Skip to content

RODO BULACIO. FANTASÍA MARICA DEL PUEBLO

El Centro Cultural Borges, en Buenos Aires, presenta Fantasía marica del pueblo, exposición antológica de Rodolfo La Rodo Bulacio (Tucumán, Argentina, 1970) que aglutina tres de sus muestras individuales, el trabajo colectivo de sus performances y ejercicios de estudiante en los que se manifiesta el interés por pensar el cuerpo como soporte de representación política. Con obras realizadas entre 1989 y 1996, la muestra da cuenta del carácter político y contestatario de su trabajo, buscando celebrar y reconocer su importancia histórica.

Curada por Geli González y Guadalupe Creche, la exposición fue impulsada por Feda Baeza, directora del Palais de Glace, y la fundación Las Margaritas de Rodo Bulacio. Con un montaje creado para recorrer las obras como si se atravesara una pasarela o la calle misma, se expone, entre sus muestras individuales, Karta Nova, Mucha Karakatanga en la koctelera y Blanka… enseña lo que has conseguido (Homenaje a todos mis muertos). De esta última, sólo se exhiben las piezas que –gracias a la guarda de su amigo Jorge Lobato Coronel– no se perdieron en el incendio que acabó con su vida en 1997: un crimen de odio por su orientación sexual.

El 18 de marzo de ese año La Rodo Bulacio regresaba de una reunión de amigos, y al entrar a su casa se encontró con cuatro ladrones que lo golpearon brutalmente la cabeza, dejándolo sin vida. Para borrar evidencias, los asesinos prendieron fuego a su casa, no solo con su cuerpo adentro, sino también con las más de 70 de sus últimas obras realizadas.

Como documentos de la efervescente escena del arte tucumano de la época, se exhiben copias de los catálogos originales. Los registros en video corresponden a performances realizadas junto a La sangrada familia y Tenor Grasso, que son una muestra más del carácter colectivo del trabajo de La Rodo.


Por Guadalupe Creche y Geli González

Rodolfo Bulacio nació en Monteros, Tucumán, en la primavera de 1970, durante la dictadura militar de Carlos Alfredo Imbaud, y murió asesinado en un crimen de odio por su orientación sexual en San Miguel de Tucumán, en el verano de 1997, durante el gobierno democrático del represor y genocida Antonio Domingo Bussi.

Creció en el seno de una familia trabajadora. Hijo de Porota y Rodolfo, hermano mayor de Nancy, Gabriel y Agustina, su crianza estuvo al cuidado de su abuela Blanca y su madre. Por ellas, desde la niñez, tuvo acceso a los materiales escolares con los que trabajaba Porota como maestra rural, así como a los de costura y bordado que usaba Blanca en las tareas de la casa. Junto a Nancy, fueron cómplices en sus primeras experiencias con el arte.

Su práctica artística estuvo, desde sus comienzos, ligada a construir obra con aquello que tenía a su alcance: sábanas, ropa, zapatos, accesorios, telas y objetos de las mujeres de la casa le servían a Rodo para transformar y embellecer todo lo que lo rodeaba. Solía pintar con látex sobre sábanas que usaba de lienzo, cosía cartones sobre telas, pegaba flores de plástico y lentejuelas en zapatos de yute.

Vista de la exposición “Rodo Bulacio. Fantasía Marica del Pueblo”, en el Centro Cultural Borges, Buenos Aires. Foto: Mariana Poggio
Vista de la exposición “Rodo Bulacio. Fantasía Marica del Pueblo”, en el Centro Cultural Borges, Buenos Aires. Foto: Guido Limardo
Vista de la exposición “Rodo Bulacio. Fantasía Marica del Pueblo”, en el Centro Cultural Borges, Buenos Aires. Foto: Guido Limardo
Vista de la exposición “Rodo Bulacio. Fantasía Marica del Pueblo”, en el Centro Cultural Borges, Buenos Aires. Foto: Guido Limardo

Durante su adolescencia en Monteros participó en concursos de pintura, exhibiciones grupales e ilustró publicaciones de poesía local. Crecer en un pueblo pequeño y conservador no le fue sencillo, pero esta situación no hizo más que despertar su rebeldía. Así, su carácter provocador y contestatario comenzó a manifestarse en su obra temprana y, con 18 años, para la reapertura del Cine Teatro Marconi en 1988, pintó el mural Odisea sex symbol donde incluyó desnudos masculinos que generaron un gran escándalo.

Ese mismo año se mudó a San Miguel de Tucumán y comenzó a estudiar la carrera de Artes Plásticas en la Universidad Nacional de Tucumán. Allí afianzó su activismo y cuestionó la enseñanza académica tradicional, mezclando las técnicas aprendidas en la cátedra Taller de Grabado con la experimentación proyectual que proponía el Taller C. Hizo nuevas amistades y con ellas construyó los refugios grupales La sangrada familia, Flora y Fauna y Tenor Grasso. Estos tres colectivos de performance celebraban el arte y la liberación sexual, realizando presentaciones mordaces y teatrales que rescataban el espíritu de la noche. Junto a Tenor Grasso, desfilaron en las pasarelas de la escena del under y llegaron a aparecer en las portadas de los diarios provinciales por sus presentaciones en el Jockey Club.

Inspirado en la obra de Andy Warhol, Rodo Bulacio tomó la paleta y el plano de color del pop, el grabado como técnica de repetición y realizó retratos de famosas de la televisión como La Cicciolina, Susana Giménez y Mirtha Legrand. Presentaba remakes de La Gioconda, ironizaba sobre la dolarización que trajo el modelo neoliberal y los símbolos nacionales como el escudo y la escarapela. Conmovido por las representaciones de las películas de Almodóvar, construía su propia fantasía marica de pueblo. Convertía cada exposición en una instalación escenográfica donde convivían pinturas, grabados y objetos cotidianos. Su hacer era voraz: en 1995 había participado en más de 80 exposiciones.

Vista de la exposición “Rodo Bulacio. Fantasía Marica del Pueblo”, en el Centro Cultural Borges, Buenos Aires. Foto: Guido Limardo
Vista de la exposición “Rodo Bulacio. Fantasía Marica del Pueblo”, en el Centro Cultural Borges, Buenos Aires. Foto: Guido Limardo
Vista de la exposición “Rodo Bulacio. Fantasía Marica del Pueblo”, en el Centro Cultural Borges, Buenos Aires. Foto: Guido Limardo

En la década de los noventa el gobierno de Carlos Saúl Menem otorgaba el indulto a los represores de la dictadura militar y en Tucumán gobernaba Antonio Domingo Bussi. En ese contexto –años de pizza con champagne–, las personas que escapaban de la cis heteronorma vivían una cotidianidad muy hostil. Si bien la noche y los grupos artísticos significaban pequeños oasis para resistir la realidad, la corta vida de La Rodo estuvo marcada por el acoso policial y la violencia, derivada de su ser marrón, su clase social y su orientación sexual.

En marzo de 1997 su cuerpo fue encontrado calcinado en el departamento en el que vivía en la calle Marco Avellaneda de San Miguel de Tucumán. El juicio a los responsables se llevó a cabo rápidamente gracias a la insistencia de su familia. Dos de los tres imputados recibieron la condena máxima.


Rodo Bulacio. Fantasía Marica del Pueblo se podrá visitar del 7 de septiembre al 13 de noviembre de 2022 en el Centro Cultural Borges, Viamonte 525, Buenos Aires. Producción: Museo Nacional Palais de Glace

También te puede interesar

Regina José Galindo, El Objetivo, 2017, performance en documenta 14, Kassel, Alemania. Foto: Michael Nast

Cuerpos y Resiliencia.regina en la Mira

En "El Objetivo", presentada en la documenta 14, Regina José Galindo se encierra en una habitación de paredes blancas con cuatro agujeros en cada esquina, de donde salen cuatro metralletas G36 que la están...

Vista de la exposición "Genealogía de la forma", de Gabriel Chaile, en Barro, Buenos Aires, 2019. Foto: Santiago Ortí

GABRIEL CHAILE: GENEALOGÍA DE LA IMAGEN

En las obras de Gabriel Chaile (Tucumán, 1985) se da un encuentro crítico-poético entre la antropología, lo sagrado y sus rituales, lo político y las comunidades precolombinas de Sudamérica, leídas en clave artística y...