Skip to content

VÍCTOR HUGO BRAVO: EL CREPITAR DE LOS INSECTOS. LIBRO NEGRO

Por Inés R. Artola

No pienso que el hombre tenga la más mínima posibilidad de arrojar un poco de luz sobre todo eso sin dominar antes lo que le aterroriza. No se trata de que haya que esperar un mundo en el cual ya no quedarían razones para el terror (…). Se trata de que el hombre sí puede superar lo que le espanta, puede mirarlo de frente.

Georges Bataille, El erotismo

El Crepitar de los Insectos, de Víctor Hugo Bravo, plantea una investigación visual que surge en periodo de pandemia, frente a la marcación corrosiva que implica una introspección a los campos referenciales propios y los excedentes del contexto en convulsión.

Una disidencia visual que aglutina horrores, corrimientos y descalces de lo humano en sintonía con las disidencias en todo orden, desde la fijación en lo diferente, lo foráneo, expandido hasta el sitio de lo abyecto como extremo polar de la propia migración de los conceptos instalados en la forma.

En alianzas disciplinares la mirada se instala a nivel de suelo, la línea de lo no observado para trabajar con los desperdicios del sistema, compilando en un proceso de largo aliento, Libro negro, una serie de bocetos tridimensionales, experimentos visuales, apuntes rápidos del entorno, que entran en vibración con lo que subyace en la realidad de lo humano.

La distorsión de lo político y la deformación de lo biológico establecen un linde que desmitifica los estatutos y valores de la sociedad perfectamente alineados a los mecanismos de blanqueamiento de estado y las necro-políticas del poder como embrión de una sociedad cristalizada en la perfección, la pureza y el lustre de sustentar toda acción en la negación violenta del otro.

Vista de la exposición «El crepitar de los insectos», de Víctor Hugo Bravo, en el Museo Histórico de Placilla, Valparaíso, Chile, 2022.
Vista de la exposición «El crepitar de los insectos», de Víctor Hugo Bravo, en el Museo Histórico de Placilla, Valparaíso, Chile, 2022.
Vista de la exposición «El crepitar de los insectos», de Víctor Hugo Bravo, en el Museo Histórico de Placilla, Valparaíso, Chile, 2022.

Sobre el Crepitar

El hombre es también uno de los leitmotiv más constantes en la obra de Víctor Hugo Bravo, pero bien lejos del canon renacentista. Se acabaron las alabanzas a todos sus logros e inteligencia. Aquí, lo que se nos muestra es la otra cara, violenta, perversa, sin condescendencia.  El hombre, sí, aparece en la obra de Víctor Hugo Bravo, pero lo hace como silueta e incluso como sombra, pues es arrancado de su absurdo antropocentrismo. Aparece como un ser monstruoso, a caballo entre lo humano y lo animal.

Capaz de liquidar su propia conciencia, de actuar a sangre fría. Solo que la diferencia entre hombres y animales consiste en que, en nuestro diccionario, los vocablos crueldad, dominación, poder están incluidos, mientras que para los animales son completamente ajenos, pues estos solo responden a su instinto. Si los renacentistas se empeñaron en legitimar el poder de construcción del hombre, Víctor Hugo Bravo se encarga de legitimar su poder de destrucción.

El cuerpo humano como tal, como objeto, aparece con frecuencia fragmentado. Aunque ya no es la fragmentación exquisita de los surrealistas, sino que ahora se presenta completamente descuartizada, maltratada. Y de entre todos los fragmentos de nuestra anatomía, la cabeza aparece incansablemente en la obra de Víctor Hugo. Despojada del cuerpo, expuesta y dispuesta para el espectáculo.

Decapitaciones en masa de personajes anónimos o de símbolos de poder que permanecen erguidos solo por unos frágiles bastidores. Títeres, peleles. Iluminados con neones o abandonados en la más terrible de las penumbras. En realidad, podría ser la cabeza de cualquiera de nosotros.

Serie Cabezas Negras, coligues, cartón y madera, pintura esmalte, cables, tubos led. Vista de la exposición «El crepitar de los insectos», de Víctor Hugo Bravo, en el Museo Histórico de Placilla, Valparaíso, Chile, 2022.
Vista de la exposición «El crepitar de los insectos», de Víctor Hugo Bravo, en el Museo Histórico de Placilla, Valparaíso, Chile, 2022.
Vista de la exposición «El crepitar de los insectos», de Víctor Hugo Bravo, en el Museo Histórico de Placilla, Valparaíso, Chile, 2022.

Coda Abyecta

Lo viscoso, lo crudo, lo abyecto, lo violento se dan cita en la escenografía perversa que prepara Víctor Hugo Bravo ante nosotros. Si hace ya más de siglo y medio Rimbaud repudió a la belleza sentada en sus rodillas, Víctor Hugo Bravo ahora la tira directamente al suelo y le apunta con un arma.

En la serie de retratos superpuestos El crepitar de los insectos, último de los trabajos del artista, encontramos superposiciones de rostros que se adhieren en carne viva a otros rostros anónimos o personajes de ficción conocidos, muchos de ellos cruentos.

Solapamientos de semblantes y fisionomías que llevan a una deformación monstruosa, haciendo coincidir gestos y líneas que se desencajan hasta llegar a lo abyecto. Imágenes deformes que se desdoblan como sus protagonistas. Mitad hombre, mitad bestia. Un flujo sangriento de historias que quedan en un catálogo siniestro y alimentan nuestra iconografía imaginaria más virulenta.

Estos montajes, que parecen ser piezas de archivo o de laboratorio, juegos son visuales que llegan a la monstruosidad. Retratos que se tornan, paradójicamente, más reales en la ficción de sus superposiciones. Capas de fisionomía que ahondan en lo psíquico. Muecas que se encubren y falsean para dar un aspecto que ya no nos habla de la apariencia externa, sino de la interna. El rostro, aquel que nos define y nos hace únicos, aquí se vuelve uno, en la acumulación de varios mediante la libre manipulación del artista en búsqueda obsesiva de lugares comunes, de coincidencias en arrugas, dientes, cuencas de ojos, mandíbulas desencajadas; una búsqueda de lo grotesco que se apelmaza y se fusiona viscosamente. Retratos psicológicos despojados de aura que se sumergen en las tinieblas del ser humano. Cabría preguntarse si el visionado por separado llegaría a ser más agradable.

«El crepitar de los insectos» [Libro Negro], de Víctor Hugo Bravo. Impresión digital, 2020-2022.
«El crepitar de los insectos» [Libro Negro], de Víctor Hugo Bravo. Impresión digital, 2020-2022.
«El crepitar de los insectos» [Libro Negro], de Víctor Hugo Bravo. Impresión digital, 2020-2022.

Ambición, sadismo, desbordamientos y una larga lista de perturbaciones mentales que aquí Víctor Hugo Bravo nos presenta en negro a través de lo más definitorio del ser: su rostro. De nuevo, el negro. Pero ya no como color de luto o de lo siniestro. Ahora hablamos también de raza, de origen. El trato despectivo, incluso peyorativo que se traslada a la historia real y a una lamentable actualidad de discriminación y empoderamiento ante lo que nunca perteneció al ser humano: el sí mismo. Pues él no puede poseer a otro, pero su gran ambición es conseguirlo. Locuras, obsesiones, depravaciones que están a la orden del día. 

El retrato fotográfico como una historia de la memoria. Pero una historia en la que ya nadie sonríe y, si lo hace, provoca escalofríos. La ficción para explicar eso que resulta inexplicable, que el hombre a sí mismo no puede traducir, pues es una lengua que procede de su misma naturaleza, esa que se sitúa en el lado más oscuro y que es tan nuestra.

Resulta tan difícil mirarla a la cara. Una memoria que se solapa, que deja cabos sueltos en nuestra conciencia pero que aquí Víctor Hugo Bravo se encarga de zurcir con un grueso y tosco hilo, de pegar y despegar sin miramientos, hasta dejar esos rostros desgarrados de violencia, comidos por la violencia. La memoria alterada que recuerda y no olvida, que huye y se queda ante nosotros petrificada, mirando fijamente e interrogando sobre la bestialidad que inunda cada día ante nuestra pasiva mirada.

Tiempos que corren.

El lado más salvaje de la vida…


VÍCTOR HUGO BRAVO: EL CREPITAR DE LOS INSECTOS. LIBRO NEGRO

Museo Histórico de Placilla, Calle El Tranque #573 (con calle Cuarta), Placilla de Peñuelas, Valparaíso, Chile.

Del 5 de enero al 1 de febrero de 2022

También te puede interesar

EL DELITO PERFECTO. SOBRE «CIRCA», DE NICOLÁS FRANCO

El gris predominante de la instalación, el setting aséptico de las paredes blancas que recuerda las de un cuartel policial, las luces de neón que inhiben y desnudan, las cédulas didácticas al pie de las grandes fotografías…

Vista de la muestra Ultramar Sur de Patrick Hamilton en la Fondazione Pastificio Cerere, Roma. Foto: cortesía del artista.

Patrick Hamilton:ultramar Sur

La Fondazione Pastificio Cerere, en Roma, presenta hasta el 30 de noviembre la muestra "Ultramar Sur" del chileno Patrick Hamilton (Lovaina, Bélgica, 1974). Se trata de la primera exposición individual del artista en Italia,...

LA COLECCIÓN PRIVADA DEL LICENCIADO HERNÁNDEZ

«Llega desgraciadamente una noche en que la simpatía nos parece casi tan vana como el amor: habría que evitar, sin embargo, que el amateur de almas, que merodea amorosamente por los museos del mundo,…