resultó de una tensión entre el propósito de ser enciclopédico y un criterio de selección personal. En otras palabras, surgió como punto de inflexión entre el modernismo y el posmodernismo, en un momento en el que, por una parte, muchas de las premisas del primero ya no eran sostenibles —como su aparente carácter universal o la propuesta utópica de mejorar las sociedades—; y, por otra, las grandes narrativas que regían la producción cultural se vieron interrumpidas por una perspectiva posmoderna desde la cual dichos relatos resultaban insuficientes, inestables y fragmentarios.

Los criterios de selección que dieron forma al acervo fundacional del Museo Tamayo obedecen a una re-interpretación parcial y subjetiva de la historia del arte que, leída en el contexto del posmodernismo, puede ser bastante liberadora. Al dar cuenta del carácter irresuelto de dichos criterios, este núcleo busca ir más allá de presentar una taxonomía completa de la colección estructurada por categorías cronológicas o estilísticas y, en cambio, propone vías de interpretación más especulativas o incluso afectivas.

Vista de la exposición “Más allá de los árboles”, Museo Tamayo, CDMX, 2021-2022. Foto: GLR Estudio Gerardo Landa / Eduardo López.
Vista de la exposición “Más allá de los árboles”, Museo Tamayo, CDMX, 2021-2022. Foto: GLR Estudio Gerardo Landa / Eduardo López.

El último núcleo, Una línea punteada, es curado por Magalí Arriola, y reúne una serie de piezas en su mayoría realizadas entre 1979 y 1981 por algunxs artistxs que marcaron la pauta de la producción internacional de aquellos años. La selección de obras da cuenta de las consecuencias que tuvieron ciertos acontecimientos históricos clave para el desarrollo de la segunda mitad del siglo XX: los efectos de la Guerra Fría, los movimientos decoloniales, los frutos y secuelas de la revolución sexual, el feminismo, los inicios de un activismo ecológico o el impacto de los medios masivos de comunicación.

Entre las obras expuestas se incluyen también ejemplos de la producción que algunos artistas mexicanos realizaron durante dicho periodo en el extranjero, para reflejar lo que se estaba fraguando más allá de las paredes del museo, trascendiendo la versión de la historia del arte que en su momento legó Tamayo.

Vista de la exposición “Más allá de los árboles”, Museo Tamayo, CDMX, 2021-2022. Foto: GLR Estudio Gerardo Landa / Eduardo López.

Más allá de los árboles se presenta hasta el 30 de abril de 2022 en el Museo Tamayo, ubicado en Paseo de la Reforma y Campo Marte s/n, Módulo A, 1.er Piso, Col. Chapultepec Polanco, Miguel Hidalgo, Ciudad de México

También te puede interesar

DAMIÁN ORTEGA. LA FRAGMENTACIÓN COMO EVENTO

A través de esculturas compuestas por estructuras modulares cargadas de sensibilidad y artesanía, el artista mexicano Damián Ortega (1967) trabaja con la fragmentación como “evento”. Sus sistemas-galaxias, constelaciones dinámicas a la manera de un...

EDUARDO TERRAZAS: CON TAN SÓLO MIRAR…

Más que una pequeña retrospectiva, esta nueva exposición de Eduardo Terrazas se ofrece como una tentativa de abarcar el amplio registro de técnicas y medios en los que ha incursionado el artista desde sus...

Vista de la muestra Playground 2.0 CDMX de Ad Minoliti en Galería Agustina Ferreyra, Ciudad de México. Foto: cortesía de la galería.

Ad Minoliti:playground 2.0 Cdmx

Galería Agustina Ferreyra inaugura su nuevo espacio en Ciudad de México con la muestra "Playground 2.0 CDMX" de la argentina Ad Minoliti (Buenos Aires, 1980), abierta al público hasta el 31 de marzo. La...