Hidrante, en San Juan (Puerto Rico) presenta Ultramarino, muestra de Esvin Alarcón Lam (Ciudad de Guatemala, 1988) en la que el artista indaga sobre las connotaciones históricas, culturales, geopolíticas, e incluso personales del concepto ultramarino.

La práctica de Esvin Alarcón Lam se basa en la recontextualización de materiales encontrados y las historias a las que éstos apuntan. Partiendo de una práctica que abarca escultura, instalación, pintura, video y performance, Alarcón Lam navega el intersticio de la vida social, política, cultural, personal y comunitaria de la materia encontrada.

A menudo trabaja bricolajes con materiales residuales que operan dentro de un sistema global más amplio y abstracto. Su práctica nos recuerda que las personas no son tan distintas a la materia, pues de la misma forma en que un material existe y conlleva fragilidad, degradación y cierto desplazamiento, nosotros también nos movemos y, en caso de volver al mismo punto, ya no somos los mismos.

Vista de la exposición "Ultramarino", de Esvin Alarcón Lam, en Hidrante, San Juan, Puerto Rico, 2018. Cortesía de Hidrante y Henrique Faria Fine Arts
Vista de la exposición "Ultramarino", de Esvin Alarcón Lam, en Hidrante, San Juan, Puerto Rico, 2018. Cortesía de Hidrante y Henrique Faria Fine Arts

Para esta exposición el artista presenta una serie de obras en diferentes medios basadas en su interpretación de lo ultramarino como “algo o alguien que está más allá del mar”, algo “extranjero”. El concepto también remite al lapislázuli, piedra que históricamente ha tenido diversos usos, como ornamento, por ejemplo, o como pigmento en su forma pulverizada.

“El desdoblamiento de las rutas comerciales hizo que el ultramarino llegara a ser el más costoso entre todos los pigmentos azules en Europa; incluso llegó a ser más costoso que el oro y algunos artistas como Vermeer, da Vinci y Alberto Durero lo usaron para agregarle mayor valor material e inmaterial a sus obras. Luego, en Francia, se elaboraría un azul ultramarino sintético, el cual finalmente hizo más asequible su consumo y aplicación a las artes y otras industrias. Los impresionistas en ese país se verían beneficiados de tal innovación industrial. Décadas más tarde, el artista francés Yves Klein lo convertiría en emblema de su obra”, explica el artista.

Durante su estancia en Puerto Rico para la realización de este proyecto, Alarcón Lam se sintió vulnerable ante la omnipresencia del mar, llevándolo a reflexionar sobre temas como las peligrosas migraciones masivas vía marítima y el impacto de la economía del turismo en la isla. “Aquí coexiste una suma de complejidades, pues la condición geopolítica de esta isla la sitúa como un puente entre otras islas y continentes con el anhelo de migrar hacia Estados Unidos. Las historias cotidianas de las personas que la visitan en cruceros son el contrapunto de otros trayectos menos encantadores, como el de aquellas personas que orilladas a subsistir se embarcan hacia el mar abierto. En ese camino conviven desde dominicanos, haitianos y cubanos hasta chinos. Chinos de ultramar, como se nos llama, pues esta categoría también abarca a los descendientes en América Latina”, señala el artista.

Alarcón Lam recolectó pedazos de escombros en el espacio público en Puerto Rico para imprimir sobre ellos registros con la ayuda de su cuerpo pintado en azul ultramar. Como palimpsestos de la fuerza de las aguas en interacción con todo lo que tienen a su alrededor, la acción implica el contacto con un tiempo y un lugar.

Vista de la exposición "Ultramarino", de Esvin Alarcón Lam, en Hidrante, San Juan, Puerto Rico, 2018. Cortesía de Hidrante y Henrique Faria Fine Arts

ESVIN ALARCÓN LAM: ULTRAMARINO

Hidrante, San Juan, Puerto Rico

Hasta el 6 de abril de 2018