Skip to content

JUAN JOSÉ GURROLA. UN GENIO MALDITO

El Museo de Arte Carrillo Gil (MACG) presenta la exposición Juan José Gurrola. Todo está perdido, una retrospectiva conformada por más de un centenar de obras y documentos que muestran la trascendencia que el artista mexicano tuvo en la cultura de su país durante la segunda mitad del siglo pasado. Gurrola fue uno de los principales creadores que introdujo nociones neovanguardistas en México y se alzó como aglutinante de corrientes y grupos, además de ser pionero de nuevas tendencias estéticas.

Para el curador en jefe del MACG, Mauricio Marcin, “nunca se ha realizado una muestra de esta magnitud sobre el trabajo del artista, y éste es el propósito fundamental del proyecto, el cual permitirá descubrir una constelación cultural, pues el vasto sistema colaborativo de Gurrola (quizá asimilado en el mundo dramático) reúne como crisol a los más variados personajes de la segunda mitad del siglo XX, tanto nacional como internacional, y facilita la comprensión de dicho periodo histórico”.

La muestra fue concebida a partir de una investigación del archivo que resguarda la Fundación Gurrola A.C, realizada durante más de una década por Mauricio Marcin, quien además recurrió a diversas colecciones particulares, así como a la Galería Gaga, la cual representa el legado del artista y ha llevado a cabo una importante labor de recuperación y restauración de sus piezas.

Si bien Gurrola (1935-2007) se desempeñó principalmente como director de teatro y cine en la década de los años setenta, transitó por diversos medios. También fue actor, pintor, fotógrafo y artista de performance. Además de obras pictóricas, fotografías y registros performáticos, en esta muestra se podrá apreciar Robarte el arte, filme documental y experimental realizado por Gurrola, Arnaldo Coen y Gelsen Gas en 1972 para su participación en la Documenta 5 en Kassel, Alemania. Esta obra, resultado de una improvisación debido a que se extravió de manera accidental la mayor parte del material previo, expresa una relación ambigua y pionera de los artistas en México con la neovanguardia.

Juan José Gurrola sigue siendo una figura emblemática que se empeñó en romper lo establecido en el arte; impuso una actitud que más tarde sería adoptada por creadores como Adolfo Patiño. Compartimos el texto curatorial de Mauricio Marcin.

Vista de la exposición «Todo está perdido», retrospectiva de Juan José Gurrola, en el Museo Carrillo Gil, CDMX, 2021. Foto cortesía del museo.
Vista de la exposición «Todo está perdido», retrospectiva de Juan José Gurrola, en el Museo Carrillo Gil, CDMX, 2021. Foto cortesía del museo.
Vista de la exposición «Todo está perdido», retrospectiva de Juan José Gurrola, en el Museo Carrillo Gil, CDMX, 2021. Foto cortesía del museo.
Vista de la exposición «Todo está perdido», retrospectiva de Juan José Gurrola, en el Museo Carrillo Gil, CDMX, 2021. Foto cortesía del museo.

Por Mauricio Marcin

Juan José Gurrola gozó un genio maldito. En su vida y su obra vibran en inconmensurable tensión las fuerzas creadoras y destructoras que generan el universo: caosmos. Sus aportaciones deben ser leídas bajo la estirpe por la que desfilaron Baudelaire, Artaud, Bataille, Klossowski e incluso el criminal Marqués de Sade.

Su trayectoria estuvo empeñada en poner todo en tela de juicio para evidenciar que las formas políticas, la moral de una época, el buen gusto, la sexualidad oprimida, en fin, todo cuerpo de valores es transitorio, autoritario y relativo.

Los anormales, los inconformes, inexorablemente cargan con el peso de la incomprensión y sus provocaciones no quedan impunes: las conciencias constreñidas se empeñan en negar sus visiones y en castigar su osadía. 

Estas actitudes disidentes con la normalidad nos ofrecen, hoy, grietas en los sistemas rectores; pliegues, repliegues y despliegues que corren las cortinas de las ventanas que muestran el pasaje a otras realidades posibles colmadas de insospechados deseos.

Vista de la exposición «Todo está perdido», retrospectiva de Juan José Gurrola, en el Museo Carrillo Gil, CDMX, 2021. Foto cortesía del museo.
Vista de la exposición «Todo está perdido», retrospectiva de Juan José Gurrola, en el Museo Carrillo Gil, CDMX, 2021. Foto cortesía del museo.
Vista de la exposición «Todo está perdido», retrospectiva de Juan José Gurrola, en el Museo Carrillo Gil, CDMX, 2021. Foto cortesía del museo.
Vista de la exposición «Todo está perdido», retrospectiva de Juan José Gurrola, en el Museo Carrillo Gil, CDMX, 2021. Foto cortesía del museo.

Para entender a Gurrola hay que aceptar la indefinición y la inestabilidad. 

Siempre nos esforzamos por replicar las formas sólidas, las certezas donde la vida limita su desequilibrio. El desorden se considera un mal contra el que lucha el espíritu. Gurrola, por el contrario, recibía el desequilibrio como un principio, admitiéndolo sin límites, arrojándose permanentemente al vacío de la existencia. 

Crear al borde del abismo, dentro de la tendencia egoísta, lo hizo conducirse a una pendiente de muerte, de aceptación de la muerte, viviendo libremente con un corazón invertido, sin angustias. Al mismo tiempo, cada acto fue la ejecución de un deseo profundo: llevar a cabo un acto deseado retrasa la muerte.

Quizás su egoísmo tenga, en el fondo, un deseo de bien común, a modo de pulsión discontinua.

Estamos ante la obra de un antihéroe en cuyo andamiaje conceptual cabe “la mentira” porque sus valores no defienden la verdad. ¿Cómo pedirle la verdad a un hombre de teatro que sabe que las cosas no son sino apariencias transitorias, máscaras de máscaras de máscaras? Su obra es una trampa al espíritu, un truco mental que nos posiciona frente a un movimiento continuo de secretos.

Vista de la exposición «Todo está perdido», retrospectiva de Juan José Gurrola, en el Museo Carrillo Gil, CDMX, 2021. Foto cortesía del museo.
Vista de la exposición «Todo está perdido», retrospectiva de Juan José Gurrola, en el Museo Carrillo Gil, CDMX, 2021. Foto cortesía del museo.
Vista de la exposición «Todo está perdido», retrospectiva de Juan José Gurrola, en el Museo Carrillo Gil, CDMX, 2021. Foto cortesía del museo.

Una de las pretensiones de esta exposición es esbozar la importancia que Gurrola tuvo como introductor de nociones neovanguardistas durante la segunda mitad del pasado siglo en varias generaciones de creadorxs mexicanxs. Una serie de acciones durante las décadas de 1960 y 1970, al modo de los cínicos, condensó una filosofía y una postura política que iteró durante años. Un botón: el acto ilegal ejecutado en Robarte el arte postula con transparencia la insumisión de “la periferia” ante la colonialidad del poder.

Simultáneamente, Gurrola se valió de estrategias de diversas vanguardias del siglo XX (dadaísmo, patafísica, Mallarmé, Duchamp, etc.) para deglutirlas y convertirlas en repertorio de su propia trayectoria. Como buen hacedor de teatro, lee e interpreta y sus interpretaciones crean. Así, sus obras replantean la noción binaria de la periferia y el centro y permiten desplazamientos contínuos: Gurrola es un gran magma, o, mejor, un hoyo negro que jama al centro y a lo marginal. O como esa espléndida frase que dice que estamos en el centro de la fiesta, y en el centro de la fiesta no hay nadie, en el centro de la fiesta está el vacío. Pero en el centro del vacío hay otra fiesta. 

Todo está perdido se encamina en un sentido doble; primero como una actitud ante el estado actual de las cosas en el que los totalitarismos mentales niegan la posibilidad de los discursos otrxs y sus disidencias. Segundo, a la posición de desapego que Gurrola tuvo en vida y que complica el relato de su propia genealogía. Del acto teatral aprendió que todo es fugaz y que solo el cambio permanece. Dijo, poco antes de morir: He perdido mi vida varias veces, cámaras, mujeres, lentes, relojes, dientes, he perdido todo…  Gurrola construía su propio mito y una condición para ello fue la destrucción de mucha de la evidencia; eliminar la base permite la especulación. Así, entonces, algo indeterminado resta… el rumor de varios momentos sublimes.

Juan José Gurrola durante la Documenta 5 en Kassel Alemania, 1972, en donde creó la obra «Robarte el arte» junto a Arnaldo Coen y Gelsen Gas. Cortesía de Fundación Gurrola A.C.
Juan José Gurrola junto a los integrantes del grupo «Escorpión en Ascendente», que en 1971 grabó el disco de música neuroatonal. Cortesía de Fundación Gurrola A.C.

JUAN JOSÉ GURROLA: TODO ESTÁ PERDIDO

Museo de Arte Carrillo Gil, Av. Revolución 1608, San Ángel. Álvaro Obregón, Ciudad de México.

Del 25 de septiembre de 2021 al 6 de marzo de 2022.

También te puede interesar

Vista de la instalación \T>X`T/ (2018) de Juan López en galería Tiro Al Blanco, Guadalajara, México. Foto: Ana Rico y Juan López, cortesía de Galería Tiro Al Blanco.

JUAN LÓPEZ: \T>X`T/

Galería Tiro Al Blanco, en Guadalajara (México), presenta hasta el 22 de abril la muestra "\T>X`T/" del español Juan López. primera exposición individual del artista en el país azteca en la que profundiza su...

JUAN CANELA, NUEVO DIRECTOR ARTÍSTICO DE ZⓈONAMACO

"Asumo con entusiasmo la posición de Director artístico de ZⓈONAMACO para seguir trabajando en el afianzamiento de la feria más importante de Latinoamérica. Aportaré mi visión curatorial para que ZⓈONAMACO continúe consolidándose como un...