En el marco del 45 aniversario de la realización del Festival Rock y Ruedas, llevado a cabo en el asentamiento turístico Avándaro (México) el 11 y 12 de septiembre de 1971, el Museo Universitario del Chopo expone una serie de 56 fotografías de la artista Graciela Iturbide, además de videos y documentos acerca de este evento decisivo en la historia de la contracultura mexicana del siglo XX. Este material fotográfico se presenta organizado museográficamente por primera vez, luego de 45 años desde que se plasmaron aquellas imágenes.

Junto a los cineastas Luis Carrión y Jorge Fons, la artista registró dicho festival: uno anunciado en su momento como el evento de rock más importante hasta entonces en México. Las fotografías obtenidas por Iturbide integraron Avándaro (Editorial Diógenes, 1971), el primer libro que consignó el trabajo de la artista y que contaba además con textos del mencionado cineasta Luis Carrión.

Álvaro Vázquez Mantecón, curador de la exposición, comenta que el festival se realizó en un contexto social muy específico: la reciente represión a los movimientos estudiantiles, primero el día 2 de octubre de 1968, y luego también el 10 de junio de 1971. No obstante, pese al clima represor de aquellos años, había surgido una contracultura juvenil que se expresaba intensamente en diversos ámbitos. Particularmente los grupos de rock  ya no se conformaban con interpretar “covers”, es decir, éxitos de bandas extranjeras; en cambio se arriesgaban a componer sus propias melodías.

En ese sentido, Iturbide retrató la perplejidad de una sociedad que se reconocía por primera vez fuera de los márgenes culturales del nacionalismo, o de una recatada modernidad diseñada por las élites culturales. La artista consolidó las bases de una práctica fotográfica que mantuvo a lo largo de su carrera artística: “observó, con la mezcla necesaria de curiosidad, cercanía distante y poética visual, a una juventud que no se parecía en nada a las generaciones precedentes; por primera vez globalizada y afín a las preocupaciones de los jóvenes de otras latitudes, en busca de un éxtasis liberador” —señala el curador de la muestra—. “En esta serie de imágenes  —agrega Vázquez Mantecón— está el origen de una peculiar manera de fotografiar, que surge mediante el diálogo con los personajes y la conciencia compartida entre fotógrafo y retratado; pero que radica, esencialmente, en la decisión de Iturbide de captar las tensiones y contradicciones de una sociedad cambiante”.

Graciela Iturbide. Sin título, 1971. Parte de la muestra Avándaro. Museo Universitario del Chopo, México, 2016. Foto cortesía de la artista.
Graciela Iturbide. Sin título, 1971. Parte de la muestra Avándaro. Museo Universitario del Chopo, México, 2016. Foto cortesía de la artista.
Graciela Iturbide. Sin título, 1971. Parte de la muestra Avándaro. Museo Universitario del Chopo, México, 2016. Foto cortesía de la artista.

GRACIELA ITURBIDE: AVÁNDARO

Museo Universitario del Chopo, Ciudad de México

Hasta el 10 de diciembre de 2016