The Intuitive Machine, en Santiago, presenta Es kétchup, una exposición del artista y músico chileno Alejandro Palacios. La muestra reúne un conjunto de pinturas realizadas durante los últimos años.

La obra de Alejandro Palacios plantea una interrogante en cuanto al proceso pictórico. En un debate que ocurre en la superficie de los cuadros, la metodología es discutida como diligencia y trivialidad. Para poner en tensión lo acabado con lo inconcluso, la integridad de las pinturas se ve comprometida. Así, el proceso pictórico que en ellas se evidencia puede estar en contra del resultado, y viceversa.

En cada cuadro hay un precario equilibrio, un vínculo entre lo inerte y lo expansivo. Hay un desarreglo entre la opacidad de la paleta, la sequedad de los colores y la obstinación escurridiza de las formas. Las manchas son porciones de materia vertidas sobre la tela. Se resisten a definir contornos, a fingir volumen, interrumpen sus cursos para eludir resoluciones, esquivan lúdicamente la figuración. Su disposición evoca un desarrollo aún pendiente, un impulso coartado por la suspicacia y la insidia. En ese insistente proceso de toreo, la ambigüedad se organiza como una trayectoria.

Alejandro Palacios, Molocumenbes, 2011, óleo sobre tela, 21o x 160 cm. Cortesía: The Intuitive Machine
Alejandro Palacios, Atifambersapel, 2014, óleo sobre tela, 50 x 40 cm. Cortesía: The Intuitive Machine
Vista de la exposición "Es kétchup", de Alejandro Palacios, en The Intuitive Machine, Santiago de Chile, 2018. Foto cortesía de la galería
Vista de la exposición "Es kétchup", de Alejandro Palacios, en The Intuitive Machine, Santiago de Chile, 2018. Foto cortesía de la galería

ALEJANDRO PALACIOS: ES KÉTCHUP

The Intuitive Machine, Rafael Sotomayor 232, Santiago, Chile

Hasta el 9 de noviembre de 2018