Skip to content

PUBLICACIONES, NUEVOS MODELOS EDITORIALES Y SU CONTRIBUCIÓN EN LOS DISCURSOS DEL ARTE CONTEMPORÁNEO

El sábado 29 de septiembre, desde las 13:30 a las 14:30 horas, se reunieron en el programa Auditorio de la Feria Ch.ACO tres representantes de editoriales independientes contemporáneas: los artistas visuales Francisca Sánchez e Ignacio Gumucio (Chile), del colectivo editorial vaticanochico Julián Rodríguez (España), de la galería Casa sin Fin y Editorial Periférica. Moderó Alejandra Villasmil (Chile), en calidad de editora de Artishock. La conferencia se fue llenando poco a poco, tanto de oyentes como de comentarios y temas a discutir. Hubo que finalizar un tanto abruptamente cuando el tiempo estaba encima, lo cual señala las muchas inquietudes que estos temas están despertando en tiempos donde tanto se gusta hablar del “fin del libro”.

Charla-Chaco-Sebastian_valenzuela-600x400

Francisca Sánchez y Alejandra Villasmil. Todas las fotos son de Sebastián Valenzuela

Los participantes son personas creativas además de participar dentro del mundo editorial, todos artistas visuales salvo Julián Rodríguez, quien es escritor de ficción y no ficción publicado por Mondadori. Parece importante recordar este punto a la hora de seguir el siguiente breve resumen de la conversación, pues los puntos de vista que emergerán aquí son sin duda de quienes viven el día a día el mundo del arte.

MG_6230Sebastian_valenzuela-600x400

Ignacio Gumucio y Francisca Sánchez de vaticanochico

Comenzamos con Vaticanochico, un proyecto de Sánchez, Gumucio y María Berríos (socióloga chilena que vive en Londres) nacido a fines del 2009. Proponen el interesante término “tartamudeo” para referirse a la insistencia en algo. Ese algo, ese tartamudeo, se refiere a ellos mismos, a su trabajo, que se manifiesta de manera facsimilar.

portada-460x600

Misha Stroj, Cuaderno verde, 2010

LA-BOTELLA-600x395

Misha Stroj, Cuaderno verde, 2010

Estos facsímiles son cuadernos de artistas, esto es, las herramientas de trabajo que éstos utilizan. Sánchez y Gumucio muestran algunos ejemplos de un libro que imita el diseño exacto de un cuaderno marca Torre color verde, salvo por la información escrita, que en vez de señalar la marca dice Cuaderno verde, Misha Stroj. Automáticamente, trasladan el formato de cuaderno al de libro (¿o cuaderno igualmente?) de artista. Convierten un objeto de uso cotidiano en una pieza de arte, en una publicación de cuidadoso diseño. Por dentro, las páginas contienen pensamientos visuales de una persona que los ha trazado sin la intención previa de publicarlos.

portada_da_net-434x600

vaticanochico, publicación de Francisco Araya (tío de Gumucio), titulada Didáctica Autodidacta, 2011

“Nunca hemos pensado en los libros que son necesarios para el medio”, suelta Ignacio Gumucio. Explica que más bien son documentos que les han llegado, como por ejemplo el de un tío suyo, Francisco Araya. Continúa diciendo, a propósito del mercado editorial, que “en general el diseño de los libros es la parte de la que uno más se puede avergonzar”. En vaticanochico se escanea. Esa es, como ellos dicen, la parte ortodoxa. Pero como buenos artistas no encuentran nada más aburrido que repetir eternamente un procedimiento tan plano como el escaneado, así que resolvieron hacer una alianza importante. Francisca Sánchez recuerda que “lo ideal era encontrar alguien que lo hiciera por nosotros”, y ese alguien fue la editorial chilena Ocho Libros.

D7-424x600

La última publicación de vaticanochico es de Juan Borchers y se titula D7

La Editorial Periférica comienza hace seis años en España, proyecto al cual se suma desde hace dos años el nacimiento de la galería Casa sin Fin. Julián Rodríguez muestra algunos libros allí publicados, entre ellos Jamás el fuego nunca de Diamela Eltit. El diseño es en comparación conservador, como cualquier libro de buena factura en una librería comercial. Julián cuenta un chiste español que a todos hace reír. “¿Qué se necesita para ser editor? Ser catalán y rico.” Así ejemplifica profundamente lo que hasta hace poco significaba meterse en el campo editorial dentro de su país. Dentro de un panorama por él descrito como burgués y elitista, parecía necesario proponer nuevos caminos de distribución de la lectura. Cuenta que él proviene de otra realidad; por ejemplo, sus abuelos siempre trabajaban en el campo, y “publicar significa eso: hacer público”. Piensa en las diferencias dentro de los medios artísticos escritos y los visuales, ambos espacios en los que él se mueve. Observa que “el arte contemporáneo está en un terreno movedizo mucho más difícil de fijar que la literatura”, pues siempre hay problemas al determinar qué es contemporáneo dentro de lo visual. Al día siguiente puede que ya no lo sea.

Screen-shot-2012-10-02-at-9.08.46-PM-415x600

 

Para vaticanochico, explica Ignacio Gumucio, siempre fue importante que sus libros no sean gratuitos como los catálogos. Era claro que deben ser “libros- libros”, pero tampoco caros. Entonces “se desarma como objeto y aparece como herramienta”, piensa Francisca Sánchez, y continúa diciendo que el intento es que sea “un medio para acceder a otra cosa”. Luego se queda en silencio que se rompe con un “vamos a ver si se transforma”.

Alejandra Villasmil compara lo anterior con el trabajo de Editorial Periférica, cuyos libros son más literarios y siempre trabajan con texto. Julián Rodríguez coincide, aunque comenta que algunos van dirigidos al ámbito de la galería y el arte, siendo el texto el soporte del trabajo. “En ese sentido es más tradicional”, reflexiona él mismo. “Todos esos autores son buenos escritores”, y eso alimenta la galería.

MG_6237Sebastian_valenzuela-600x400

Julián Rodríguez e Ignacio Gumucio en conversación

Hablando de números son dos mil quinientos ejemplares en la primera edición con lo que está trabajando Periférica, mientras que en vaticanochico hacen mil doscientos. Con respecto a esto, Villasmil plantea la pregunta sobre cómo se enfrentan en calidad de independientes al mercado. Julián Rodríguez opina que “el beneficio no es sólo económico”, explicando que “son proyectos intelectuales que devienen comerciales” porque “hay una necesidad de autofinanciación”. Además, se preocupan especialmente de la difusión. “En nuestro caso todavía no lo sabemos”, dice Ignacio Gumucio, “es un misterio”. Habla de aportes que han recibido de diferentes fondos. “Es muy difícil que la venta financie los libros, y no es una expectativa que sea sana tener”. Francisca Sánchez cuenta que ahora tienen un Fondart y harán cuatro libros con eso, pero “si en algún momento dejamos de publicar en unos años más yo no me asustaría tampoco”. En su editorial hay un énfasis en las redes porque están publicando a artistas que son amigos, llegan de otros países y surge de ahí un nuevo libro. “La idea es que los amigos que vienen se conviertan en artistas invitados que vendrán de vuelta. Son socios de por vida.”

MG_6220Sebastian_valenzuela-600x400

 

Volviendo al tema del mercado, Villasmil pregunta por lo que sucede en ambos casos a nivel de circulación. Julián Rodríguez habla de lo importante que es reconocer a los artistas fuera del ámbito local. Menciona Argentina, Perú, Chile y Estados Unidos como puntos clave dentro de Periférica, así como los países europeos donde se habla más español como lo es Italia y cayendo en la redundancia, España. En estos lugares hay empresas distribuidoras, por ejemplo en el caso de Chile lo son Hueders y Liberalia. Lo que sí sucede es que las novedades a veces llegan tiempo después. Ignacio Gumucio aclara que para vaticanochico es Ocho Libros quien se encarga de la distribución y “en el extranjero hay unos pocos intentos a nivel matute”.

Alejandra Villasmil le pregunta a Julián Rodríguez si ha tenido la oportunidad de visitar librerías ahora que está en Chile, y él responde que no es un experto en la materia. Habla de “librerías literarias” para diferenciarlas de las comerciales y dice que pasarán sin falta por Metales Pesados, Prosa y Política y Prólogo. Para Periférica es necesaria la complicidad del librero lo cual no se da en librerías muy apegadas a la novedad. Luego menciona un dato que por un momento los congela a todos de impresión: “La industria editorial en España es la única que no se sostiene públicamente, sino sólo por los lectores”.

Desde el público se plantea una inquietud. Para los escritores latinoamericanos hispano hablantes la única perspectiva de entrar al mercado europeo es pasando por una editorial española, y las editoriales en España no se arriesgan con autores que estén fuera del canon. Por ejemplo el libro publicado por Periférica de Diamela Eltit es de una autora por completo canónica. Así que en este sentido seguimos totalmente colonizados. Julián Rodríguez dice que en parte esto es cierto pero por otro lado es falso. Por ejemplo, ahora el mexicano Yuri Herrera es conocido porque ellos lo hicieron famoso. Y Diamela Eltit no es canónica allá. La intención en su editorial es mostrar tres generaciones de latinoamericanos, algunos de ellos jóvenes como el mismo Herrera o el chileno Carlos Labbé. Los españoles son muy conservadores para leer, de Latinoamérica sólo se venden los del boom. “Me parece mucho mejor la literatura latinoamericana que la española”, dice, y luego opina que dentro de unos años será Miami quien tome las decisiones editoriales para la parte comercial, como ha sucedido con el peruano residente en Estados Unidos Daniel Alarcón. Sin embargo, cuenta cómo antes se decía que el mercado hispano parlante iba a desaparecer, y ahora se leen más libros en español que nunca. Las cosas han empezado a cambiar. Hay, se puede decir, un “canon heterodoxo”.

Screen-shot-2012-10-02-at-9.07.49-PM-422x600

 

Otra persona del público se presenta como artista visual y les pregunta a vaticanochico cómo se llega a ellos para publicar. “Esa es la parte más antipática”, suelta Ignacio Gumucio, “pero no me dan ganas de solucionar ese problema”. “Es un problema de validación para los artistas el hecho de hacer libros porque creen que se los pidieron.”

De nuevo uno de los oyentes participa diciendo que vaticanochico, aunque no tiene una ideología, la tiene porque “es una propuesta”. Pero Ignacio Gumucio discrepa explicando que en realidad “no va mucho más lejos de la fiesta de cumpleaños”. Francisca Sánchez se ríe y dice: “Voy a ir más lejos de lo que Ignacio está dispuesto a aceptar”. Ella sí encuentra una ideología que descansa en ese “tono desabrigado”, además el trabajo que ellos hacen “es una forma de salirse del rol del artista”, lo cual sin duda le parece un buen lugar para estar. Finaliza confesando que, además, “meterse en la vida de los otros también es muy entretenido”.

MG_6264Sebastian_valenzuela-600x400

 

VATICANOCHICO (CHILE) fue fundado en el barrio Vaticano Chico por María Berríos, Ignacio Gumucio y Francisca Sánchez en 2008. Desde entonces ha publicado en colaboración con Ocho Libros Editores Cuaderno verde de Micha Stroj (2010); Didáctica, autodidacta, de Francisco Araya (2011), y D7, de Juan Borchers (2012). Este colectivo editoral publica diversas formas de lo que considera cuadernos de investigación, donde se aprecian modos de producción obsesivos, meticulosos, inventivos y sobre todo inmiscuidos en el mundo. Los fundadores viven y trabajan en Santiago de Chile.

JULIÁN RODRÍGUEZ (ESPAÑA) Escritor y editor. Dirigió la revista de arte y estética Sub rosa a principios de los noventa y actualmente es director artístico de la galería de arte Casa Sin Fin y director literario de la editorial Periférica. Como escritor, su obra ha sido publicada en diferentes sellos del grupo Random House Mondadori y se divide en varios tres: Antecedentes (2010), que reúne sus relatos y poemas hasta el año 2000; las novelas Los improbables (2001), Ninguna necesidad (2006; Premio Ojo Crítico de Narrativa; elegida por los críticos de El País como uno de los mejores libros del año) y el volumen con tres novelas cortas La sombra y la penumbra (2002); y los textos de «no ficción» del ciclo autobiográfico«Piezas de resistencia»: Unas vacaciones baratas en la miseria de los demás(2004; Premio Nuevo Talento Fnac) y Cultivos. Adicionalmente, con la editorial Errata Naturae ha inaugurado un nuevo ciclo, «Piezas breves», cuyos dos primeros títulos, Tríptico (que contiene el texto «Sin biblioteca», publicado originalmente en Eñe 14 | Nueva York) y Santos que yo te pinte,acaban de aparecer en septiembre de este año.

ALEJANDRA VILLASMIL (VENEZUELA/CHILE) es artista visual y editora de la revista Artishock.cl. Es Licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual, por la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela, 1994) y estudió arte en varias escuelas de Nueva York, ciudad en la que vivió entre 1997 y 2007. En Estados Unidos exhibió su obra en galerías y museos y trabajó como corresponsal sénior en Nueva York para la revista Arte al Día International (2004-2007), entre otras publicaciones. Entre 2002 y 2007, fue corresponsal de Cultura en Nueva York de la agencia de noticias de España, EFE. Al llegar a Chile en 2007 trabaja como directora de prensa de Galería Moro, y actualmente se desempeña como encargada de prensa y difusión del Museo de Artes Visuales (MAVI) y la Galería Gabriela Mistral del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Es profesora de la Escuela de Arte de la Universidad del Desarrollo, donde dicta el Taller de Arte y Escritura.

Rocio Casas Bulnes

También te puede interesar

Arriba Como Ramas Que un Mismo Viento Mueve

La exposición que estoy realizando en el Museo Experimental El Eco en la Ciudad de México es una exposición activa, literalmente activa, en movimiento, y fue pensada considerando la historia y el presente del…

SACO6 ABRE INÉDITA CONVOCATORIA LATINOAMERICANA

La Semana de Arte Contemporáneo, SACO, que se realiza anualmente desde el 2012 en la región de Antofagasta, Chile, convoca para el 2017 a artistas de Latinoamérica para la producción y exhibición de obra,...