Skip to content

CAMILA RAMÍREZ Y RAFAEL GUENDELMAN: TODO VA A ESTAR BIEN

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Galería Metales Pesados Visual (Santiago de Chile) presenta la muestra Todo va a estar bien, de los chilenos Camila Ramírez (1988) y Rafael Guendelman (1987). Con dos obras acordes a sus posturas políticas —y como en una especie de laboratorio abierto—los artistas abordan conceptos polares, tales como segregación e inclusión, y posibilidad e imposibilidad. Además, trabajan con la reducción de las formas y el aislamiento de elementos, técnicas que acentúan la dimensión crítica de sus obras.

De esta manera, la investigación de Rafael Guendelman aborda la problemática vigencia del muro en su función de delimitación del espacio —expresada en ideas como las de soberanía y espacio privado—, es decir, el muro en su naturaleza de defensa de lo privado y segregación de “lo otro”, de lo ajeno. Por tanto, la propuesta del artista se enmarca en una crítica a la anacrónica idea de frontera, particularmente en un mundo donde la migración y los flujos humanos son cada vez más habituales, así como las nuevas tecnologías y modos de comunicación permiten vínculos que superan las barreras físicas de antaño. En ese sentido, su obra 110 Fortalezas: Estrellas en pie, presenta una tipología de las ciudades amuralladas que persisten hasta el día de hoy: las fortalezas estrellas que quedaron obsoletas con la inclusión de la aviación militar y que hoy perduran como ruinas en las vistas satelitales.

Desde una perspectiva similar, en su obra Puntas y líneas sobre un plano se despliega una serie de reproducciones en cerámica de distintas puntas de rejas; aquellas que se pueden observar habitualmente en las casas y construcciones de Santiago. De este modo, en ambas obras se pretende pensar en aquellos patrones formales asociables a la noción de amenaza, pero que sin embargo preservan un afán de canon visual.

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=»Imagen» src=»https://artishockrevista.com/wp-content/uploads/2016/10/Fortalezas-estrella-1024×659.jpg» alt=»Rafael Guendelman. 110 Fortalezas: Estrellas en pie. Parte de la muestra: Todo va a estar bien. Galería Metales Pesados Visual, Santiago de Chile, 2016. Foto cortesía del artista. » title_text=»Rafael Guendelman. 110 Fortalezas: Estrellas en pie. Parte de la muestra: Todo va a estar bien. Galería Metales Pesados Visual, Santiago de Chile, 2016. Foto cortesía del artista. » show_in_lightbox=»on» url_new_window=»off» use_overlay=»off» animation=»off» sticky=»off» align=»center» force_fullwidth=»off» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid» /][et_pb_image admin_label=»Imagen» src=»https://artishockrevista.com/wp-content/uploads/2016/10/Foto-obra-Rafael-Guendelman-1024×683.jpg» alt=»Rafael Guendelman. Puntas y líneas sobre un plano. Parte de la muestra: Todo va a estar bien. Galería Metales Pesados Visual, Santiago de Chile, 2016. Foto cortesía del artista.» title_text=»Rafael Guendelman. Puntas y líneas sobre un plano. Parte de la muestra: Todo va a estar bien. Galería Metales Pesados Visual, Santiago de Chile, 2016. Foto cortesía del artista.» show_in_lightbox=»on» url_new_window=»off» use_overlay=»off» animation=»off» sticky=»off» align=»center» force_fullwidth=»off» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid» /][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Por otro lado, las obras de Camila Ramírez se concentran principalmente en la reconstrucción de imaginarios sociales. En particular aquellas relaciones materiales y simbólicas que caracterizan a un colectivo, tanto en sus dinámicas como en sus desafíos, temores y anhelos. Así, a través de objetos que proponen y a la vez cuestionan la premisa utópica de ciertas ideologías, la artista desarticula aquellas consignas sociales que se vacían, desplazan y restituyen de potencia cuando parecen posibles. Aquel grado de imposibilidad instala lo lúdico como un elemento que remueve en sus obras la relación entre arte y juego, construyendo certezas y contradicciones en torno a la labor del artista y su relación con el medio social. De tal suerte, la obra Pasatiempo se compone de tres impresiones Giclée sobre papel de algodón. Tales imágenes utilizan la misma estrategia gráfica de una “sopa de letras”, pero esta vez para demandar el encuentro de tres palabras (comunidad, socialismo y utopía), en una cuadrícula de letras que sólo ofrece resultados erráticos.

De una forma similar, la obra ¿Cómo explicárselo a un niño? enfatiza la noción de lo colectivo, con un bloque de 100 palitroques rojos enfrentados a una solitaria bola de madera que amenaza con derribar dicho grupo. La ventaja numérica y la distribución de los palitroques en el espacio se instalan como promesas a no ser derrotados: a pesar del desplome de unos cuantos, será imposible la caída de todos.

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=»Imagen» src=»https://artishockrevista.com/wp-content/uploads/2016/10/Detalle-port3-799×1024.jpg» alt=»Camila Ramírez. Pasatiempo. Parte de la muestra: Todo va a estar bien. Galería Metales Pesados Visual, Santiago de Chile, 2016. Foto cortesía de la artista.» title_text=»Camila Ramírez. Pasatiempo. Parte de la muestra: Todo va a estar bien. Galería Metales Pesados Visual, Santiago de Chile, 2016. Foto cortesía de la artista.» show_in_lightbox=»on» url_new_window=»off» use_overlay=»off» animation=»off» sticky=»off» align=»center» max_width=»500px» force_fullwidth=»off» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid» /][et_pb_image admin_label=»Imagen» src=»https://artishockrevista.com/wp-content/uploads/2016/10/Foto-obra-Camila-Ramirez-1024×683.jpg» alt=»Camila Ramírez. ¿Cómo explicárselo a un niño?. Parte de la muestra: Todo va a estar bien. Galería Metales Pesados Visual, Santiago de Chile, 2016. Foto cortesía de la artista. » title_text=»Camila Ramírez. ¿Cómo explicárselo a un niño?. Parte de la muestra: Todo va a estar bien. Galería Metales Pesados Visual, Santiago de Chile, 2016. Foto cortesía de la artista. » show_in_lightbox=»on» url_new_window=»off» use_overlay=»off» animation=»off» sticky=»off» align=»center» force_fullwidth=»off» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid» /][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»dark» text_orientation=»left» background_color=»#757575″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid» custom_padding=»25px|25px|25px|25px»]

CAMILA RAMÍREZ Y RAFAEL GUENDELMAN: TODO VA A ESTAR BIEN

Galería Metales Pesados Visual, Santiago de Chile.

Hasta el 9 de octubre de 2016

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

También te puede interesar

R@STROS, UNA POLÍTICA ARQUEOLÓGICA DE LA CONTEMPORANEIDAD

Curada por José de Nordenflycht, la colectiva congrega la obra reciente de nueve artistas que desarrollan sus prácticas desde la región de Coquimbo: Tatiana Alfaro, Mauro Álvarez, Paz Alvial & Juan Alvear, Claudia Campos,...

Vista de la exposición "La revolución de las formas. 60 años de arte abstracto en Chile", en el CCLM, Santiago, 2017. Foto: Cyril Pérez. Cortesía: Centro Cultural La Moneda

RAMÓN CASTILLO SOBRE EL ARTE ABSTRACTO QUE SÍ TUVO CHILE

El Centro Cultural La Moneda (CCLM) presenta una exposición que reúne, de forma inédita, alrededor de 214 obras pertenecientes al periodo de Abstracción desarrollado en Chile entre 1920 y 1980 aproximadamente. A propósito de...