Skip to content

MARCO MONTIEL-SOTO ABORDA LA CONEXIÓN QUE UNE A CANARIAS CON VENEZUELA

El Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM) de Gran Canaria presenta la exposición Mal de mar hacia un triste trópico: notas sobre la otra isla, del artista venezolano afincado en Berlín Marco Montiel-Soto (Maracaibo, Venezuela, 1976). Comisariada por la historiadora y crítica de arte Lidia Gil Calvo, la muestra se inscribe en el concepto global que orienta al centro de arte canario, la tricontinentalidad, y su compromiso de promover proyectos sobre la temática del mestizaje cultural atlántico, en el que Canarias se sitúa como espacio de cruce de culturas entre tres continentes.

La exposición propone una reflexión sobre la conexión que une a Canarias con Venezuela, dos puntos del planeta alejados geográficamente por más de 5.700 kilómetros de distancia y, al mismo tiempo, unidos entre sí por una tradición histórica vinculada a movimientos migratorios en ambas direcciones, que se conocen a partir de los primeros viajes de Colón hacia tierras americanas, impulsados por los avances en la navegación, los vientos Alisios y las corrientes del Atlántico que facilitan ese vínculo canario-venezolano.

Vista de la exposición “Mal de mar hacia un triste trópico: notas sobre la otra isla”, de Marco Montiel-Soto, en el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), Las Palmas de Gran Canaria, España, 2019. Cortesía del artista
Vista de la exposición “Mal de mar hacia un triste trópico: notas sobre la otra isla”, de Marco Montiel-Soto, en el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), Las Palmas de Gran Canaria, España, 2019. Cortesía del artista

Canarias vivió tras la Guerra Civil en España un fenómeno de emigración clandestina masiva hacia Venezuela, coincidiendo con su auge económico derivado del petróleo. Pero ese flujo migratorio se ha invertido desde finales del siglo XX debido a la compleja situación económica y social por la que atraviesa el país caribeño. Descendientes de las familias que emigraron a Venezuela en busca de un futuro mejor, regresan ahora al Archipiélago ante la imposibilidad de mantener allí una vida digna.

Desde su potente universo creativo, Marco Montiel-Soto habla sobre Venezuela a través de una selección de 82 obras del artista, procedentes, en su mayoría, de su estudio de Berlín, que se complementan con piezas creadas por distintos autores, pertenecientes a las colecciones de la Casa de Colón y de Casa África.

En palabras de la comisaria Lidia Gil Calvo, las creaciones de Montiel-Soto «muestran la complejidad de la historia y en qué medida afecta a los pueblos y su cultura». “Conectando con los trabajos de campo de la arqueología y la antropología, utiliza material recolectado en el lugar, impregnado de vida, como periódicos, monedas, postales, fotografías antiguas, libros, grabaciones de audio y video, y lo transforma artísticamente para cargarlo de contenido crítico y reflexivo”, apunta la comisaria.

Vista de la exposición “Mal de mar hacia un triste trópico: notas sobre la otra isla”, de Marco Montiel-Soto, en el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), Las Palmas de Gran Canaria, España, 2019. Cortesía del artista
Vista de la exposición “Mal de mar hacia un triste trópico: notas sobre la otra isla”, de Marco Montiel-Soto, en el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), Las Palmas de Gran Canaria, España, 2019. Cortesía del artista

El proyecto tiene su punto de partida en dos viajes que el artista venezolano realiza al archipiélago canario “buscando cierto imaginario de su país de origen, inspirado por las expediciones científicas de los exploradores decimonónicos”.

En este sentido, las propuestas artísticas de Montiel-Soto nos introducen también en el legado canario que viajó a América, «recordando ese mal de mar metafórico de las duras travesías que varios miles de emigrantes realizaron en los «veleros fantasmas» hacia el sueño de la que, hasta hace poco, fue considerada como la octava isla”.

Como viajero y migrante, Marco Montiel-Soto se encuentra de forma constante “viajando de regreso” en unas expediciones en las que “la ruta se vuelve imaginaria y el tiempo de viaje es elástico”. Su trabajo artístico explora las intersecciones entre territorios políticos y poéticos, patria, tradiciones, economía, arqueología, religión, mitos, muerte, cosmos y caos. Sus instalaciones son una creolización de estructuras arquitectónicas, objetos encontrados, composiciones sonoras, videos, fotografías, dibujos, collages, textos y mapas.

MARCO MONTIEL-SOTO: MAL DE MAR HACIA UN TRISTE TRÓPICO: NOTAS SOBRE LA OTRA ISLA

Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), San Antonio Abad del Cabildo de Gran Canaria, c/ Los Balcones 11, Vegueta, Las Palmas de Gran Canaria, España

Del 9 de agosto al 20 de octubre de 2019

Compartir

También te puede interesar

JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ-DIEZ: CHIVIADOS

La Galeria Estrany–de la Mota presenta la cuarta exposición individual de José Antonio Hernández-Diez (Caracas, Venezuela, 1964), titulada Chiviados. Una apuesta por un posminimalismo low-tech que, a partir de desplazamientos semánticos y con una...

OSCAR ABRAHAM PABÓN: POSIBILIDAD Y REPETICIÓN

Repetición y posibilidad son conceptos que se hacen evidentes en las obras que presenta actualmente el artista venezolano Oscar Abraham Pabón en la galería Martin van Zomeren, en Amsterdam.