Skip to content

PEDRO REYES CONVIERTE ARMAS EN CAJAS DE MÚSICA EN SU ÚLTIMO PROYECTO PARA BASILEA

La práctica del artista Pedro Reyes (Ciudad de México, 1972) se centra en el poder de la acción individual y colectiva para instalar reflexiones sobre contingencias políticas, sociales, ecológicas y educativas tanto locales como de carácter global. Para ello, se vale de la arquitectura, la escultura, el video, el performance y la participación.

Una de su serie de trabajos más conocida es aquella que utiliza armas de fuego como materia para, a partir de ellas, construir instrumentos musicales. Ametralladoras, rifles de caza, lanza granadas, revólveres, escopetas y rifles de asalto cambian su forma y el estruendo de su sonido por la musicalidad de marimbas, bajos, guitarras, flautas y panderetas. Se trata de una obra que viene desarrollando en los últimos años para abordar los problemas sistémicos de la industria de armas dentro de un marco pacifista.

Pedro Reyes, Disarm Music Box (Karabiner/Matter), 2020. Vista de la exposición en el Museo Tinguely, Basilea. Foto: Daniel Spehr

La nueva producción vinculada a esta serie se presenta desde el pasado 24 de junio en el Museo Tinguely, en Basilea, Suiza. Bajo el título de Disarm Music Box (2020), Reyes ha reutilizado partes de armas para hacer cajas de música que interpreten fragmentos de melodías de los países donde estas se fabricaron. Para el artista, el proceso de transformar armas en objetos utilitarios y con un fin constructivo o positivo va más allá de lo físico. En esta acción de reciclaje está implícito un gesto metafórico, casi alquímico: transformar un instrumento para la muerte en un instrumento musical que representa el diálogo y el intercambio. “Es importante considerar que muchas vidas se perdieron con estas armas; como en una suerte de exorcismo, la música expulsó a los demonios que poseían, además de ser un réquiem por las vidas perdidas”, comentó una vez.

Disarm Music Box se exhibe junto con su trabajo Disarm (Mechanized) II (2014) en la muestra titulada Return to Sender, la quinta de una serie de exposiciones que buscan entablar un diálogo con la obra Mengele-Dance of Death (1986), de Jean Tinguely. El primer antecedente de estas obras de Reyes es su proyecto Palas Por Pistolas (2007), en el cual el artista fundió 1.527 armas en la ciudad de Culiacán -capital del estado mexicano de Sinaloa- para convertirlas en el mismo número de palas para sembrar la misma cantidad de árboles alrededor del mundo.

Pedro Reyes, Disarm (Mechanized) II, 2014. Vista de la exposición en el Museo Tinguely, Basilea. Foto: Daniel Spehr
Pedro Reyes, Disarm (Mechanized) II, 2014. Vista de la exposición en el Museo Tinguely, Basilea. Foto: Daniel Spehr
Jean Tinguely, Mengele-Dance of Death, 1986 © 2020 ProLitteris Zurich ​​​​​​​Foto: Museum Tinguely, Basilea / Serge Hasenböhler

En 2012, el artista desarrolla Disarm a partir de 6.700 armas confiscadas por el gobierno mexicano, que posteriormente fueron destruidas en Ciudad Juárez. A partir de este material, y ayudado por herreros y músicos, creó, por un lado, una orquesta de 50 instrumentos de viento, cuerda y percusión para ser tocados en vivo por amigos músicos y, por otra parte, instrumentos musicales mecánicos que suenan de forma autónoma o con la ayuda de un computador. Es esta última pieza la que entra en conversación directa con Mengele-Dance of Death: en salas adyacentes del museo se presentan la crítica de Tinguely al totalitarismo y la de Reyes al tráfico de armas y drogas, en una horrible danza de la muerte que viene acabando con la humanidad.

Para Disarm Music Box, Reyes adquirió armas de fabricantes específicos que se pueden encontrar en casi todos los países del mundo. Las cajas de música resultantes tocan piezas clásicas bien conocidas del país de origen del fabricante respectivo. Así, una caja musical hecha con piezas de pistolas Glock interpreta a Mozart, la construida con fusiles Beretta a Vivaldi, y los rifles Karabiner se emparejan con el compositor suizo Mani Matter.

El curador de la exposición es Roland Wetzel, quien trabajó en estrecha colaboración con el artista. Pedro Reyes viajará a Basilea para dar una charla a principios de noviembre, cuando también plantará un castaño frente a la entrada del museo, enlazando así este último proyecto con el que dio su origen, Palas por pistolas.


PEDRO REYES: RETURN TO SENDER

Museo Tinguely, Paul Sacher-Anlage 2, Basilea, Suiza

Del 24 de junio al 15 de noviembre de 2020

También te puede interesar