Skip to content

Hamish Fulton:atacama 1234567

Por primera vez exhibiendo en América Latina, el artista británico Hamish Fulton presenta uno de sus últimos proyectos de caminatas, ocurrido en el Desierto de Atacama, en el norte de Chile. Invitado por Plataforma Atacama, este proyecto consistió en la realización de siete ascensos al cerro Jorquencal, durante catorce días, en la pequeña localidad de Machuca. Este lugar, que tiene sólo seis habitantes permanentes, se transformó en el escenario perfecto para que Fulton desarrollara su patrón de caminatas de repetición, generando un nuevo walking project.

Atacama_pg42-600x431

Amish Fulton, Atacama 1234567, 2012. Imágenes cortesía de Galería Nara Roesler

El trabajo artístico de Hamish Fulton, quien viene realizando caminatas desde finales de los años sesenta, es posible de comprender como un proceso. Fulton no se mantuvo ajeno a las influencias de una época que evidenciaba el paso desde las actitudes formalistas del arte –representado en el minimalismo- hacia la idea de una desmaterialización del mismo, que cobraba sentido en las incipientes muestras del arte procesual. El arte minimal se concentraba cada vez menos en la “realización del objeto hacia el proyecto operativo de éste” [1]. Este proceso, esta experiencia de caminar que ha desarrollado Fulton, no resulta de un ejercicio azaroso, sino más bien, de una cuidada idea donde el artista pone en efecto varias de sus “reglas” autoimpuestas que tienen que ver con orden, formas, relaciones numéricas y una aguda observación del nuevo entorno al que se enfrenta.

Atacama_pg43-442x600

Hamish Fulton, Atacama 1234567, 2012. Imágenes cortesía de Galería Nara Roesler

Atacama_pg44-458x600

Hamish Fulton, Atacama 1234567, 2012. Imágenes cortesía de Galería Nara Roesler

Atacama_pg47-600x432

Hamish Fulton, Atacama 1234567, 2012. Imágenes cortesía de Galería Nara Roesler

Fulton es capaz de solucionar en el camino, pero siempre teniendo muy claro qué es lo que está por experimentar. Aún cuando durante mucho tiempo se le ha querido encasillar dentro de corrientes artísticas como el Land Art (EEUU) o Outdoors Sculpture (Reino Unido), el artista es enfático al aclarar que él es un walking artist. El hecho de que el arte saliera de los ateliers y estas experiencias al aire libre cobraran gran importancia hacían suponer que Fulton formara parte de alguno de estos movimientos, sin embargo, él se sabe ajeno a estos. Su motor es caminar, y la experiencia de la caminata es su forma de hacer arte; lo que lo moviliza es la experiencia vívida del arte. En ella su encuentro con el paisaje resulta de una práctica amable, donde el artista no pretende dejar huella ni abarcarlo todo frenéticamente como haría un turista frente a un lugar desconocido.

El interés de Fulton pasa por observar atento las condiciones del entorno y sumarse a las condiciones que la naturaleza le va ofreciendo en cada nueva experiencia. A diferencia de los artistas del Land Art, como Robert Smithson, quienes toman del territorio su materia prima para crear obras, o los pertenecientes a la corriente del Outdoors Sculpture, quienes elaboran grandes esculturas que permanecen insertas en el paisaje, Fulton hace hincapié en mantener el principio ético del wilderness: “no dejar rastro”. En este sentido y conociendo las experiencias que ha desarrollado a lo largo de su producción artística, sin duda la mejor definición respecto a su práctica es la de walking artist, pero al querer clasificar su obra, podríamos generar un mejor vínculo a lo que Miwon Kwon define como site oriented practices [2].

Desde 1972, Fulton ha realizado siete caminatas en territorio latinoamericano y sólo ha exhibido una vez en ciudad de México. De sus experiencias anteriores en América del Sur destacan un viaje a Perú y Bolivia vía Chile con Richard Long, donde visita las líneas de Nazca y asciende hasta 2000 pies en Illampu, Bolivia (1972); una caminata en Bolivia junto a Richard Long (1981); un intento de ascenso al Aconcagua por el lado argentino donde no logra llegar a la cima por imprevistos climáticos y tiene que devolverse aproximadamente mil metros antes de la cima (1998); un nuevo ascenso al Aconcagua por el lado argentino, donde si consigue llegar a la cima (2003), y la más reciente experiencia, su caminata por el desierto de Atacama con ascenso al volcán Licancabur por el lado boliviano (2012), invitado por Plataforma Atacama.

Atacama_pg62-600x425

Hamish Fulton, Atacama 1234567, 2012. Imágenes cortesía de Galería Nara Roesler

De ésta, su reciente experiencia en Chile instalado en Machuca, con ascensos día por medio al cerro Jorquencal, intercalados con un día de caminatas puerta a puerta del cuarto que habitaba, que se transformaron en días de nuevas caminatas, Fulton fue conociendo la cotidianidad del nuevo lugar. Va reconociendo sus habitantes y el paso de los días va generando patrones de conductas repetitivas, que involucra tanto a quienes conviven en el poblado como cuestiones más geográficas que tienen que ver con el movimiento del sol y como éste también va denotando sus cambios en la reiteración de los días.

La muestra ATACAMA 1234567, que se presenta en Galería Nara Roesler, es una mezcla de trabajos que incorpora sus ya mencionadas experiencias de caminata en América Latina, el resto del mundo, y la reciente experiencia en el Desierto de Atacama. A través de sus textos de muro, fotografías, anotaciones y observaciones del paisaje al que se enfrenta al hacer sus caminatas, Fulton va dando cuenta de un proceso que narra su experiencia vital como artista. La experiencia del caminar está guardada con el artista, y en la exhibición al espectador se le invita a imaginar y completar esa experiencia a través de las formas, textos e imágenes que transforman el paisaje en visualidad.

TEXTO CURATORIAL POR ALEXIA TALA

___________________________________________________________________________________

Hamish Fulton: Atacama 1234567

Galería Nara Roesler – Roesler Hotel # 22, Sao Paulo, Brasil

Del 2 de abril al 23 de junio de 2013

Curaduría: Alexia Tala


[1] Ana María Guach. El Arte último del Siglo XX.  Del posminimalismo a lo multicultural. Pág. 28
[2] Sobre site oriented practices consultar Kwon, M., One place after another. Cambridge: The MIT Press, 2004

También te puede interesar

EN_REGISTRO_VIDEO_ SANACIÓN_MEMORIA

La muestra "en_ registro_ video_ sanación _memoria_" nos presenta miradas íntimas a diversos procesos de sanación, reconexión y búsqueda personal, desde el marco de Latinoamérica. La exhibición explora tanto prácticas ancestrales como ejercicios introspectivos...

Observaciones Marcianas

La idea de una civilización multi-planetaria, cuando se piensa desde el calentamiento global, no parece tan absurda, pero la noción de poder hacerlo mediante la riqueza infinita de una persona juega entre el ego...