Fundado en 1992 por Jeebesh Bagchi, Monica Narula y Shuddhabrata Sengupta, Raqs Media Collective abarca con su trabajo distintas formas y medios: crea obras de arte, produce performances, escribe, cura exposiciones y ocupa una posición única en la intersección de arte contemporáneo, especulación filosófica e indagación histórica. En muchos idiomas la palabra raqs se refiere a la intensificación de consciencia y presencia que se alcanza girando y dando vueltas, en un estado de revolución. Raqs Media Collective adopta este sentido de “contemplación cinética” y de inquieta y enérgica imbricación con el mundo y con el tiempo, abordando temas como la conectividad, la temporalidad y la plenitud.

La exposición que el colectivo ha curado en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) es como un yacimiento en múltiples estratos que explora un concepto de futuro en el que dialogan una miríada de historias y geografías. De ese modo se genera una pluralidad de posibilidades e indagaciones que siguen caminos que se entrelazan y exponen relaciones entre objetos, sentimientos y conceptos, al tiempo que trazan espacios indeterminados entre ellos.

Titulada Al descubierto o a escondidas, la exposición tiene una extensión en forma de programa de mediación ―denominado 21 Personae― que explora el tejido urbano a través de relatos en directo de habitantes de Barcelona, y que pone de relieve el carácter polifacético de la ciudad. Este diálogo del museo con la ciudad se plasmará en una colección de crónicas urbanas en forma de publicación en línea, y en una serie de encuentros informales que transcurrirán hasta el cierre de exposición, en marzo de 2019.

Vista de la exposición “Al descubierto o a escondidas. La presencia rebelde de un futuro íntimo”, curada por Raqs Media Collective para el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), 2018-2019. Foto: Miquel Coll
Vista de la exposición “Al descubierto o a escondidas. La presencia rebelde de un futuro íntimo”, curada por Raqs Media Collective para el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), 2018-2019. Foto: Miquel Coll
Vista de la exposición “Al descubierto o a escondidas. La presencia rebelde de un futuro íntimo”, curada por Raqs Media Collective para el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), 2018-2019. Foto: Miquel Coll

LA PRESENCIA REBELDE DE UN FUTURO ÍNTIMO

Por Raqs Media Collective

 

En sueños, la mujer del pescador se encuentra enredada en los tentáculos de un pulpo. La mujer, una buscadora de perlas, ya no puede distinguir entre su orgasmo y los espasmos de la criatura. «¡Oh! ¡Ya no hay límites ni fronteras! ¡He desaparecido!», exclama.

Ahora mismo, en el mundo se está produciendo una reordenación radical del capital. Las fuerzas productivas (un conjunto vago de recursos, tecnologías y energías), los medios de producción (cada vez más circunscritos a unas estructuras jurídicas y políticas que ya no pueden contener lo que tratan de regular) y las relaciones productivas (como siempre, imprevisibles) establecen unas interacciones que desintegran las estructuras existentes y ofrecen nuevas líneas confusas, débiles y enmarañadas.

El malabarista hace girar con la boca una vara cubierta de borlas y trencillas. El bastón-columna se echa a danzar como un torbellino. Él hace malabares con bolas de latón, dibujando en el aire tallos y flores. Esté donde esté –Andhra, Bengala o Mathura– despierta en el público la misma veneración y el mismo asombro.

Tales indicios, reordenaciones y tendencias son difíciles de describir en las terminologías habituales de concierto y conflicto, afinidad y antagonismo, individualidad y colectividad. ¿En qué consisten estas nuevas realineaciones? ¿Cómo podemos desenredarlas? ¿Qué es lo que nos invade a escondidas y lo que al descubierto se disipa?

El artista da vueltas y la bisagra invisible se desenrosca. Llega hasta el final; el fondo se desploma y él queda colgado de sus brazos extendidos. Los cilindros son del tamaño correspondiente, y ahora esta circunstancia es una ventaja para el artista, pues le permitirá efectuar otro escape mágico y espectacular.

Las rebeliones intermitentes, unas veces junto con suicidios cibernéticos, otras con raves de algoritmos insumisos, se alzan al mismo tiempo que los intentos de exorcizar a los fantasmas que habitan la maquinaria del capital. Esto es un lugar común y a la vez es novedad.

La inquietud infinita de la multitud menos la reverberación de la voz de la autoridad por la acumulación de sus propios ecos, en especial cuando dichos ecos se escuchan elevados a un poder exponencial, es igual a la razón anacústica. La ecuación es necesariamente frágil. Se suma a algo que tiene el potencial de cambiar las reglas del juego de quiénes y qué consigue ser escuchado en el mundo.

Dicen que conocemos mejor las galaxias lejanas que el fondo de los océanos de la Tierra. Algo parecido podríamos decir sobre nuestra relación con el futuro: el futuro lejano puede resultarnos más familiar que el presente profundo. Sabemos que vendrá, independientemente de si estamos o no para presenciarlo. Una línea, como nos enseñan las matemáticas, no debe tener necesariamente un final. Es el futuro que se nos acerca o el pasado que retrocede. Visto de otro modo, una línea puede convertirse en un punto fijo y en la juntura de una infinidad de líneas, de posibilidades adicionales. Una línea puede transformarse en una ola. Una ola, en un océano. Escudriñar el fondo marino en la oscuridad submarina es la vocación del arte.

Vista de la exposición “Al descubierto o a escondidas. La presencia rebelde de un futuro íntimo”, curada por Raqs Media Collective para el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), 2018-2019. Foto: Miquel Coll

Una vez preguntaron a un intérprete clásico de sitar por la «extensión» de una raga (una forma musical). «Es mayor de lo que puedes imaginar», respondió. Por insistencia del interrogador, el músico prosiguió: «Mayor que lo que tu maestro podría haber imaginado, mayor que todo lo que todos los maestros han imaginado hasta ahora y que lo que todos los maestros del futuro puedan imaginar». «Aun así, debe tener un límite, un término», replicó el interrogador. Tras pensar en ello, el músico dijo: «El final de una raga se sitúa precisamente en el punto donde se halla el inicio de la siguiente». Toda infinitud está limitada por aquella que tiene al lado. La infinitud es tan contigua como contagiosa.

La exposición Al descubierto o a escondidas se puede ver como un espacio de creación que explora espacios indeterminados. Estamos trabajando con un repertorio de «fuentes» de historias y geografías distintas, para poder iniciar un multiverso de conversaciones.

Estas colisiones son en tiempo constante. Ja, ja. ¿A lo largo del tiempo frente a tiempo constante? Cierto. Los círculos graduales de una tormenta que se aproxima, una fuerza impredecible, ilimitada, en movimiento. Entonces la cuestión es cómo abordar esto con fulgor y confianza. Tus palabras son elegantes. Hace pocos días un robot golpeó a un trabajador en la cabeza. No solo acabó con un corte profundo, de una pulgada: también perdió su trabajo. Esta fábrica tiene unos cien robots. Nosotros nos agotamos. Necesitamos descansar. Preguntamos por valores. Discutimos las explicaciones. Ellos siguen trabajando. O sea que estás diciendo que nosotros somos una molestia y ellos no. También nos sentimos atraídos por ellos, pero aún no hemos dado con una descripción para tal encanto. Sí, se dice que estamos en un periodo de rápida desaparición del trabajo. Y lo que tú estás diciendo es que durante tal periodo es de suma importancia los pensamientos, las acciones y las cuestiones fulgurantes que surgirán. Durante los últimos años este fulgor emerge y brilla; luego hiberna en flujos subterráneos.

La viralidad, el contagio y el intercambio entre eros, trabajo, energía, conocimiento y poder marcan los confines de la vida cotidiana. Las intimidades se unifican, se distribuyen y se disuelven. La geometría emergente de una red peer-to-peer combate las geografías de una internet de deuda y renta. Los comunicados se emiten a direcciones desconocidas. Las solidaridades inconmensurables funcionan a través de plataformas continentales de territorio, tiempo y taxonomía. La obra de arte debe ser augurio y discurso a la par. ¿El desenfoque del mañana puede ser una imagen provisionalmente de alta resolución para aquí, para ahora?

Vista de la exposición “Al descubierto o a escondidas. La presencia rebelde de un futuro íntimo”, curada por Raqs Media Collective para el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), 2018-2019. Foto: Miquel Coll

Todos los robots están preparados para ponerse en marcha, aunque nadie sabe bien hacia dónde. Un Knightscope K5, que se utiliza como guardia de seguridad, escaneó 360º a su alrededor, escuchando con sus sensibles micrófonos, comprobando la calidad del aire con sus sensores y revisando las imágenes térmicas que había recogido; luego se adentró en la fuente y murió.

Distintos tiempos –el presente continuo y el futuro imperfecto– balbucean entre sí como amantes de larga distancia en los dos extremos de una línea de chat irregular. ¿Podemos escuchar a escondidas su conversación?

Las Leyes del Amor nos obligan a dar tiempo al tiempo, a ser pacientes cuando los tiempos verbales se vuelven conyugales. No se trata de esperar, o de indecisión, o aplazamiento; es cuestión de reordenar lo que puede ganar prioridad. Es insistir en la hermandad de los sueños, la fantasía, los deseos. En que no cada tiempo, o cada cosa, debe tener que alinearse con todo lo que está constituido o limitado por lo transitoriamente evidente.

Santiago Ramón y Cajal, Herida transversal de cerebro de gato, 1914, tinta china sobre papel, 14,7 x 16,4 cm. Cortesía del Instituto Cajal, “Legado Cajal”, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, Madrid

Notas sobre la exposición

La intervención curatorial de una extensión de tela que surca el espacio interior del edificio representa un umbral y un cruce. Hay un cambio de espacio y luminosidad –de la conciencia de la percepción propiamente dicha. La alteración en la calidad de la luz y en la filtración del aire genera un particular estado en que caminar, escuchar, descansar, encontrarse con las obras y con los demás.

Las fuentes curatoriales son una constelación de protagonistas extraídos de un grabado erótico, un giro en el repertorio de un mago, la alegre destreza de un malabarista, una secuencia de tonos musicales y una ecuación matemática, entre otros. Crean un campo de fuerza somático y cognitivo. Configuran un hechizo y se convierten en una envoltura, que nos atrae pero que también transformamos.

Notas sobre las fuentes de las citas de este texto (por orden de aparición)

«El híbrido» procede de The Sucker, the Sucker!, de Amia Srinivasan, publicado en London Review of Books (vol. 39, núm.17, 7 de septiembrede 2017) e inspirado en Tako to ama (El sueño de la esposa del pescador), xilografía de Hokusai de 1814.

«El malabarista de Andhra» proviene de un texto original inédito de Rajiv Sethi, parte de la exposición Hangar for the Passerby (Kiran Nadar Museum of Art, NOIDA, 2017-2018).

«El mago» proviene de Houdini’s Escapes and Magic, de Walter B. Gibson (Blue Ribbon Books, Nueva York, 1930).

«La ecuación, las matemáticas de la razón anacústica» es de Raqs Media Collective (2006).

«El músico» proviene de unas notas de la conferencia pública Perspectives on Raga-ness, de Deepak S. Raja (Raza Foundation, Nueva Delhi, julio de 2017).

«Una conversación» proviene del texto A Fear of Radiance, publicado en Faridabad Majdoor Samachar (Diario de los Trabajadores de Faridabad, número 346, abril de 2017).

«Un suicidio» proviene de The Young Turks, emitido el 18 de julio de 2017.

«La ley» proviene de The Laws of Love: A Brief Historical and Practical Manual, de Peter Goodrich (Palgrave Macmillan, Nueva York, 2007).

 


*Los miembros de Raqs Media Collective viven y trabajan en Nueva Delhi (India). Su última contribución como comisarios ha sido para la 11° Bienal de Shanghái en 2016.

*En Al descubierto o a escondidas participan Rosa Barba, Jeamin Cha, Mark Chung, Rohini Devasher, Marzia Farhana, Liao Fei, Ivana Franke, John Gerrard, Rupali Gupte and Prasad Shetty, Abhishek Hazra, Geumhyung Jeong, Hassan Khan, Charles Lim, Cristina Lucas, Kabelo Malatsie, Dillon Marsh, Huma Mulji, Mehreen Murtaza, Joe Nishizawa, Nontsikelelo Mutiti, Bahar Noorizadeh, Lucy Parker, Bhagwati Prasad, Racter, Santiago Ramón y Cajal, Muhannad Shono, Lantian Xie, Tito Zungu; y una intervención de Raqs Media Collective.

***Imagen destacada: Dillon Marsh, Nababeep South Mine, Nababeep, 2014, 50 x 62,5 cm. Cortesía del artista y Gallery MOMO, Johannesburgo