Skip to content

GALERÍA SUPLE

Galería Suple nace en una feria libre en Lo Valledor Norte, junto a la estación de MetroTren Pedro Aguirre Cerda (PAC). Es un espacio expositivo informal que fricciona el vacío que existe entre el circuito de las artes y el cotidiano de las personas que habitan la comuna de Pedro Aguirre Cerda.

Galería Suple, en esta exposición, busca relevar operaciones suples de vecinos de PAC -que en su concepción buscaron afectar el entorno en el que se encontraban- hacia una instancia donde son revalorizadas como actos creativos, activando con ello un concepto ampliado de arte. Galería Suple, por lo mismo, apuesta por expandir críticamente la capacidad de construir significaciones, permitiendo desmontar límites y destinos prefijados ligados a un territorio específico.

Galería Suple se articula materialmente, como exposición, a partir de la malla raschel (malla kiwi) que sirve para delimitar un espacio, convirtiéndolo en un lugar en tránsito cuya función es ser receptáculo de las fotografías de suples, junto a la información de su operación específica, su ubicación, los materiales que se utilizaron y el impacto que generó a su alrededor tanto a nivel estético, funcional u organizativo.

Galería Suple en Galería Metropolitana, PAC, Santiago de Chile, 2022. Cortesía: Galmet

ALGUNOS APUNTES SOBRE EL SUPLE

Por José Miguel Frías Reyes  

Estos apuntes surgen al calor y la efervescencia de las conversaciones y las caminatas compartidas con las mentes detrás de Galería Suple. Junto a ellxs recorrí las calles de Pedro Aguirre Cerda, comuna que habitamos y en la que accionamos, con el objetivo de encontrar aquello que desde esa primera conversación pasé a llamar un suple.

A partir de una comprensión rudimentaria sobre el significado de este concepto, pero con un evidente interés por profundizar en su contenido, mis preguntas, sus respuestas y las reflexiones en medio de la calle se transformaron en una suerte de constelación sobre las implicancias y los motivos por los cuales un suple existe, comprendiendo en primera persona la motivación de mis anfitriones por realizar estas derivas urbanas en las diversas poblas de PAC. Sin más preámbulo y agradeciendo la invitación de mis compas de Galería Suple, comparto con ustedes algunas palabras dedicadas a los registros presentes en esta exposición y el concepto que las reúne.

Desde un inicio comprendí que un suple se encuentra determinado por la necesidad para la cual ha sido ideado, no obstante, las posibilidades de su manufactura dependen de los materiales con los cuales se disponga y el ingenio aplicado por cada creador/a. De la misma forma, para una problemática o necesidad específica, pueden existir distintas respuestas, distintos suples, por lo cual, la efectividad de su funcionamiento no agota el proceso creativo y no impide la composición de un suple distinto que cumpla la misma función. Esta característica sitúa al suple en contraposición a un producto industrializado, ya que, como diría Benjamin, un suple conserva su aura, se inspira precisamente en la particularidad y la re-significación de materiales desechados y descartados, junto con la plena certeza de que un mismo problema se manifiesta de diversas formas, por lo cual, el intento de replicar una solución como una especie de receta es descartado. No se trata entonces de quitar valor a la creación, sino de situarla como una referencia, una inspiración, sin la intención de reproducirla, considerando la posibilidad de adaptarla y transformarla.

Frente la producción en cadena de herramientas y materiales que aparentemente solucionan una necesidad desde una perspectiva estandarizada, un suple se presenta como una manifestación sintomática al interior de un sistema que aboga por la obsolescencia programada y la generación de “necesidades” innecesarias. A diferencia de un producto a la venta en algún supermercado, un suple es una solución a un diagnóstico realizado por las personas, no nace desde la publicidad sino desde la urgencia imperante del contexto más inmediato. Es por esta razón que un suple no puede transformarse en un producto y conserva un lugar autónomo en su unicidad, plasmada en el gesto y la decisión de (re)construir y (re)significar los materiales utilizados en pos de suplir una necesidad específica.

Galería Suple en Galería Metropolitana, PAC, Santiago de Chile, 2022. Cortesía: Galmet
Galería Suple en Galería Metropolitana, PAC, Santiago de Chile, 2022. Cortesía: Galmet
Galería Suple en Galería Metropolitana, PAC, Santiago de Chile, 2022. Cortesía: Galmet

Situado en su contexto, un suple habla por sí mismo, ya que cumple la función para la cual ha sido creado (generar sombra, cercar un espacio, recolectar basura, trasladar un objeto, etc.). Un suple que se aprecia como tal, no requiere de un discurso, a menos que este se abstraiga de su entorno y se observe como una pieza estéticamente llamativa. Este es un elemento que no podemos ignorar, ya que efectivamente los suples no sólo “funcionan”, sino que también, muchas veces, van acompañados de decisiones compositivas ligadas al color, la materialidad y las formas, preferencias supeditadas en igual medida a los criterios plásticos y estéticos de su creador/a (por ejemplo, decisiones cromáticas) y los elementos disponibles en el momento de la creación (restos de alguna construcción previa, piezas recicladas, etc.). No obstante, me inclino a pensar que, en el caso del suple, estos rasgos plásticos toman un camino paralelo al de las intenciones artísticas premeditadas, como es el caso de los readymades impulsados por Duchamp, las maquinarias escultóricas de Jean Tinguely o la gran mayoría de las obras de arte conceptual inspiradas en productos ya existentes y re-significados para su exhibición. La diferencia en este caso es bastante concreta, ya que los suples son ideados desde y para un contexto y una función en particular que es ajena a la producción artística en sí misma, o para ser más preciso: existe un distanciamiento frente a la consideración de que su creación puede ser incluida en el imaginario de una obra de arte, ya que su motivación primigenia es suplir una necesidad cotidiana.

Curiosamente, al adentrarnos en el imaginario de los suples, comenzamos a construir un discurso que no resulta necesario para su supervivencia (a diferencia quizá, de las obras de arte mencionadas anteriormente), pero sí para nuestra comprensión de su existencia material en la cotidianidad. He aquí uno de sus rasgos más interesantes, esa capacidad de funcionar y, por lo tanto, de existir aparentemente desapercibidos, hasta que surge la interrogante: ¿Cómo fue que esto llegó a ser así? ¿Quién tuvo la idea de hacerlo de esta forma? ¿Existe algo similar? Junto a estas preguntas, paralelamente desarrollamos una óptica desde la cual nos disponemos a encontrar nuevos suples en nuestra cotidianidad, ya que siempre han estado allí, tal vez, a la espera de ser re-descubiertos, no para ser sustraídos y expuestos, sino para reafirmar su existencia desde una aproximación que nos ayude a reflexionar el por qué esta selección de imágenes se encuentra hoy aquí, en esta galería de arte contemporáneo ubicada en la periferia del jet set cultural capitalino.

Sin duda, la propuesta de Galería Suple consigue tensionar el discurso y la óptica desde la cual nos aproximamos a estos gestos y estos objetos que habitan, intervienen y por lo tanto transforman el territorio en el cual nos encontramos inmersos.

Son los gestos realizados desde una aparente precariedad los que parecieran potenciar el ingenio y la creatividad, nutriendo las poblaciones con artefactos que simbolizan una búsqueda por la autonomía y la resiliencia encarnada en cada unx de sus habitantes.

Ya habrá más tiempo y caminatas para seguir reflexionando sobre los suples, después de todo, estos sólo son algunos apuntes.

Como dicen mis compas,

Estén alerta, siempre alerta.


José Miguel Frías Reyes (Chile, 1995). Es gestor y mediador del Centro de Estudios Prácticos en Arte Comunitario (CEPAC). Licenciado en Teoría e Historia del Arte (UAH) y diplomado en Gestión Sociocultural (UAHC), Mediación Cultural (UNA-CLACSO) y Promoción de lectura (FLV-Colombia). En la actualidad, cursa el magíster en Didácticas Contemporáneas de las Artes Visuales (UMCE).


Galería Suple es un proyecto ganador de Arte, Memoria, Identidad, 4to. Concurso de Arte Contemporáneo en la comuna de Pedro Aguirre Cerda, 2021.

Integrantes

Enrique Román Santibáñez (1995). Artista plástico de la Universidad de Chile, capacitándose en gestión y desarrollo de expresiones artísticas territoriales.
Constanza Paz Lang Álvarez (1994). Realizadora audiovisual en cine y televisión de la Universidad de Chile, con enfoque en el video arte y experimental.
Guillermo Román Olmedo (1953). Se ha dedicado de manera informal a distintas actividades como mecánico, fletero, carpintero, constructor, etc., destacándose en cada una de ellas.

Del 8 al 30 de enero de 2022 en Galería Metropolitana, Félix Mendelssohn 2941, Pedro Aguirre Cerda, Santiago de Chile

También te puede interesar

Pinta London, por Segunda Vez

La segunda edición de Pinta Londres abrió el pasado lunes 5 de junio en el centro de convenciones de Earls Court con una concurrencia masiva, en la que figuraba un grupo de coleccionistas latinoamericanos que…

José Pedro Godoy, S/T, de la serie Pedro y Z, 2018, óleo sobre tela, 49 x 69 cm. Cortesía del artista y La Fresh Gallery

JOSÉ PEDRO GODOY. SOMBRAS

Hay algo brutal en "Animales salvajes", las pinturas que el artista expone en La Fresh Gallery de Madrid. Algo que remite a la tradición del nocturno y el tenebrismo, y tiene que ver con...