Luis Camnitzer, artista conceptual y un experto en temas de educación artística, no cree en la “relación” entre arte y educación sino en la “integración” entre ambos. “La integración entre arte y educación se traduce en cuestionar los sistemas de orden como nos lo presentan, en buscar sistemas de orden alternativos, en entender el mundo como un complejo de configuraciones y no de datos aislados. Se trata, entonces, de explorar lo que no sabemos, en lugar de sólo explorar lo que ya saben otros” [1].

Sobre esta aproximación, así como sobre la relevancia de la coautoría del espectador y la necesidad de independizarlo hasta convertirlo en autor, hablará Camnitzer (Lübeck, Alemania, 1937) en su conferencia El museo es una escuela, el próximo 22 de agosto en el Auditorio Andrés Sabella de la Universidad Católica del Norte, en Antofagasta.

La conferencia es parte de la programación del Festival de Arte Contemporáneo SACO que, en su séptima edición, titulada Origen y mito, presenta doce exposiciones en Antofagasta y San Pedro de Atacama, un panel, un coloquio, cuatro conferencias, una clínica, tres talleres y dos revisiones de portafolios.

Además, el programa de este año incluye trece residencias internacionales en Calama, San Pedro de Atacama y Antofagasta, cuatro encuentros en colegios en Antofagasta, Mejillones y Quillagua, un encuentro entre científicos del área de arqueología y antropología con curadores y artistas en San Pedro de Atacama, y dos viajes de contextualización hacia el interior de la región. Esta rica programación comenzó a fines de mayo pasado y se extenderá hasta mediados de septiembre.

En su doble rol de artista y profesor, Camnitzer encuentra problemático el concepto “educación artística”, y cuestiona la “colección de títulos” que persiguen los artistas visuales como supuesta garantía de rigor y excelencia creativa. “El invento del doctorado en el arte es una creación que vendrá de que el dinero que obtienen las universidades privadas con el magíster no era suficiente, e inventaron más tiempo para cobrar. El asunto es, como no puedes vivir del arte, en general, la otra opción es enseñar arte. Para poder enseñar arte necesitas un título. El máster es el título necesario, es un truco que no tiene nada que ver con la educación”, señaló Camnitzer en una entrevista con Juan José Santos, publicada en este medio años atrás [2]. Esta apreciación, con todo, sigue más vigente que nunca.

Luis Camnitzer, Jane Doe (2012-2015), video digital, 45 min 44 seg. Edición de 3 más 1 PA. Cortesía: Alexander Gray Associates, Nueva York
Luis Camnitzer, Please Look Away, 2015, vinilo adhesivo, dimensiones variables. Cortesía: Alexander Gray Associates, Nueva York

Además de la conferencia, el artista presentará dos trabajos en la exposición Más allá de 2 obras de Luis Camnitzer, curada por Montserrat Rojas Corradi, que inaugura el 19 de julio en la Sala de Arte de la Fundación Minera Escondida de Antofagasta. El primero es Please Look Away (2015), una instalación compuesta por señaléticas similares a las que se ven a diario en el espacio público, y que cumplen funciones en la precaución y seguridad ciudadanas. Sobre cintas de vinilo color negro, el artista imprime frases y preguntas obsesivas, unas paranoicas, otras autoritarias (“Todas las líneas son prisiones”; “¿Por qué estás todavía aquí?”). Las bandas, que se cruzan en diferentes lugares del espacio expositivo, apelan al impacto de las reglas y la normativa en nuestras vidas, y nos confrontan –llevándonos a reaccionar casi con visceralidad- con el carácter impositivo y cuestionador del lenguaje.

Otra obra que estará presente en la muestra es el video Jane Doe (2012-2015), un montaje de 50 fotografías de diferentes rostros de mujeres tomados de informes policiales, documentos legales y artículos de periódicos. Camnitzer utiliza un software para ir ensamblando todos estos retratos hasta llegar a construir uno de rostro simétrico, aparentemente “hermoso”.  El retrato de Jane Doe resulta así del promedio de las características individuales de los 50 retratos. Acá es relevante destacar que en los países de habla inglesa se utiliza el nombre Jane Doe para identificar a las mujeres de quien no se sabe el verdadero nombre, o para las que se quiere mantener en el anonimato.

De este modo, según Rojas Corradi, “por un lado, Camnitzer representa al sujeto desconocido, al migrante silencioso que se ve forzado a salir o cambiar de lugar, a los detenidos desaparecidos del mundo, y a la violencia inexplicable en la que habitamos. Por otro lado, nos hace pensar cómo la belleza distrae la verdadera dificultad, transportándonos a las diversas capas del  anonimato y la desconfianza, sensación acrecentada con los medios comunicación que nos atraviesan en la actualidad. Ambos trabajos, Please Look Away y Jane Doe nos hablan de un tipo de normativa social aceptada y con la que habitamos sin meditar sus implicancias y consecuencias”.

 


[1] Luis Camnitzer en Tablero, un proyecto de NC-Arte (Bogotá) y MALBA (Buenos Aires). Ver video: http://artishockrevista.com/2017/05/31/luis-camnitzer-la-integracion-arte-educacion/

[2] Santos, Juan José, en La Escuela de Luis Camnitzer, 21/11/2014. Ver: http://artishockrevista.com/2014/11/21/la-escuela-luis-camnitzer/

Imagen destacada: Luis Camnitzer, 2018. Foto: Ross Collab.