Skip to content

PRIMERA EXPOSICIÓN MONOGRÁFICA DE CALDER EN LOS ÁNGELES

Los Angeles County Museum of Art (LACMA) presenta Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic (Calder y la abstracción: de las vanguardias a lo icónico), la primera presentación monográfica de la obra de Alexander Calder en un museo de Los Angeles. Tomando como brújula la escultura de Calder a gran escala Three Quintains (Hello Girls), una fuente site-specific que hizo por encargo del museo en 1964, la muestra reúne casi medio centenar de esculturas abstractas, incluidos los móviles, stábiles y maquetas para las obras exteriores de gran escala, que abarcan más de cuatro décadas de trayectoria del artista.

«Calder es reconocido como uno de los grandes pioneros de la escultura modernista, pero su contribución al desarrollo de la escultura abstracta moderna -cargada de belleza y humor- ha sido durante mucho tiempo subestimada por los críticos. Calder era considerado parte de la vanguardia europea. Fue amigo de André Breton, Marcel Duchamp, Joan Miró y Piet Mondrian, y exhibió junto a Jean Arp, Wassily Kandinsky, Fernand Léger y muchos de los surrealistas. Sus inventos radicales se mueven fácilmente entre opuestos aparentes: la vanguardia y lo icónico, lo geométrico y lo orgánico, el arte y la ciencia… una trastocada anárquica del paradigma escultórico», dice la curadora principal de Arte Moderno del LACMA, Stephanie Barron, a cargo de la muestra.

Calder and Abstraction traza la evolución de la abstracción en la práctica escultórica del artista. Con un orden cronológico flexible, presenta los aspectos más destacados de la obra de Calder, desde sus primeras obras abstractas, pasando por su cada vez más prolífica producción de la década de 1940, hasta sus posteriores encargos públicos. La gracia y elegancia presentes en estas obras resuenan aún entre muchos artistas contemporáneos -notoriamente sus móviles como precursores del «dibujo en el espacio»-, y son objeto de continuo estudio por parte de teóricos y críticos (sin contar el ávido interés del mercado secundario y sus coleccionistas).

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

 

La exhibición pone en evidencia el particular estilo abstracto de Calder, más próximo a las formas orgánicas, biomórficas, y las curvaturas de, por ejemplo, Miró, que a la rigidez de la retícula y las líneas rectas de Piet Mondrian, a pesar de que fue éste artista quien le reveló «lo abstracto». Afirmaría una vez Calder: «Bueno, los arqueólogos dirán que hay un poco de Miró en Calder y un poco de Calder en Miró».

Esta muestra también asoma el interés de Calder por la astronomía, una preocupación compartida por algunos de los artistas de la vanguardia, y que se hace presente en sus obras de los años 30, como Gibraltar, cuya estructura sugiere un sistema solar personal. Calder estaba fascinado con la representación de la naturaleza y con el cosmos como algo potente y lleno de energía: «Cuando he utilizado esferas y discos (…) éstos deberían representar más de lo que simplemente son (…) La tierra es una esfera, pero también tiene gas, volcanes y la luna haciendo círculos alrededor de ella (…) Una bola de madera o un disco de metal es más bien un objeto opaco y sin este sentido de algo que emana de él».

Para Calder fue crucial visitar el estudio del artista Piet Mondrian en 1930. Calder acredita a Mondrian de presentarle el término «abstracto», de proporcionarle el catalizador de una nueva fase en su práctica. Calder después describió la visita como fundamental en su evolución hacia la abstracción: «La visita me dejó en shock (…)  Aunque antes había oído la palabra ‘moderno’, no sentía o conocía conscientemente el término ‘abstracto’. Así que ahora, a los 32 años, quiero pintar y trabajar en lo abstracto».

La década posterior a su encuentro con Miró y Mondrian demostró ser la más radical de su carrera. Abrazó la noción surrealista de integrar el azar en sus obras, además de la idea constructivista de que la pintura y la escultura deben ser liberadas de sus limitaciones habituales, tales como la gravedad y la masa escultórica tradicional. Fue entonces que desarrolló sus dos singulares tipologías: el móvil, un término acuñado por Marcel Duchamp después de una visita a la casa y taller de Calder en 1931; y el stábile (escultura estable), nombrado por Jean Arp en 1932.

Eucalyptus (1940), uno de los primeros móviles del período maduro de Calder, fue creado durante la Segunda Guerra Mundial. La pieza puede ser vista como una composición de formas biomórficas violentas, torturadas, que sugieren bocas abiertas, partes del cuerpo, órganos sexuales y armas siniestras. Los stábiles, que se desarrollaron junto a los móviles pero llegaron a la plena madurez más tarde en su carrera, son esculturas abstractas estacionarias, a menudo con móviles conectados a ellas (los móviles de pie, o standing mobiles). En varias de las obras de Calder a partir de la década de los 40 -la más prolífica de su producción- se mezclan con eficacia las formas móviles y estables, como se ve en Laocoön (1947).

A mediados de la década de 1950, Calder comenzó a trabajar con acero de un cuarto de pulgada (más grueso que el aluminio que había usado durante la década de 1940), lo que le permitió construir esculturas más grandes, ambiciosas y duraderas, y lo situó como un colaborador ideal de los arquitectos para crear obras para espacios públicos. Con las comisiones de la ciudad de Spoleto, Italia (1962), la Expo de Montreal (1967) y Grand Rapids, Michigan (1969), Calder comenzó una producción prácticamente sin respiro de esculturas públicas, hasta su muerte en 1976.

Calder and Abstraction fue organizada en colaboración con la Fundación Calder, Nueva York. El diseño de la exposición es del afamado arquitecto Frank Gehry, quien ha dispuesto en las salas paredes ligeramente curvas para enmarcar las esculturas y evocar la armonía entre arte y arquitectura, enfatizando la naturaleza orgánica de las obras de Calder.

Después de su presentación en Los Ángeles, la exposición viaja al Museo Peabody Essex, en Salem, MA (del 6 de septiembre de 2014 al 4 de enero de 2015).

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

Vista de la exposición Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 2014 © Calder Foundation, Nueva York, Artists RIghts Society (ARS), NY. Foto: © Fredrik Nilsen

 

Calder and Abstraction: From Avant-Garde to Iconic

Los Angeles County Museum of Art (LACMA), California, en cooperación con The Calder Foundation, Nueva York

Hasta el 27 de julio de 2014

 

También te puede interesar

Aldo Chaparro:golden Years

La galería Casado Santapau presenta Golden Years, segunda exposición individual del artista peruano Aldo Chaparro en Madrid, con obras inéditas basadas en la interacción de medios como la pintura, escultura y arquitectura, donde los...

Gerardo Pulido

Desde sus primeros trabajos realizados hacia 1998, Gerardo Pulido (Chile, 1975) ha mostrado cierto pragmatismo al enfrentar la realización de una obra. Ante la pregunta de qué conforma fundamentalmente el arte, parece responder: «su materialidad». Sin embargo,…