Skip to content

Pablo Concha:mapocho

El proyecto Mapocho, de Pablo Concha, se instala en un campo de experimentación que recorre irónicamente la producción escultórica y el emplazamiento público monumental. Considerando el cruce estético y político de estas dos problemáticas el artista ha trabajado, a nivel figurativo-objetual, la construcción de 7 obras hechas en madera de roble americano y pino oregón. Cada una de las piezas ha sido esculpida con una moto-sierra; luego, han sido selladas con barniz incoloro y, finalmente, pintadas con esmalte sintético para automóviles.

En una primera instancia y en lo que refiere a lo escultórico, cada una de estas obras se desliza por un cauce profano del gusto kitsch, una desacralización temática de lo monumental y, abiertamente, una contradicción entre la naturaleza orgánica del material y las formas que fueron sonsacadas de éste. La violencia pictórica y técnica del procedimiento con moto-sierra recupera en sentido paródico el oficio artesanal, y lo contrasta con la síntesis dada por la banalidad de la forma y su estatuto monumental. En un segundo plano de intervención, este procedimiento interpela la geografía de Santiago de Chile y el emplazamiento público de la escultura. En efecto y desde un principio, este proyecto ha sido elaborado con la finalidad de que las piezas —una vez terminada su exposición en el espacio de residencia— fuesen incorporadas en puntos estratégicos de la ciudad de Santiago. La desterritorialización final de las piezas seguirá un régimen cartográfico, que consiste en superponer la planta arquitectónica de la galería sobre el mapa de Santiago, asignando así dentro de la ciudad un site specif  para cada uno de las piezas.

PABLO CONCHA: MAPOCHO

Sagrada Mercancía, Santiago de Chile.

Hasta el 21 de octubre de 2016

También te puede interesar

Basco Vazko:hoy es Viernes y mi Cuerpo lo Sabe

«El artista de los graffiteros» es el sobrenombre con que se designa popularmente a Basco Vazko en las redes. Aunque ahora que lo pienso, Basco Vazko es también un sobrenombre en sí mismo. No…

La Astucia de la Vitrina

A estas alturas del año, nadie puede negar que la escena santiaguina esta inapetente, agotada y gobernada por un docena de académicos que amancebados en sus reducidos espacios añoran relucir su (des)conocimiento más en…