Skip to content

SOFÍA DEL PEDREGAL: LO ABIERTO

[et_pb_section bb_built=»1″][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.2.2″]

«Oh, este es Richard Tuttle… él está interesado en la impermanencia en el arte», comentó irónicamente un crítico al encontrarse con una serie de papeles octogonales adheridos a las paredes de un museo en Dallas. «¡¿Qué es más permanente que lo invisible?!» le respondió, ofuscada, la galerista norteamericana Betty Parsons. Para Richard Tuttle, en toda expresión artística debe existir una consideración de su contraparte; en el caso de la pintura y la escultura, algo que dé cuenta de la presencia de lo invisible, lo opuesto a la experiencia visual.

Las pinturas que componen Lo abierto de Sofía del Pedregal (Concepción, Chile, 1989) siguen de cerca el procedimiento de la variación, a la manera en que Raymond Queneau realizó, en 1947, sus Ejercicios de estilo. Como en el libro del escritor oulipiano, las pinturas de Sofía giran en torno a una primera composición que oficia de base o pilar, de la cual proliferan múltiples versiones, una secuencia potencialmente infinita. El punto de partida: un paisaje costero en cuya arena reposan fragmentos que, con la languidez de un veraneante, no se animan a revelar qué son ni de qué están hechos. Si bien estos pedacitos de algo conviven con elementos plenamente reconocibles -mar, cielo, rocas y plantas-, al escabullirse su referente, la imaginación, de pronto, se sacude; reclama un lugar y abre la puerta a la elucubración. A partir de este primer motivo, se despliega una serie de traducciones, algunas más sutiles que otras.

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=»3.2.2″ src=»https://artishockrevista.com/wp-content/uploads/2019/07/7.jpg» show_in_lightbox=»on» alt=»Vista de la exposición %22Lo Abierto%22, de Sofía del Pedregal, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2019. Foto: Felipe Ugalde» title_text=»Vista de la exposición %22Lo Abierto%22, de Sofía del Pedregal, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2019. Foto: Felipe Ugalde» /][et_pb_image _builder_version=»3.2.2″ src=»https://artishockrevista.com/wp-content/uploads/2019/07/4.jpg» show_in_lightbox=»on» alt=»Vista de la exposición %22Lo Abierto%22, de Sofía del Pedregal, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2019. Foto: Felipe Ugalde» title_text=»Vista de la exposición %22Lo Abierto%22, de Sofía del Pedregal, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2019. Foto: Felipe Ugalde» /][et_pb_image _builder_version=»3.2.2″ src=»https://artishockrevista.com/wp-content/uploads/2019/07/8.jpg» show_in_lightbox=»on» alt=»Vista de la exposición %22Lo Abierto%22, de Sofía del Pedregal, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2019. Foto: Felipe Ugalde» title_text=»Vista de la exposición %22Lo Abierto%22, de Sofía del Pedregal, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2019. Foto: Felipe Ugalde» align=»center» /][et_pb_text _builder_version=»3.2.2″]

En las pinturas sobre cartón tamaño postal, por ejemplo, fragmentos, rocas y plantas desaparecen, y la ausencia de olas revela un mar que apenas se anima a apoyar sus bordes en tierra firme. El horizonte y su infinitud adquieren protagonismo, aludiendo a uno de los posibles sentidos de lo abierto. En la pintura sobre tela, que resalta por su gran formato, las modulaciones son leves pero desorientadoras; sombras sobre la arena delatan volúmenes (formas más constituidas), a la vez que atraen indicialmente al sol, uno de los grandes ausentes de estas imágenes. En otro conjunto, el ejercicio de sustracción ocurre en sentido inverso: retirado el paisaje, lo que quedan son manchas y figuras suspendidas sobre el silencio del papel. A partir de este ejercicio de desasimiento, se podría pensar que las pinturas transitan en torno a un vacío que, a la vez, se encargan de componer. Se trata, eso sí, de una composición inestable, impermanente como la arena de un karesansui (un jardín seco japonés), o los papeles octogonales de Richard Tuttle.

En Ejercicios de estilo, más que el relato inicial -que, por lo demás, cuenta una anécdota totalmente nimia- lo central es la variación, la deriva que ocurre al pasar las páginas del libro, las relaciones que de pronto afloran entre estilo y estilo. Algo similar ocurre con las pinturas de Lo abierto. En lugar de una imagen que da pie a una deriva, lo fundamental del conjunto se ubica en las modulaciones generadas entre cada imagen, en los espacios que, a pesar de las tonalidades que establecen cierta familiaridad, terminan por desorientar. ¿Cuál primera? ¿Qué lugar? ¿Qué? La pintura y su contraparte, lo visible y lo invisible.

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=»3.2.2″ src=»https://artishockrevista.com/wp-content/uploads/2019/07/10.jpg» show_in_lightbox=»on» alt=»Vista de la exposición %22Lo Abierto%22, de Sofía del Pedregal, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2019. Foto: Felipe Ugalde» title_text=»Vista de la exposición %22Lo Abierto%22, de Sofía del Pedregal, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2019. Foto: Felipe Ugalde» align=»center» /][et_pb_image _builder_version=»3.2.2″ src=»https://artishockrevista.com/wp-content/uploads/2019/07/DSC4633.jpg» show_in_lightbox=»on» alt=»%22Lo Abierto%22, de Sofía del Pedregal, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2019. Foto cortesía de la artista» title_text=»%22Lo Abierto%22, de Sofía del Pedregal, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2019. Foto cortesía de la artista» align=»center» /][et_pb_text _builder_version=»3.2.2″]


La exposición Lo abierto, de Sofía del Pedregal, estará abierta hasta el domingo 7 de julio de 2019, en Espacio Andrea Brunson, Sancho de la Hoz 3440, Vitacura, Santiago de Chile.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Megumi Andrade Kobayashi

Nace en 1985. Doctora en Estudios Americanos IDEA-USACH. Magíster en Estudios de la Imagen de la Universidad Alberto Hurtado y Magíster en Literatura de la Universidad de Chile. Enseña en la Licenciatura en Artes Visuales de la Universidad Finis Terrae y la Licenciatura en Teoría e Historia del Arte de la Universidad Alberto Hurtado. Dirige el Grupo de Publicaciones Artísticas (GPA) de la Facultad de Artes de la Universidad Finis Terrae. Fundó, junto a Felipe Cussen y Marcela Labraña, La oficina de la nada.

Más publicaciones

También te puede interesar

Rodrigo Lobos, Miembro fantasma, gato y Arauco, 2018, arpillera y silicona de platino, 92 x 122 cms. Cortesía del artista y Die Ecke Arte Contemporáneo, Santiago

Rodrigo Lobos:valle de Silicona

Las ideas de entrega/sacrificio y martirio/explotación están rondando las imágenes. Todos estos símbolos no creo que sean tan importantes como parecen. Son exactamente lo que son, re-formados para contar historias en un tono de...