La 38ª edición de EVA International, la Bienal de Arte Contemporáneo de Irlanda, no lleva título ni se articula en torno a un tema central. Más que una exposición temática monolítica, EVA 2018 se propone como un caleidoscopio de narrativas ensayísticas, retinales y corporales de presentación artística. Y, al no tener título, rompe con una tradición de la bienal que data de 1990. Estas decisiones, tomadas por el curador de esta edición, Inti Guerrero (Colombia, 1983), tienen como fin enfatizar la palabra “Internacional”, que es central en la identidad de EVA.

“En nuestro estado actual de nacionalismos, fronteras rígidas, proteccionismo y un completo cambio de rumbo en la humanidad, donde la creencia liberal de un ‘nunca más’ parece estar desmantelándose, la palabra ‘internacional’ de repente adquiere un peso importante que vale la pena adoptar. Desde su fundación en 1977, en Limerick, EVA ha sido una precursora en la comprensión del mundo a través del arte, en un diálogo transnacional, transcultural e internacional, presentando sus contradicciones, ansiedades y posibilidades”, señala Guerrero, curador de Arte Latinoamericano de la Tate de Londres.

Alexander Apóstol, Contrato Colectivo Cromosaturado, 2012, video HD a tres canales. Vista de la instalación en EVA International 2018. Foto: Deirdre Power

La selección de artistas da cuenta de la visión curatorial, al incluir el trabajo de 56 artistas y/o colectivos, de los cuales el 32% son de Irlanda. Otros 38 artistas representan a 27 países, incluidos los Países Bajos, Hong Kong, Yugoslavia, República Dominicana, Brasil, Irán, Egipto, Nicaragua, Chile, Nigeria, Reino Unido, Italia, Madagascar, Corea del Sur, Líbano, Venezuela, Panamá, Francia, Tailandia, Croacia, Colombia, Sudáfrica, Cuba, Indonesia, EEUU y Japón.

El amplio espectro generacional de la muestra responde a la propuesta de Inti Guerrero de pensar la bienal como un “museo temporal”, donde el pasado se replantea para permitir una perspectiva crítica del presente. Además, EVA se destaca dentro de la ecología de bienales porque mantiene el formato de la convocatoria abierta para artistas como uno de los modelos principales de participación en la bienal. “Para mí, la convocatoria es una herramienta curatorial democrática que facilita conocer el trabajo de artistas que no conocería de otra manera”, dijo Guerrero a Artishock en una entrevista.

La participación latinoamericana está compuesta por Juan Pablo Echeverri (Bogotá, 1978), Gonzalo Fuenmayor (Barranquilla, Colombia, 1977), Jaime Ávila (Saboyá, Colombia, 1966), Nicolás Vizcaíno (Bogotá, Colombia, 1991), Juan Dávila (Santiago, 1946), Alexander Apóstol (Barquisimeto, Venezuela, 1969), José Castrellón (Ciudad de Panamá, 1980), Napoles Marty (Camagüey, Cuba, 1982), David Pérez Karmadavis (Santo Domingo, 1976), Beto Shwafaty (São Paulo, 1977), Patricia Belli (Managua, 1964) y el cineasta Alejandro González Iñárritu (Ciudad de México, 1963).

Night's Candles Are Burnt Out, de Séan Keating (1889–1977) © Gallery Oldham y el Legado del artista. Foto: Bridgeman Images

La bienal tiene como punto de partida la pintura Night Candles are Burnt Out (1927), del artista irlandés Seán Keating. La pintura presenta una alegoría de la psique irlandesa en el advenimiento de la construcción de Ardnacrusha, una presa hidroeléctrica construida ese mismo año en la frontera del condado de Limerick.

Ardnacrusha fue un símbolo de la ingeniería de principios del siglo XX que aceleró la economía irlandesa y cambió radicalmente la sociedad del nuevo estado. La pintura de Keating representa una serie de personajes insertos en el contexto del sitio en construcción, cuyas vidas están destinadas a cambiar por el comienzo de una nueva era de progreso tecnológico. Incluida en la exposición, la pintura Night Candles are Burnt Out participa en el diálogo de obras contemporáneas e históricas que abordan narrativas sobre la nacionalidad, la electricidad y las metáforas de poder.

Juan Dávila, Entitling, 2015, óleo sobre tela, 255 x 200 cm. Cortesía del artista y Kalli Rolfe Contemporary Art. Vista de la instalación en EVA International 2018. Foto: Deirdre Power
Patricia Bell, Crisálida II, 1998, prendas de vestir, hierro, dimensiones variables. Vista de la instalación en EVA International 2018. Foto: Deirdre Power
Beto Shwafaty, Remediations, 2010–2014, dimensiones variables. Cortesía: Paço das Artes. Vista de la instalación en EVA International 2018. Foto: Deirdre Power
José Castrellón, Palo Enceba'o, 2014–2016, impresiones y video (1 min). Cortesía del artista. Vista de la instalación en EVA International 2018. Foto: Deirdre Power

EVA INTERNATIONAL

Varias sedes de la ciudad de Limerick, Irlanda

Del 14 de abril al 8 de julio de 2018

Imagen destacada: Alexander Apóstol (en colaboración con Rafael Ortega), Contrato Colectivo Cromosaturado, 2012, video HD, instalación con tres pantallas de video, 54 minutos divididos en seis capítulos