Skip to content

YOLANDA PANTIN: BORRADORES

ABRA Caracas exhibe en formato virtual un libro-objeto creado por la poeta venezolana Yolanda Pantin, recientemente galardonada en España con el XVII Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca.

Titulado Borradores, este proyecto tiene su antecedente en una conversación vía mensajería privada de Facebook que, a finales del 2012, Pantin sostuvo con el crítico e investigador de arte Eliseo Sierra a partir de un comentario que éste publicó en su muro sobre el boceto del Coloritmo N°51 de Alejando Otero.

Pantin elabora cada página desde el “permiso y la libertad” que le confiere la noción del borrador; sin embargo, enfatiza en él en un doble sentido: “como el boceto que apunta a la creación de algo, y la borradura de la memoria”. De modo que el libro termina desplegando retazos de tela, papeles, fotografías y texturas que revelan un camino por la memoria y el espacio íntimo de la poeta. “El poema es un borrador y uno hace lo que puede para fijar lo que trae el chispazo que lo enciende”, precisa Pantin.

La presentación de Borradores va más allá de la muestra de un hermoso libro-objeto: es también una invitación a mirar una faceta poco conocida de Yolanda Pantin. En palabras del curador Luis Romero, la singularidad de este libro “reside en que está hecho por una poeta, sin que en él haya más que la poesía que se desprende de la belleza de sus páginas y no de la rima de un verso”.

La exhibición de la digitalización de las páginas del libro se complementa con una serie de fotografías de objetos construidos o encontrados por la artista y miembros de su familia. Algunos de ellos forman parte del libro bajo los títulos insumos y cajas de luz.

INTRODUCCIÓN

Por Yolanda Pantin

El 15 de septiembre de 2012, Eliseo Sierra, crítico e investigador de arte venezolano, dejó en su muro de Facebook un comentario muy sensible del boceto del Coloritmo N°51 de Alejando Otero. La observación de mi amigo acerca de la expresividad de los bocetos frente a la obra terminada, me llevó a escribirle por la mensajería privada de Facebook. En la correspondencia con él, movida por la valoración y las posibilidades del boceto, compartí lo que estaba descubriendo en el hacer de lo que entonces había llamado “borradores”. Tan limpias calzaban las ideas en el intercambio de mensajes con Eliseo, que pronto me di cuenta de que la correspondencia misma era el borrador de un proyecto futuro… y es verdad que la urgencia y la inmediatez del intercambio en una red social, admitía, de mi parte, descuido en la escritura. No estaba puliendo versos.

Todo lo que fluía de mi cabeza y compartía con Eliseo lo iba ordenando en un cuaderno preparado como una manualidad infantil, es decir, con placer y libertad. Fuera de nuestras elucubraciones, aquellos eran días de marchas y contramarchas en la extenuante confrontación política. El asunto es que en ese cuaderno está expuesta la idea de que el poema es un borrador y uno hace lo que puede para fijar lo que trae el “chispazo” que lo enciende. Justamente, el primer borrador que hice se llama Laguna mental en alusión a la fotografía de una laguna que estaba en el fondo de la hacienda Paya y que ahora está enterrada en el fondo de la memoria.

Es verdad que el boceto apunta a la creación de algo (el poema está por verse), pero el borrador puede aludir también a la borradura radical de la memoria, todo lo cual sugiere la formulación de una poética personal que comenzó a cristalizarse en mis últimos libros publicados. En resumen: la ficción más bella es el relato de origen y el tiempo va borrando el país que conocimos.

EPÍLOGO

Por Luis Romero

Un libro de artista es aquél concebido por un artista; existen artistas que se dedican exclusivamente a hacer obras en formatos de libros -son pocos-, y hay artistas que hacen libros. Yolanda Pantin es una poeta –artista de la palabra y las imágenes–, que escribe libros, pero que también pinta y hace collages.

Borradores es un objeto manipulable que conserva latradicional forma y funcionalidad de un libro. Su singularidad reside en que está hecho por una poeta, sin que en él haya más que la poesía que se desprende de la belleza de sus páginas y no de la rima de un verso. Su poesía aquí es otra y rebasa el confinamiento de las letras. Este libro está hecho de retazos físicos –como la colcha que cosió su madre–, de las texturas de papeles y cartones rescatados, y de fotografías con los brillos y opacidades que entraña toda memoria afectiva e íntima.

En este libro cada página se nos abre –frágil, eso sí, como ella lo advierte– como un cofre lleno de yuxtaposiciones y evocaciones nostálgicas; se nos revelan lugares, momentos y personas que ya no están y la memoria nos transporta a un pasado en blanco y negro. Las fotografías se despliegan sobre el soporte re-enmarcadas para que nuestro ojo, guiado por la poeta, sea dirigido a un detalle que no aparece o que sólo está en su recuerdo y que se convierte en el protagonista:

la muñeca de su hermana, Julio en la cama de los padres o el vestido de la primera comunión. Un juego de luces y sombras que se repite en las imágenes detenidas del camino que llevaba a la casa familiar sirve ahora como vehículo para que las imágenes/recuerdos se hagan presentes en cajas de luces, objetos construidos por la artista para que al encender un bombillo perviva retinianamente una laguna mental, esa que es al mismo tiempo olvido o memoria de una realidad desaparecida. Calladamente se abre una página dentro de otra página, se deja escuchar silenciosamente un cancionero y en el fondo de todo hay un caballo.

Este es un libro-objeto irrepetible y único.


Yolanda Pantin (Caracas, 1954). Estudió Arte en la Escuela de Artes Plásticas de Maracay, Estado Aragua, y Letras en la Universidad Católica Andrés Bello, en Caracas. Reconocida poeta, ensayista editora venezolana. Posee una trayectoria de casi 30 años de producción literaria, entre poemarios, libros de literatura infantil y juvenil, no ficción y teatro, trabajo por el que ha recibido importantes reconocimientos, entre ellos, el Premio Fundarte de Poesía, Caracas, 1989; Premio Poetas del Mundo Latino Víctor Sandoval, México, 2015; XVII Premio Casa de América de Poesía Americana, España, 2017. En 2019, bajo el título Dedicatorias, expone por primera vez una serie de fotografías en la Fundación La Poeteca, en Caracas. Recientemente, ha sido galardonada en España con el XVII Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca.


YOLANDA PANTIN: BORRADORES
ABRA Caracas
18.10.2020 – 22.11.2020
Curaduría y montaje PDF digital: Luis Romero
Coordinación: Joernis Muñoz
Fotografías: Ricardo Gómez-Pérez y Ricardo Jiménez

*Todas las imágenes son cortesía de Yolanda Patin y ABRA Caracas

También te puede interesar

,

Ricardo Alcaide en Von Bartha Gallery

Von Bartha Gallery, en Basilea (Suiza), acaba de abrir su galería renovada en Kannenfeldplatz con una exposición individual de Ricardo Alcaide. El artista venezolano, que recientemente se unió a von Bartha, muestra hasta el...

Martín Gubbins, Noche, 2017-2019. Cortesía del artista

MARTÍN GUBBINS. HOJEAR OJEANDO

A partir de lo que acontece en esta exposición, en relación a sus motivos, formas e interpelaciones, nuestra posición nos permite leer cómo se despliega una descontextualización crítica de las narrativas oficialistas sobre la...