El Museo de Artes Visuales (MAVI) presenta entre el 2 de agosto y el 16 de septiembre El progreso del Amor, de José Pedro Godoy, una muestra de pinturas alegóricas al amor y al erotismo y su idealización en la adolescencia y juventud. A través de escenas bucólicas en paisajes naturales y los personajes que los habitan, el artista describe las etapas de la conquista amorosa, el encantamiento y la ilusión que provocan el enamoramiento.

La pintura de José Pedro Godoy es primeramente retinal. Busca seducir al ojo tanto con la pulcritud de su técnica realista y sus cuidadosas composiciones, como a través de la representación del exceso, el lujo y el artificio.

En obras anteriores, el artista ha recreado, de manera casi fetichista, la sensualidad de los objetos, como en su serie de naturalezas muertas con cristales o las composiciones abigarradas de esculturas de mármol y metal. Así, las texturas y superficies –los brillos y transparencias de los objetos, la suavidad y tersura de las pieles de animales y personas- son sometidas a un riguroso estudio pictórico que despierta sensaciones asociadas a la nostalgia, el placer, el deseo y la fantasía.

Para esta nueva serie de pinturas Godoy se detiene nuevamente en la figura humana. Varios trabajos muestran a grupos de personas -en pareja, en tríos, o en solitario- en momentos indefinidos, estáticos, en los que no sabemos si comienza o finaliza una acción. Otras pinturas representan el juego amoroso en el reino animal.

A través del realismo y la figuración, géneros pictóricos que se han dado por muertos una y otra vez a partir de la modernidad –para luego demostrar que nunca han desaparecido-, José Pedro Godoy crea narrativas sobre temas universales (el amor sensual) y contingentes (el homoerotismo), recurriendo a referentes históricos, como las Alegorías del Amor del pintor francés rococó Jean Honorè Fragonard, o Los Bañistas, como motivo recurrente de pintores como Cézanne o Renoir.

La exposición rescata la grandilocuencia del discurso pictórico a través de obras de una espectacularidad que viene dada por su gran formato, nivel descriptivo, la acumulación, la ilusión y el colorido de las imágenes.

En este sentido, el recorrido de la muestra y el orden de ubicación de las obras son fundamentales porque establecen una narrativa en donde la participación del espectador es activa.

José Pedro Godoy, Sin título (detalle), 2012, óleo sobre tela, 300 x 380 cm. Cortesía del artista y MAVI

José Pedro Godoy, Tres hombres, 2012, Óleo sobre tela, 150 x 200 cm. Cortesía del artista y MAVI

 

JOSÉ PEDRO GODOY: EL PROGRESO DEL AMOR

Museo de Artes Visuales (MAVI), José Victorino Lastarria 307, Plaza Mulato Gil de Castro, Santiago

Del 2 de agosto al 16 de septiembre de 2012