La obra visual del artista chileno Patrick Hamilton tiene como hilo conductor el cuestionamiento de los conceptos de trabajo, historia y espectáculo en el contexto del Chile de las últimas décadas, en particular durante el periodo conocido como post-dictadura.

Su trabajo se plantea entonces como una reflexión estética en torno a las consecuencias, culturales y sociales, de la llamada Revolución Neoliberal (Tomás Moulian) -implantada en Chile por Augusto Pinochet y los Chicago Boy’s durante los años 80- y su proyección en el campo social y cultural desde entonces hasta ahora.

A la manera de una “arqueología del neoliberalismo”, la mirada del artista apunta de manera poética a los complejos y muchas veces desastrosos resultados que dicho sistema económico ha provocado en Chile, así como en otros países alrededor del mundo.

Patrick Hamilton, La mano invisible, vista de la instalación. © Fotografía: Bruno Lopes. Cortesía del artista y Galería Baginski, Lisboa.

Continuando con esta investigación, pero a través de un nuevo cuerpo de obra, Hamilton presenta en la Galeria Baginski de Lisboa La mano invisible, su primera muestra individual en Portugal. El nombre de la exposición está tomado del título de la novela homónima del escritor español Isaac Rosa, quien a su vez lo tomó prestado del concepto acuñado a mediados del siglo XVIII por Adam Smith. Para el filósofo inglés, “la mano invisible” es una metáfora que expresa en economía la capacidad autoreguladora del libre mercado. Generalmente aceptado como uno de los fundamentos del liberalismo clásico, la teoría de la “mano invisible” asume que a través de un “egoísmo racional” y de la capacidad de “empatía” se llegaría indirectamente al bienestar general de las sociedades. Por otra parte, la novela de Isaac Rosa narra lo que ocurre en el mundo del trabajo, en cuanto a la degradación de las condiciones laborales, el desempleo, el deterioro de la calidad de vida y el malestar general en un universo económico y social abiertamente en crisis.

En la exposición, Hamilton presenta una serie de esculturas, instalaciones y collages recientes que aluden directamente al precario mundo del trabajo en su sentido más elemental: el trabajo con las manos, el trabajo repetitivo, mecánico y alienante. Al modo de un “artista albañil”, el artista construye estas nuevas obras utilizando lijas, espátulas, guantes de trabajo o planas, que además de aludir al mundo laboral en crisis presentan una mirada formal, desde el punto de vista del arte, sobre dichos fenómenos. Son trabajos que reflejan el momento en que han sido construidos y pueden ser leídos como un testimonio de nuestra época, en donde forma y contenido se ven estrechamente entrelazados.

Dentro de los trabajos expuestos hay una serie de collages hechos con lija que Hamilton denomina Pinturas abrasivas. Sobre fondos negros pintados sobre tela aparecen una serie de tramas y retículas que aluden a fragmentos de pavimentos y muros. A la manera de un albañil, Hamilton construye estas tramas de manera repetitiva y obsesiva. El carácter formalista de las obras está dado por otra de las grandes fuentes de inspiración del artista, como lo son el Constructivismo, el arte Concreto y el Suprematismo, aludiendo, en este caso en particular, al emblemático cuadrado negro de Kazimir Malevich. En efecto, la economía de gestos y de medios, el uso del monocromo, así como el rigor formal de sus obras tienen una clara vinculación con la línea del arte que formal y conceptualmente abrió el vanguardista ruso. La superficie “pictórica” extensible de estos trabajos sugiere la idea de continuo, de infinito, así como también la manifiesta voluntad de restringir los medios empleados al máximo, en una economía que es a la vez formal y conceptual. El aspecto de las superficies de estos trabajos, que juegan con el negro sobre negro, disfraza la materialidad y función del papel lija, al hablar, justamente, de la contradicción entre lo visible e invisible.

Patrick Hamilton, Abrasive Painting # 31, 2016, acrílico y lija sobre tela, 180 x 120 x 4.5 cm © Fotografía: Bruno Lopes. Cortesía del artista y Galería Baginski, Lisboa
Patrick Hamilton, detalle de Abrasive Painting # 29, 2016, acrílico y lija sobre tela, 180 x 240 x 4.5 cm © Fotografía: Bruno Lopes. Cortesía del artista y Galería Baginski, Lisboa
Patrick Hamilton, The Chicago Boy’s, 2017. C-print digital, marco de madera, 68 x 50 cm. © Fotografía: Bruno Lopes. Cortesía del artista y Galería Baginski, Lisboa
Patrick Hamilton, Monumento (La mano invisible), 2017, reja metálica lacada, guantes de trabajo, 200 x 500 x 15 cm. © Fotografía: Bruno Lopes. Cortesía del artista y Galería Baginski, Lisboa
Patrick Hamilton, Monumento (La mano invisible), 2017, reja metálica lacada, guantes de trabajo, 200 x 500 x 15 cm. © Fotografía: Bruno Lopes. Cortesía del artista y Galería Baginski, Lisboa

Otra obra presente en la exhibición consiste en una instalación compuesta por un muro de metal que reproduce los dispositivos de exhibición usados por el comercio informal en muchas ciudades del mundo, en este caso en particular, en algunos diseños usados por el comercio informal del centro de Santiago de Chile. Normalmente, sobre estas estructuras se disponen y venden todo tipo de productos de manera ilegal o sin pagar impuestos (“en negro”, como comúnmente se le conoce). La estructura de Hamilton consta de una rejilla de metal repleta de guantes de obrero pintados de negro. El aspecto de los guantes pintados es como de siluetas, como de restos casi carbonizados.  En este sentido, la instalación se asemeja a un teatro de sombras y habla justamente de la contradicción entre lo transparente y lo opaco como metáfora de nuestras sociedades actuales, donde los problemas de desocupación, de economías sumergidas, de trabajo negro se constituyen en una precaria solución para la vida de millones de individuos.

El de Hamilton se podría definir como un “arte realista” en relación a la exaltación de las cualidades físicas de sus obras, así como a la reflexión sobre fenómenos concretos de nuestra realidad social. Tal vez la “mano invisible” de Smith ha devenido mano negra.

Patrick Hamilton, Red and Black Sun, 2017, esmalte sintético sobre espátula, 17 x 170 cm. diámetro. © Fotografía: Bruno Lopes. Cortesía del artista y Galería Baginski, Lisboa

PATRICK HAMILTON: LA MANO INVISIBLE

Galeria Baginski, Lisboa, Portugal

Hasta el 4 de noviembre de 2017