Skip to content

Angel Otero:everything And Nothing

El puertorriqueño Angel Otero (Santurce, 1981) ha ido contra la narrativa de la historia del arte con sus seductores lienzos y objetos hechos con porcelana y acero. El artista pone a prueba constantemente la elasticidad de los venerables cánones artísticos, mientras oscila entre los recuerdos familiares y el inmenso gesto de la pintura y la escultura. Al explorar el territorio expansivo de la tradición artística, Otero nos ofrece un amplio muestrario de ideas que han informado tanto el contenido de su trabajo como su composición y procesos materiales.

Angel Otero: Everything and Nothing (Ángel Otero: Todo y Nada), la individual del artista que se presenta actualmente en el Contemporary Arts Museum Houston (CAMH), en Texas (EEUU), narra la evolución de su práctica hasta la fecha. La exposición presenta cuatro cuerpos de trabajo creados por Otero entre 2006 y 2015, incluyendo sus conocidas “pinturas de piel” y “pinturas de transferencias”, sus primeros trabajos creados con silicio y collage, así como algunas de sus esculturas.

En la muestra se pueden apreciar todos los aspectos de la práctica del artista. La exposición reúne trabajos creados casi a lo largo de una década, lo que permite considerar los temas abiertos, así como los más subyacentes y sutiles, de su obra. Otero recurre a la geografía y la historia familiar como referencias en su trabajo. La idea de la abstracción le resonó cuando visitó el Museo de Arte de Ponce y vio las pinturas de su colega puertorriqueño Arnaldo Roche, cuyo trabajo dejó una huella indeleble en él.

Otero ofrece nuevas dimensiones al campo de la pintura abstracta. Las «pinturas de piel» por las que es más conocido emergen de un proceso exploratorio (de hecho, del «fracaso»). Las obras se inspiran en pinturas icónicas de la historia del arte, particularmente del período barroco. Para crear las “pinturas de piel», Otero comienza por recrear al óleo obras maestras bien conocidas sobre grandes láminas de plexiglás, que luego destruye para hacer otros trabajos despegando la “piel” de pintura al óleo y colándola sobre un lienzo nuevo, dejando así la imagen original completamente oscurecida o apenas visible.

Las «pinturas de transferencia» se realizan proyectando una fotografía digitalizada sobre un lienzo para crear una plantilla, delineando partes de la imagen en silicona, aplicando pigmento de grafito a la silicona y comprimiendo la superficie con Plexiglás. Generalmente de gran escala, estas obras se basan en fotografías antiguas que el artista ha recolectó durante una visita a Puerto Rico.

“Me inspiro en la historia del arte al mismo tiempo que la reto o cuestiono. Aunque algunas obras revelan un acercamiento romántico, relacionado con la memoria o lo personal, no estoy interesado en la narración: las experiencias o memorias se convierten en el pretexto para la construcción de la obra.  Estoy influenciado por los gestos enérgicos del expresionismo abstracto y la pintura clásica, lo material y el proceso. Busco una tensión entre temas clásicos y contemporáneos de la pintura”, dice Otero.

Las esculturas de Otero comenzaron como piezas rotas de porcelana y masas de arcilla sin cocer que luego colocó en grandes fragmentos de puertas de hierro forjado que encontró en tiendas de antigüedades o en las calles. Este proceso fue tan nuevo y experimental que algunos estudios no le permitieron utilizar sus hornos, así que compró el suyo y lo colocó en su estudio. Mediante ensayo y error, una vez más descubrió un nuevo método y una estética distintiva.

En esta muestra en el CAMH, queda en evidencia que el trabajo y las intenciones de Otero se pronuncian y desmitifican, que lo que inicialmente parecen líneas de producción y compromisos conceptuales dispares se fusionan repentinamente en una continua extrapolación de imágenes a la vez íntimas e icónicas. Otero excava profundamente en los repositorios corporales, culturales e intelectuales que lo han moldeado como artista. El uso que hace de estos repositorios le permite proyectar la historia del arte en un esfuerzo por afirmar su propio lugar a lo largo de su compleja narrativa. Esta lucha ha sostenido sus esfuerzos creativos durante la última década y promete seguir impulsándolo en el futuro.

ANGEL OTERO: EVERYTHING AND NOTHING

Contemporary Arts Museum Houston (CAMH),Texas, EEUU

Hasta el 19 de marzo de 2017

Compartir

También te puede interesar

Top Ten 2010

Artishock celebra los puntos álgidos del arte contemporáneo a lo largo del 2010 a través de listas TOP TEN elaboradas por Idurre Alonso, curadora del Museo de Arte Latinoamericano (Molaa); Carmen Momberg, directora Kunst.cl; Trinidad Fombella,…

Yisa y Mauricio Garrido

Artistas a los Artistas es una sección en la que dos artistas conversan de forma causal o formal, en vivo o por correo electrónico, sobre temas de su interés. La sección arranca con esta correspondencia…