La galería Cecilia Brunson Projects, en Londres, presenta la primera exposición en Reino Unido del artista chileno Francisco Copello (1938-2006), bajo el título Mi arte es mi cuerpo. La muestra está compuesta por un conjunto de fotografías y collages pertenecientes a la Colección Juan Yarur que dan cuenta de tres décadas de quien, nacido en Santiago de Chile, desarrollara su creación principalmente en Estados Unidos e Italia. 

La obra de Francisco Copello fue de largo aliento y abarcó diversos medios y técnicas en las que destacó siempre la corporalidad, tanto del artista como de sus producciones. Este es precisamente el punto neurálgico de la muestra, en la que no sólo nos encontramos, o volvemos a encontrar, con el cuerpo de Copello en fotografías, sino que también podemos apreciar la materialidad de sus collages, en un constante movimiento y alusión a la pasión, a la carne, a la energía desplegada y administrada.

En el conjunto de despliegues que aluden a distintos momentos de su creación artística, destacan las fotografías de su performance El Mimo y la Bandera, realizado por primera vez en 1975 en la Galleria Diagramma de Milán, Italia. En blanco y negro, las instantáneas de Giovanna Dal Magro muestran la desnudez de Copello abrazando, estirando y flameando una bandera chilena, en un grito mudo ante la barbarie que a kilómetros de distancia atormentaba al Chile de los primeros años de dictadura militar.

Francisco Copello, Performance, 1990, collage (fotografía, tul, encaje, papel hecho a mano, escarcha, lápiz, 38.5 x 51 cm. Colección Juan Yarur. Cortesía: Cecilia Brunson Projects, Londres

La exposición, sin embargo, va más allá. Incluye las series Lana Turner (1983) y sus colaboraciones con la fotógrafa Guiliana Traverso y Maurizio Buscarino, que dan forma a las series Il Sembrare e l’Essere (La Apariencia y el Ser, 1980) y Il Gioco dell’Ambiguità (El Juego de la Ambigüedad, 1970), en donde se observa un Copello en la crudeza de un cuerpo escultórico atado y enrevesado a cuerdas lacerantes, o desbordando naturalezas atávicas.

Las fotografías permiten acercarse a la obra de este artista italo-chileno que en 1962 decidiera dejar su país natal para estudiar pintura y artes gráficas en la Academia de Bellas Artes en Florencia, Italia, y que luego se trasladara a Nueva York, prosiguiendo estudios con, entre otros, Luis Camnitzer. Es precisamente en Nueva York donde crea en 1969, junto a Fernando Torm, el taller Studio F/Taller 69, en el que experimenta con grabado, collage, música y arte corporal. De ahí en adelante la vinculación de Copello con el teatro, la danza y su acervo ligado a las artes visuales lo disparan en una espiral creativa, donde finalmente sobresale su condición de performer, aquella en la que su cuerpo y expresividad se manifiestan y despliegan en un actuar en el que la pasión y el control se enlazan.

Francisco Copello, El Mimo y La Bandera, 1975, impresión en gelatina de plata, 16 x 22.5 cm. Foto por Giovanna dal Magro. Colección Juan Yarur. Cortesía: Cecilia Brunson Projects, Londres
Francisco Copello, El Mimo y La Bandera, 1975, impresión en gelatina de plata, 16 x 22.5 cm. Foto por Giovanna dal Magro. Colección Juan Yarur. Cortesía: Cecilia Brunson Projects, Londres

En la muestra Mi arte es mi cuerpo es posible acercarse precisamente al performer, a través de collages que dan cuenta de una obra que se revisita –a través de trozos de fotografías de sus performances– desde una clave teatral que emplea telas, brillo, papel metálico y pelo humano, entre otros materiales. Cada collage opera, por tanto, como un ingreso a una parte de su historia y quehacer artístico, de una vida aún poco conocida en el arte chileno y poco tratada por quienes han escrito su historia.

De este modo, la exposición se hace cargo y da cuenta a la distancia de aquella escritura y reconocimiento aún no del todo realizados. Y lo hace no sólo al exhibir las obras del artista que son parte de la Colección Juan Yarur, sino que también con la publicación que acompaña la muestra, y que ha sido organizada por Cecilia Brunson Projects.

En la galería, y también en la publicación, el cuerpo de Copello sigue presente al igual que la pasión y energía desbordada en cada gesto exhibido. El más pujante, sin duda, es aquel que se despliega en el collage Sin Título, realizado el año 2006, donde en un marco de 170 por 120 centímetros el artista incluye el vestido de novia que usara en varias de sus performances. Así, entre tintes rosáceos y sanguinolentos, entre trozos de tul blancos y rojos, fragmentos de revistas, fotografías y manuscritos, se dispara una historia de creación, un testimonio de trabajo, pero también un simbólico hito que en 2006, a diez años de regresar a Chile definitivamente, marca su última producción, su última presencia.

Francisco Copello, Sin título, 2006, pintura sobre tela, pintura spray, hojas manuscritas, fotografías, poster, recortes de revistas, vestido con pintura roja, tul rojo y negro, 170 x 120 x 2.5 cm. Colección Juan Yarur. Cortesía: Cecilia Brunson Projects, Londres

*Imagen destacada: Vista de la exposición «Mi arte es mi cuerpo», de Francisco Copello, en Cecilia Brunson Projects, Londres, 2017. Cortesía de la galería

The following two tabs change content below.

Joselyne Contreras

Curadora. Estudiante de Doctorado en Curatorial/Knowledge, Goldsmiths, Universidad de Londres. Licenciada y Magíster en Artes Visuales de la Universidad de Chile.