Skip to content

KING PLEASURE. UN RETRATO ÍNTIMO DE BASQUIAT

King Pleasure, la mega exposición inmersiva de la leyenda Jean-Michel Basquiat (Nueva York, 1960-1988), es un blockbuster que ofrece una mirada íntima y detallada de su personalidad desde los ojos de sus hermanas. Por primera vez, la familia Basquiat exhibe su colección para elaborar un retrato fundacional del artista “como nadie más podría hacerlo”.

Desplegada en un área de 1.100 metros cuadrados del Starrett-Lehigh Building, lugar emblemático de la Ciudad de Nueva York, esta exposición inédita ofrece un recorrido que va desde la infancia del artista hasta su legado póstumo, contextualizado en su herencia familiar como un factor determinante en esta trayectoria.

Más de 200 obras y artefactos, de los cuales 177 nunca han sido exhibidos, cuentan la historia de Basquiat desde la perspectiva cercana de su familia y amigos, entrelazando en el camino su determinación artística con su vida personal, sus influencias -la cultura pop, la música, las figuras deportivas afroamericanas, la literatura- con la época en que vivió.

Las hermanas de Jean-Michel, Lisane Basquiat y Jeanine Heriveaux, administran su patrimonio y son las curadoras de la exposición. Y lo hacen “desde un lugar muy singular: como dos mujeres negras fuera del circuito oficial del arte que están a cargo de una de las colecciones más importantes y valiosas del mundo”, dice el comunicado de prensa.

“Queríamos presentar su trabajo y personalidad de una manera que solo nosotras podemos hacerlo, para que la gente se sumerja en ella. Queremos que esto sea una celebración experiencial y multidimensional de la vida de Jean-Michel”, señala Lisane Basquiat.

Vista de «Jean-Michel Basquiat: King Pleasure», en el Starrett-Lehigh Building, Nueva York, 2022. Foto: Ivane Katamashvili
Vista de «Jean-Michel Basquiat: King Pleasure», en el Starrett-Lehigh Building, Nueva York, 2022. Foto: Ivane Katamashvili

Jean-Michel Basquiat fue un hombre generoso, curioso, brillante, divertido y trabajador. Nadie conoce mejor esta fuerza interior que su familia, y ahora la canalizan en esta muestra para presentar al hombre detrás de importantes contribuciones a la historia del arte, un artista que exploró temas en su tiempo relevantes y que aún resuenan en la actualidad, como la desigualdad y la justicia social, el clasismo, la cosificación de las mujeres y la historia de la experiencia negra.

La muestra comenzó a concebirse en 2017, cerca del 30° aniversario de la muerte de Basquiat. “Ha habido muchas exposiciones de la obra de Jean-Michel, pero nunca narradas desde la perspectiva de la familia: Jean-Michel como niño, hombre, hijo y hermano. Durante la cuarentena nos dijimos ¿sabes qué?, quizás ahora es el momento adecuado”, explica Jeanine Heriveaux.

King Pleasure debe su título a una pintura de Basquiat de 1987, así como al nombre de un barman amante del bebop que se convirtió en vocalista de jazz. Y es que la obra de Basquiat celebró a héroes negros y profundizó en la complejidad de asuntos que afectan a la comunidad negra, como el clasismo, el racismo, la religión, la política y la lucha social. Esto encarnó en la corona como símbolo de poder a lo largo de todo su trabajo. “Jean-Michel era un rey. Creo que el título de la muestra lo resume perfectamente”, comenta Jeanine Heriveaux.

Vista de «Jean-Michel Basquiat: King Pleasure», en el Starrett-Lehigh Building, Nueva York, 2022. Foto: Ivane Katamashvili
Vista de «Jean-Michel Basquiat: King Pleasure», en el Starrett-Lehigh Building, Nueva York, 2022. Foto: Ivane Katamashvili

Jean-Michel Basquiat nació en Brooklyn el 22 de diciembre de 1960. Junto a sus hermanas, conforman la primera generación de hijos de padres inmigrantes (Gerard, haitiano, y Matilde, puertorriqueña), un legado de personas fuertes, apasionadas, con los pies en la tierra, pioneras, emprendedoras y creativas.

Los padres de los Basquiat alentaban la creatividad, la cultura, la música y la conexión con Brooklyn, el condado donde vivían. El Prospect Park, el Jardín Botánico, la Biblioteca Pública y el Museo de Brooklyn fueron visitas obligadas y se convirtieron en fuentes de inspiración y cultura para los niños Basquiat. Luego de la separación del matrimonio, los tres hermanos vivieron entre 1974 y 1976 con su padre en Puerto Rico, lo que derivó en una fuerte conexión con sus raíces, así como en una experiencia que nutrió la imaginación y opinión de Jean-Michel acerca del mundo. En 1976 los hermanos regresan a Brooklyn, una vez finalizado el contrato de trabajo de su padre en Puerto Rico.

Basquiat ganó reconocimiento por su poesía visual callejera y sembró la intriga en torno a SAMO, su infame grafiti tag que compartió con Al Diaz. Era un artista ingenioso y nunca dejó de crear por falta de recursos -incluso, una vez derribó la cerca de un patio trasero para hacer una de sus pinturas.

Vista de «Jean-Michel Basquiat: King Pleasure», en el Starrett-Lehigh Building, Nueva York, 2022. Foto: Ivane Katamashvili

Como artista autodidacta, fue capaz de navegar con su talento las dificultades profesionales de un medio con el que no había tenido contacto previamente. Basquiat era una anomalía en un mundo artístico mayoritariamente blanco, con pocos artistas negros en los niveles más altos del circuito de galerías. Los temas que trató en sus obras, como la brutalidad policial y el racismo -evidenciados en la muerte de Michael Stewart en 1983 y, posteriormente, en el ataque racial en Howard Beach en 1986-, tuvieron un profundo impacto en él y continúan resonando en la actualidad.

Con el tiempo, forjó relaciones con artistas icónicos como Andy Warhol, galeristas como Annina Nosei, músicos como Madonna, John Lurie, David Byrne, Debbie Harry y Fred Brathwaite (Fab 5 Freddy), fotógrafos como Michael Halsband y curadores que marcaron la pauta de su explosiva carrera.

Warhol, en particular, se convertiría en un íntimo amigo y en una especie de mentor, mientras que Basquiat lo convencía de volver a pintar. Andy también le arrendó su estudio en Great Jones Street, famoso por ser un poco caótico, envuelto en una cacofonía de música y televisión mientras Jean-Michel trabajaba. Warhol y Basquiat colaboraron en obras que demostraban su sinergia artística. Fue una relación que perduró hasta la muerte de Warhol en 1987.

Para Basquiat era importante volver a Puerto Rico solo “hasta haberlo logrado”. Después de una de sus primeras exhibiciones en galerías, y rentabilizado su arte, se presentó en casa de su padre en una limusina para demostrarse a sí mismo -y a su familia- que había alcanzado el éxito. Fue un momento de orgullo para todos.

El éxito llegó desde muy temprano. Basquiat tuvo sus primeras exposiciones individuales en Nueva York y Los Ángeles a los 22 años de edad, y fue el más joven de los 176 artistas que exhibieron en la documenta 7 en Kassel, Alemania. Ya en 1985, ocupaba la portada de la New York Times Magazine.

Vista de «Jean-Michel Basquiat: King Pleasure», en el Starrett-Lehigh Building, Nueva York, 2022. Foto: Ivane Katamashvili
Vista de «Jean-Michel Basquiat: King Pleasure», en el Starrett-Lehigh Building, Nueva York, 2022. Foto: Ivane Katamashvili
Vista de «Jean-Michel Basquiat: King Pleasure», en el Starrett-Lehigh Building, Nueva York, 2022. Foto: Ivane Katamashvili
Vista de «Jean-Michel Basquiat: King Pleasure», en el Starrett-Lehigh Building, Nueva York, 2022. Foto: Ivane Katamashvili

También fue una figura crucial al unir la contracultura del Alto y Bajo Manhattan. Como miembro activo de las comunidades del hip hop y del pospunk de Nueva York, su trabajo se convirtió en un puente entre esos mundos al incorporar elementos de la narración e iconografía del hip hop junto con la experimentación intrépida y el ethos Do-It-Yourself (DIY) del pospunk. Esta unión de los movimientos hip hop y punk de la ciudad marcó el inicio de una época dorada de innovación artística que desafiaba límites, y que continúa inspirando a la cultura juvenil en todo el mundo.

Jean-Michel Basquiat fue el paladín de los primeros grafiteros de Nueva York que pintaban los vagones del metro -la mayoría de ellos adolescentes-, y les ofreció asesoramiento cuando comenzaron a despertar el interés del circuito del arte “oficial”. También le apasionaban la moda y el estilo, vistiéndose frecuentemente con Issey Miyake y Comme des Garçons y participando en sus fotografías editoriales y desfiles.

La música formó gran parte de la infancia de Jean-Michel y, al igual que su padre, siempre le encantó la fiesta. Hacía música con su banda Gray, apareció en el video Rapture de Blondie, y creó Beat-Bop junto a Rammellzee. Cuando no estaba en el estudio, solía visitar sus clubes nocturnos favoritos. Entre finales de los 70 y comienzos de los 80 frecuentaba el Mudd Club con Keith Haring y Danceteria con Madonna. A mediados de los 80, se le podía ver de DJ en Area, la célebre discoteca de Eric Goode. Incluso, creó dos impresionantes pinturas para la zona VIP del Palladium, The Michael Todd Room.

Vista de «Jean-Michel Basquiat: King Pleasure», en el Starrett-Lehigh Building, Nueva York, 2022. Foto: Ivane Katamashvili

La familia de Jean-Michel quedó devastada por su muerte el 12 de agosto de 1988. Fue una pérdida impactante y dolorosa de un hermano y un hijo. “La historia se truncó en ese momento de la vida en que una persona empieza a investigar quién es y a solucionar problemas de la niñez y la adolescencia. Jean-Michel nunca tuvo la oportunidad para hacerlo”, recuerda Lisane, que junto a su familia no estaba preparada para su sorpresivo fallecimiento ni para la opinión pública mientras procesaban su dolor.

Después del deceso de Gerard y Matilde Basquiat, Lisane y Jeanine se convirtieron en coadministradoras del patrimonio de Jean-Michel, junto a su madrastra Nora Fitzpatrick. Ellas continúan trabajando para garantizar que su trabajo y legado se conserven y sean accesibles para un público más amplio, joven y diverso. En las artes visuales, el hip hop, la cultura popular y otras áreas de la creatividad, Jean-Michel Basquiat continúa siendo una poderosa influencia, una verdadera inspiración para generaciones de artistas y músicos por venir.

Traducido por Catalina Tapia Reyes


JEAN-MICHEL BASQUIAT. KING PLEASURE

Starrett-Lehigh Building, 601 West 26th Street, New York

Del 9 de abril al 30 de junio de 2022

También te puede interesar

LAIA ABRIL: ON ABORTION

The Museum of Sex in New York presents "On Abortion: And the Repercussions of Lack of Access", Laia Abril’s first-ever solo show in the US, displaying her career-long research exploring the debate over abortion...

FRANCESCA WOODMAN PHOTOGRAPHED BY GEORGE LANGE

A visual dialog between two remarkably talented young photographers, Lange’s photographs of Woodman are both a celebration of youthful creativity and a premonition of the importance Woodman’s pictures would have in their exploration of...

TALLER BORICUA: A POLITICAL PRINT SHOP IN NEW YORK

In celebration of Taller Boricua’s 50th anniversary, El Museo del Barrio presents "Taller Boricua: A Political Print Shop in New York", the first monograph exhibition in three decades about the East Harlem-based Nuyorican collective...