Skip to content

SAMANTHA FERRO: ¿PARA QUÉ SIRVEN LAS ESPINAS?

Por Joaquín Barrera | Curador

El 4 de junio de 1952, Eva Duarte –consumida por los dolores de un fulminante cáncer de cuello de útero- sube con ayuda de terceros al Cadillac descapotable que el Gobierno Nacional utilizaba para los actos protocolares presidenciales. Un dispositivo diseñado especialmente para esa jornada, y compuesto por una estructura de hierro que iba de la columna a sus pies y que abrochaba con cinturones su torso a la rigidez del metal, sostiene su frágil y deteriorado cuerpo. Un tapado de piel la cubre como un manto, evitando desnudar lo invisible para los espectadores. Es que afuera sólo hay celebración y festejo en la asunción del segundo mandato de Perón. Ese tramo, de Casa Rosada al Congreso, fue la última aparición con vida de Evita. La última procesión. Su propio vía crucis.

La historia de occidente está escrita en tinte canónigo, con sangre y sudor, con fe y miseria, con muerte y resurrección.  Un modelo sociopolítico de dolor y de miedo, de santificación y de tortura, en donde abunda la iconografía que propone al sacrificio como un modo apropiado para expiar la culpa. Se han erigido miles de iglesias, castillos, reinados, monumentos y gobiernos en nombre del poder. Y por las hendijas de sus leyes, oraciones, decretos y mandamientos se cuela porosamente un proyecto de dominación.

Vista de la exposición “¿Para qué sirven las espinas?”, de Samantha Ferro, en Acéfala Galería, Buenos Aires, 2021. Cortesía de la galería
Vista de la exposición “¿Para qué sirven las espinas?”, de Samantha Ferro, en Acéfala Galería, Buenos Aires, 2021. Cortesía de la galería
Vista de la exposición “¿Para qué sirven las espinas?”, de Samantha Ferro, en Acéfala Galería, Buenos Aires, 2021. Cortesía de la galería

Las obras de Samantha Ferro presentadas en sala señalan los vínculos no siempre visibles entre moda, ortopedia, religión y consumo, exponiendo con mucha precisión cómo durante años, a través de operaciones estilísticas y políticas, los sistemas de poderes han trabajado sobre el disciplinamiento de los cuerpos creando patrones propios de normalidad y gestando modelos hegemónicos de reproducción de visualidades corporales.

Estas esculturas (o collares/talismanes/rosarios/balanzas) están organizadas en sala en formato de peregrinación. Es que la literatura bíblica, ya desde el Génesis, propone a los tormentos físicos y psíquicos como una forma de castigo administrada. En la expulsión de Adán y Eva del Edén importa no sólo el sometimiento a la figura de la autoridad mandante sino más bien la sanción subterránea que implica el fin de la desnudez y de la naturalidad del cuerpo y el devenir del uso de la ropa y de los trajes para tapar la vergüenza cristiana. El cuerpo es entonces desde los inicios de Occidente un objeto público digno de ser tipificado, legislado y moralizado por reglas de uso para su adecuación social.

La invisibilización del dolor de las estructuras ortopédicas debajo de la ropa, el peso del adorno/joyería/amuleto y la sensación de incomodidad de los arneses, ganchos y colgajos presentados en estas esculturas por la artista ejemplifican de un modo claro cómo las funciones sociales del vestir condicionan las formas propias de los cuerpos, originando a su vez nuevos comportamientos, posturas, símbolos y performatividades.

En estas obras hay ruido de huesos, de pieles apretadas. Está lo muerto, lo roto, lo expiado y lo denso que se fusiona con el deseo, con lo instintivo, con lo divino, con el poder. Y  también hay una pregunta: ¿para qué sirven las espinas?

Vista de la exposición “¿Para qué sirven las espinas?”, de Samantha Ferro, en Acéfala Galería, Buenos Aires, 2021. Cortesía de la galería
Vista de la exposición “¿Para qué sirven las espinas?”, de Samantha Ferro, en Acéfala Galería, Buenos Aires, 2021. Cortesía de la galería

SAMANTHA FERRO: ¿PARA QUÉ SIRVEN LAS ESPINAS?

Acéfala Galería, Niceto Vega 4754, Buenos Aires, Argentina.

Del 11 de septiembre al 13 de noviembre de 2021.

También te puede interesar

DE LA UTOPÍA DE LA FORMA A LA DISTOPÍA DEL ORDEN NEOLIBERAL

En el trabajo del artista chileno, forma y geometría nunca aparecen “puras”. Por el contrario, se hallan asociadas a materiales, objetos, estructuras, informaciones, e incluso, a referencias artísticas y extraartísticas que las contaminan. Hamilton...

Horacio Zabala, Todo es visible, 2016 Acrílico sobre tela, esmalte sobre madera 60 x 140 cm Colección del artista

HORACIO ZABALA. LA PUREZA ESTÁ EN LA MEZCLA

La Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat, en Buenos Aires, presenta la muestra Horacio Zabala, La pureza está en la mezcla, una selección de trabajos realizados por el artista argentino desde los años...

PENSAR TODO DE NUEVO

Estamos en los tiempos hasta ahora irrepresentables de una pandemia. Un estado de excepción que ha encendido imaginarios respecto de la vida y su opuesto. Un momento extraño. Algunxs exacerban la palabra guerra activando...