Skip to content

BORIS LURIE, FUNDADOR DEL “NO!ART”, EN EL MAC

La exhibición NO!art, pin-ups, excremento, protesta, jew-art de Boris Lurie reúne más de 50 de obras en formatos bidimensionales, objetuales y escultóricos, desarrollados por el artista desde mediados de la década de los 40 hasta los años 70. La muestra, que se presenta en el MAC Parque Forestal (Santiago de Chile), establece una relación entre las experiencias de la privación de los derechos humanos en la Alemania nazista y en la dictadura pinochetista en Chile.


Vista de “NO!art, pin-ups, excremento, protesta, jew-art”, de Boris Lurie, en el MAC Santiago, 2022. Foto: Florencia Rodríguez
Vista de “NO!art, pin-ups, excremento, protesta, jew-art”, de Boris Lurie, en el MAC Santiago, 2022. Foto: Florencia Rodríguez
Vista de “NO!art, pin-ups, excremento, protesta, jew-art”, de Boris Lurie, en el MAC Santiago, 2022. Foto: Florencia Rodríguez

BORIS LURIE: NO ART! PIN-UPS, EXCREMENTO, PROTESTA, JEW-ART

Por Mariagrazia Muscatello y Montserrat Rojas | Curadoras


Bienvenido a esta exposición. Si tus ojos y tu mente no te fallan, verás algo nuevo. Al ver esta muestra, por favor evita utilizar “etiquetas estéticas”; no nos llamen “realistas”, “neo-dadaístas”, “surrealistas”. Estas definiciones no son verdaderas ni importantes en el contexto actual. En tiempos de guerras y exterminio, el ejercicio estético y los patrones decorativos no son suficientes

Boris Lurie, Involvement show, 1961


Boris Lurie (San Petersburgo, 1924 – Nueva York, 2008) fue un artista judío sobreviviente del holocausto. Nacido en Rusia, se mudó de niño a Riga y después de la segunda guerra mundial llegó a Estados Unidos. Su experiencia en el campo de concentración de Buchenwald, donde murieron su madre y su hermana, marcó profundamente su trabajo artístico. En Minima Moralia (1966), Theodor W. Adorno se preguntaba si había posibilidad de hacer arte después de Auschwitz. La respuesta de Boris Lurie fue mostrar la realidad con toda su violencia, sus contradicciones, sin filtros ni censuras.

El título hace referencia a la primera exposición colectiva organizada por el artista en el marco del movimiento No!Art fundado por él, por Sam Goodman y por Stanley Fisher en 1959. Sus principios eran la búsqueda de un arte radical y comprometido en contra del Pop Art y del Expresionismo Abstracto, ambos considerados superficiales y vanidosos.

Vista de “NO!art, pin-ups, excremento, protesta, jew-art”, de Boris Lurie, en el MAC Santiago, 2022. Foto: Florencia Rodríguez
Boris Lurie, Lumumba is dead (adieu Amerique), 1961. Foto: Florencia Rodríguez
Boris Lurie, NO posters mounted, 1963.

La repetición del NO en muchos de sus cuadros y collages significa la oposición no sólo a las violaciones de los derechos humanos, sino también a las políticas internacionales de EEUU, a la mercantilización del cuerpo femenino y una crítica feroz al mundo del arte comercial. Elementos como el sexo, las pin-ups, el sadomasoquismo y los desechos mezclados con imágenes crudas del holocausto, representan una forma de denuncia y al mismo tiempo de estrecha relación con la cultura de la muerte propia del nazismo, evidenciando las pulsiones básicas de la existencia: Eros y Tanathos. Por otro lado, la protesta como eje conceptual de rebelión a las imposiciones estéticas de la época y el posicionamiento de su arte como “arte judío”, hacen que su obra sea profundamente política.

¿Cómo enmarcar el trabajo de Boris Lurie en el contexto chileno? Hay sin duda una relación basada en la experiencia de la privación de los derechos humanos en la Alemania nazista y en la dictadura pinochetista en Chile; el exilio forzado por las persecuciones étnicas y políticas, la pregunta sobre el arte y la contingencia, la memoria como acto subversivo. Estos acontecimientos históricos crean una narrativa trans-temporal que abre otra mirada sobre la producción del artista. La negación representada por el No! asume en su obra un tono de resistencia transversal que se basa en aspectos vitalistas de superación de cualquier postura victimista.

Boris Lurie, NOs with skull and crossbones, 1963. Foto: Florencia Rodríguez
Boris Lurie, Sold, 1972.
Boris Lurie, Immigrant’s NO suitcase (anti pop), 1963.

NO!art, pin-ups, excremento, protesta, y jew-art es la primera muestra retrospectiva de Boris Lurie en América Latina, y se presenta del 3 de mayo al 9 de julio de 2022 en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), Ismael Valdés Vergara 506, Parque Forestal, Santiago de Chile.

También te puede interesar

LOS 10 POSTS MÁS LEÍDOS DEL 2015

Llega el 2015 casi a su fin. En Artishock agradecemos profundamente a nuestros lectores su compañía durante este último año, por creer en este emprendimiento que crece día a día gracias a su apoyo constante….