Skip to content

DANI UMPI: IDEAS EN MENTE

I

Para los simbolistas franceses, el mundo era un misterio a descifrar en el cual todos los objetos sensibles tenían relaciones ocultas. Estas ideas fueron tomadas de la teoría que desarrolló Baudelaire, en la que proclamaba que entre sonidos, colores, perfumes y sensaciones existían conexiones llamadas correspondencias, las cuales sólo el poeta podía entrever. El poema Vocales de Rimbaud publicado en 1883 es un buen ejemplo, en el cual el autor establece un color específico para cada vocal.

El símbolo da pie para que, a través del mismo, podamos introducirnos en un segundo significado, que no por oculto, deja de existir. Pero no hay que confundir simbolismo con la heráldica o con cualquier sistema de signos cuyos significados está preestablecido. Se trata de algo mucho más sutil y misterioso.

Más cercano al esoterismo que a una ciencia exacta, el sistema de relaciones que despliega Dani Umpi en sus obras funde y transforma lo popular, en singular. A través del desmontaje de revistas de tiradas masivas nos introduce en un código nuevo, versátil en su forma y críptico en su lectura. El color es una posible guía para atravesar este universo en donde los textos invaden lo plástico y las imágenes lo sonoro. Umpi puede ubicarse en una genealogía de artistas alquimistas, como Liliana Maresca o Víctor Grippo. Un alquimista del lenguaje: Rumore chimico. Fórmula mágica.

Dani Umpi, Blanco y negro, 2019. Collage de papel de revista y cinta adhesiva, 300 x 320 cm; Los epistolares I, 2017. Collage de papel sobre muro, 175 x 310 cm. Cortesía: El Gran Vidrio
Dani Umpi, Caras Grande, 2017. Collage sobre papel, 74 x 60 cm. Cortesía: El Gran Vidrio
Vista de la exposición "Ideas en mente", de Dani Umpi, 2020. Cortesía: El Gran Vidrio
Vista de la exposición «Ideas en mente», de Dani Umpi, 2020. Cortesía: El Gran Vidrio

II

Uno de los aportes teóricos más importantes de Donna Haraway a comienzo de los años noventa tuvo que ver con una postura crítica sobre el conocimiento y los objetos de estudio. Haraway afirma que ningún conocimiento está desligado de su contexto ni de la subjetividad de quien lo emite. Es decir, el conocimiento siempre será parcial y situado.

Este concepto crítico sobre el conocimiento –o producción– situado nos sirve para pensar la categoría queer en relación a nuestro contexto latinoamericano sin caer en operaciones coloniales o lecturas superficiales. Entendiendo lo queer como todo aquello que escapa a la cultura heterosexual normativizante, la operación que hizo el colectivo LGBTQ+ sobre el insulto “queer” convirtiendo la injuria en una bandera política, traducida a nuestro contexto pierde algo importante: la cuestión oral. La desterritorialización de esta palabra sublevada en su orígen vacía la potencialidad sonora que carga su oralidad, vaciándola así también de su contenido político.

En este sentido, la obra de Dani Umpi resuena en nuestro contexto encargándose de recuperar esa potencialidad política perdida. Es necesario ubicar su obra en un sitio específico: el territorio rioplatense. El mismo lugar donde Néstor Perlongher varias décadas atrás acuñó un estilo denominado “neobarroso” en el que, según él, se fundía el estilo barroco con el barro del Río de La Plata. Esta constelación planteada por Perlongher logró conglomerar ciertas literaturas menores que pusieron en fuga a las formas canónicas de la literatura de los años 80.

Uno de sus grandes exponentes fue Manuel Puig, quien reivindicó el registro oral. Su segunda novela Boquitas Pintadas (1969) está construída como un rompecabezas discursivo, en el cual experimenta con diferentes lugares de enunciación: el diálogo directo entre personajes, el diálogo telefónico y los monólogos se mezclan con el discurso policial, periodístico y religioso. La función poética del lenguaje le da lugar a un lenguaje que remite a instancias cotidianas y a un uso que responde a la llamada cultura popular. Los collages que realiza Dani Umpi parecen estar acompañando a Puig en esta dirección. Ambos se nutren del registro del chisme. Si logramos atravesar la primera lectura cromática de sus collages, nos encontramos con que las letras pegadas de una manera obsesiva tienen una correlación y constituyen conversaciones legibles y reales.

Dani Umpi, Sin título, 2005. Collage sobre papel, 29 x 22 cm. Cortesía: El Gran Vidrio
Dani Umpi, Domingoo Lockura, 2017. Collage sobre papel, 70 x 40 cm. Cortesía: El Gran Vidrio
Vista de la exposición «Ideas en mente», de Dani Umpi, 2020. Cortesía: El Gran Vidrio

Hacia fines de los sesenta, cuando Puig publicó Boquitas Pintadas en Argentina, en Brasil Hélio Oiticica empezó a vincularse con las favelas de Mangueira, donde participó de la escuela de samba local y trabó varias amistades. Esta experiencia tuvo un gran impacto en su producción, expandiendo su investigación sobre el color e interesándose en la intersección entre el arte y la vida. Esto lo llevó a producir sus obras más radicales y conocidas: los Parangolés. Con telas baratas, sintéticas, plásticos y sogas crea una serie de capas para ser usadas y activadas por el cuerpo humano a través del baile.

Las palabras también tuvieron un papel fundamental en esta obra. Mensajes poéticos y políticos eran introducidos por Oiticica en estas capas como forma de resistencia a la dictadura militar que padeció Brasil a partir de 1964. Las obras de esta exhibición también son herederas de esta tradición y asumen toda su fuerza. Dani Umpi trasviste los géneros y las disciplinas, afirmándonos la importancia del color y del movimiento.

La experiencia queer en términos locales tiene que ver con un posicionamiento y con un modo de hacer. Una reivindicación de ciertas identidades que escapan a la tradicional. Lo interesante del trabajo de Umpi es que trabaja con arquetipos locales pero no termina de encasillarse en ninguno. Su trabajo oscila entre la figura de las mostras, los duendes, las maricas, lo drag, la figura del clown. Por momentos rosa, por momentos oscura, por momentos tropical, pero siempre en expansión.

Inauguración de la exposición «Ideas en mente», de Dani Umpi, 2020. Cortesía: El Gran Vidrio

Vocales
Arthur Rimbaud

A negro, E blanco, I rojo, U verde, O azul: vocales
algún día diré vuestro nacer latente:
negro corsé velludo de moscas deslumbrantes,
A, al zumbar en tomo a atroces pestilencias,

calas de umbría; E, candor de pabellones
y naves, hielo altivo, reyes blancos, ombelas
que tiemblan. I, escupida sangre, risa de ira
en labio bello, en labio ebrio de penitencia;

U, ciclos, vibraciones divinas, verdes mares,
paz de pastos sembrados de animales, de surcos
que la alquimia ha grabado en las frentes que estudian.

O, Clarín sobrehumano preñado de estridencias
extrañas y silencios que cruzan Mundos y Ángeles:
O, Omega, fulgor violeta de Sus Ojos.

Dani Umpi. Foto: Diego Spivacow

Dani Umpi (Tacuarembó, Uruguay, 1974 – Reside en Montevideo y en Buenos Aires) es un artista dentro de la escena queer del Río de la Plata. Su trabajo es compulsivo, hiperactivo, multidisciplinario, fronterizo, abarcando todos los cruces imaginables entre la industria cultural, la cultura popular, la literatura, la música y las artes visuales.

Opera desde un personaje con tintes auto paródicos, híbrido entre la tradición drag y la performance conceptual. Realiza con regularidad recitales en Uruguay, Argentina, Brasil, Chile y México. Publicó novelas llevadas al cine y al teatro.

Entre sus piezas se destacan grandes trabajos en collages con papel, en constante referencia a artistas del Neoconcretismo brasileño y el Pop Art. Con exuberancia acumulativa y lujuria cromática hace inesperados guiños esotéricos y melodramáticos, especulando entre lo trascendente y lo banal.

Inauguración de la exposición «Ideas en mente», de Dani Umpi, 2020. Cortesía: El Gran Vidrio

Ideas en Mente, de Dani Umpi, se presentó en El Gran Vidrio (Av. Humberto Primo 497, Córdoba, Argentina), del 6 de marzo al 14 de agosto de 2020, bajo la curaduría de Rodrigo Barcos.

Avatar

Rodrigo Barcos

Nace en La Plata, Argentina, en 1991. Egresado del Bachillerato de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata. Actualmente estudia una licenciatura en Políticas Culturales en la UNTREF. Fundador de la galería BÚM en La Plata y Museo Inmaterial en la República de los Niños. Colabora para distintas revistas de arte. Trabaja y vive en Buenos Aires.

Más publicaciones

También te puede interesar

GLOSARIO DE LA PANDEMIA

Esta es una invitación de Artishock a reflexionar sobre COVID-19 a través de la construcción colectiva de un ‘Glosario de la Pandemia’. Funciona así: piensa en una palabra, la primera que te venga a...

Vista de la exposición "Fuerza Diagonal", de Silvia Rivas, en Rolf Art, Buenos Aires, 2019. Foto cortesía de la galería

Silvia Rivas:fuerza Diagonal

Las videoinstalaciones que integran la muestra "Fuerza Diagonal", de Silvia Rivas, recorren la cornisa de lo inminente. Cruzando distintos soportes y materialidades, las obras retoman la investigación iniciada por la artista en su serie...

CÓMO QUEREMOS VIVIR: UNA EXPOSICIÓN COLECTIVA DE EDICIONES DAGA

Ediciones Daga es una plataforma cultural donde entran diseño, arte, moda, fotografía, música, audiovisual, comunicaciones, internet, multimedia, periodismo, cine y cultura. Su director, Alejandro Matamala; su editor, Jorge Losse; su productor Rodrigo Soffia, y…