Skip to content

RODRIGO ARTEAGA: DIORAMA EN EXPANSIÓN

La exposición Diorama en expansión, de Rodrigo Arteaga (Santiago de Chile, 1988), reúne una serie de esculturas, obras gráficas y sonoras que buscan nuevas formas de lenguaje y categorización para el universo de lo vivo y sus infinitas interacciones. La fragilidad de los ecosistemas que sustentan la vida pone de manifiesto el fin de una era de contradicciones en la disputa del ser humano como especie dominante para mostrar una geografía abundante en seres invisibles y fundamentales para nuestra existencia.

Presentada por el Museo de Artes Visuales (MAVI) entre el 25 de septiembre y el 28 de noviembre de 2021, Diorama en expansión es parte del Premio MAVI Arte Joven recibido por Arteaga en 2020. Su interés en abordar diferentes áreas del pensamiento lo ha llevado a colaborar con especialistas en campos como la microbiología, bio-fabricación, micología, historia natural, botánica y arquitectura.

Para esta exposición, el artista trabajó por meses con la curadora Carolina Castro Jorquera y colaboró con las/os artesanas/os, biólogas/os, ilustradoras/es, sonidistas y artistas Marcela Mella; Danitza Moya; Catalina Huala; Sandra Aranda y Roberto Sandoval del colectivo Manos del Sur; Gabriel Arteaga; Gregorio Fontén de Laboratorio del Eco; Robert Muñoz Alocilla y Antonia Flandes de FungiFest; Cristóbal Stock; Adam M. Wilson; Irene Abujatum de Galería AFA; Ricardo Rozzi; Raisa Bosich; Pablo Arteaga; José Mulatti; Katia Abarca y Javier López; Romy Rementeria y Mark Long.

Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer
Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer
Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer

La práctica de Arteaga, que transita entre diversos medios como la instalación, la escultura, el dibujo y el sonido, se pregunta acerca de la compleja relación entre naturaleza, cultura y representación, las complejidades entre relaciones humanas y no-humanas, y la fragilidad del conocimiento y las certezas a través del análisis de dispositivos y métodos asociados a la historia de la ciencia.

“Pensar que los seres vivos fueron creados para el servicio de la humanidad propició las bases para el surgimiento de un sistema capitalista que permitió al extractivismo instalarse como una de las formas de progreso más lógicas en la escala de valores propuestas por la mente moderna, y que ha ido separando progresivamente al ser humano de la naturaleza. En el presente, y a medida que la ciencia y la tecnología desafían los límites entre la vida y la no vida, entre lo orgánico y lo inorgánico, esta jerarquía se vuelve más cuestionada que nunca, ya que es en nuestra relación con los no humanos, aquellos seres que por siglos han estado en la parte más baja de la scala naturae, donde hoy se define el destino de nuestra humanidad”, escribe la curadora.

Entendida como un diorama de historia natural, esta exhibición se toma como un dispositivo que, al ser deconstruido, permite repensar a su vez en la idea de naturaleza como construcción cultural -en particular en el contexto chileno-, presentando conceptos como ausencia, extinción y la agencia humana en el ecosistema.

Una de las obras centrales de la muestra hace eco del gran impacto que tienen los incendios forestales y el excesivo uso de monocultivos en el entorno natural. Trabajando en un amplio rango de escalas y medios, el artista busca crear una imagen que refleje de alguna manera las interacciones humanas y no humanas en Chile, su fragilidad y acelerada transformación, así como también llamar nuestra atención sobre el rol que cumplen diferentes seres como hongos, murciélagos y líquenes en mantener el equilibrio de nuestros ecosistemas.

Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer
Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer
Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer

Sobre las obras en la exposición

Monocultivos (pinus radiata y eucaliptus globulus) es la obra con que Rodrigo Arteaga obtuvo el XIV Premio MAVI Arte Joven, en 2020. Se trata de una serie hecha en colaboración con Marcela Mella que representa siluetas de hojas, ramas y semillas de las dos principales especies de árboles que conforman la industria forestal chilena. Están dibujadas mediante la quema manual y directa del papel. Se sugiere la relación de estas dos especies con los incendios forestales que afectaron al país el año 2017, pero que siguen ocurriendo todos los años.

La obra las presenta como ausencias, o como un intento de llenar algo de vacío. Y la repetición obsesiva de éstas remite a la idea de monocultivo. El papel, a su vez, proviene de los árboles, cerrando así su ciclo de producción. El proceso de ejecución de estos trabajos replica el incendio, y sus dimensiones sitúan al espectador en escala uno a uno, creando así un espacio relacional y una sensación de paisaje.

Los Árboles Estructura son una serie de esculturas hechas a partir de cortezas de árboles encontradas y junquillos de pino. La estructura reticular de madera reemplaza el volumen exacto que ocupaba el árbol, creando una tensión entre ambos.

En el caso de Dispositivo para sostener un árbol se observa un árbol que fue recogido en Laguna Verde, Valparaíso, encontrado cortado a la orilla de un camino. El árbol está sujeto por una estructura que lo sostiene, pero que al mismo tiempo lo desarma. Es un intento por visualizar la torpeza con la que muchas veces nos relacionamos con diferentes especies. La estructura sigue una lógica de crecimiento orgánico sosteniendo de manera precaria toda la frágil estructura.

En Árbol vitrina la idea es la misma, pero en este caso se trata de una planta más pequeña que está inmersa en el dibujo espacial de una vitrina abierta. Por su parte, Árbol caído es un tronco de Eucaliptus Globulus fragmentado y, de alguna manera, reconstruido por una densa retícula orgánica de madera que pareciera estar en proceso de construcción o deconstrucción.

Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer
Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer
Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer

Para la obra sonora Cole-cole (aguas oscuras), hecha en colaboración con Gabriel Arteaga y Simón Orozco, se toma como punto de partida una grabación de campo realizada junto a Orozco hace seis años en un bosque nativo en Cole-cole, Chiloé. Durante la cuarentena, en colaboración con Gabriel Arteaga, a partir de la grabación original se ha imitado la mayor cantidad de sonidos de forma casera, utilizando la voz y elementos como agua y ramas secas. Al ralentizar el sonido de aves, insectos, entre otros animales, se hace posible imitarlos con la voz humana al volver a acelerarlos a la misma velocidad del original. El sonido de ese paisaje específico es utilizado como una partitura para imitarlo lo más exactamente posible. El sonido está presente en la sala mediante seis parlantes instalados en un círculo.

Pintura de paisaje es una contradicción en el sentido de que no es una pintura sino una colección de objetos que aluden a la historia de la pintura y del paisaje, pero que en este caso está “hecha” de “paisaje”. Se plantea una idea de naturaleza híbrida, industrial, extractivista, más cercana al paisaje actual. La serie Variaciones de Hongos consta de una estructura de madera que se asemeja a un bastidor de pintura, pero que en este caso contiene y ordena una serie de hongos deshidratados, aunque al mismo tiempo los hongos parecen crecer donde naturalmente lo harían.

El Móvil de murciélagos consiste en 30 murciélagos hechos de lana por el colectivo Manos del Sur de Villarrica, instalados como esculturas móviles colgantes que los balancean y permiten su movimiento. Es en sí mismo una revisión del dispositivo de la exposición como diorama de historia natural, solo que deconstruido y expandido al espacio.

Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer
Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer
Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer
Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer
Vista de la exposición «Diorama en expansión», de Rodrigo Arteaga, en el MAVI, Santiago de Chile, 2021. Foto: Jorge Brantmayer

“El diorama histórico es un fragmento de segundo detenido en el tiempo, una fotografía espacial. El móvil, por un lado, subvierte esta idea de quietud y la reemplaza por un movimiento hipnótico. Es un teatro o una ficción de la realidad. Las ideas de balance y equilibrio en los móviles son cruciales para pensar en la ecología y aquí se vuelven físicas. Los murciélagos son agentes importantísimos para los ecosistemas, pero sin embargo existen muchos prejuicios sobre ellos. Todavía no hay evidencia científica acerca de si es que el virus Covid-19 saltó desde un murciélago hacia los humanos, pero en muchas partes del mundo se les culpó, lo que ha tenido consecuencias graves para estos animales tan vitales para los ecosistemas”, dice el artista.

También en el ámbito de la fauna está Sin título (serpiente), que es la representación escultórica de un esqueleto de serpiente hecho con uñas del artista que fueron acumuladas a lo largo de cinco años, y Zoología práctica: gato, una escultura que representa los huesos de un gato doméstico, pero hechos de pulpa de papel de un libro de zoología.

Ilustraciones científicas de contexto, en colaboración con Marcela Mella y Danitza Moya, consiste en una serie de ilustraciones científicas que se proponen ir un paso más allá de la lógica del espécimen para incluir los contextos de clasificación y taxonomías de las colecciones que albergan diversos objetos naturales y culturales del territorio chileno, pero que se encuentran dispersas en diferentes colecciones en el mundo.

“Entendiendo el diorama como un dispositivo donde por siglos se han construido ideas sobre lo que entendemos como naturaleza, Diorama en expansión es una invitación a reconfigurar nuestra identidad biológica, a reiniciar nuestro pensamiento respecto del mundo natural, a entendernos como un continuo proceso de conversión, como parte de una enorme familia de infinitos parentescos”, dice Carolina Castro.

También te puede interesar

EL FUTURO FUE AQUÍ

[…] La exposición "El Ladrillo", de Patrick Hamilton, trata precisamente de ese futuro que ya fue, de ese pasado que no deja de ocurrir, puesto que, en rigor, capturó para sí las energías del...