Skip to content

AVAA: AVANCES Y PROYECTOS PARA EL 2021

A partir del trabajo colaborativo, descentralizado y federal, en 2020 se conformó AVAA (Artistas Visuales Autoconvocades Argentina). A través de la organización en comisiones, se logró avanzar en la concreción de distintos objetivos propuestos. Esta necesidad surgió en marzo del 2020, durante la pandemia, cuando se evidenció de manera profunda la emergencia cultural en Argentina.

El 17 de diciembre se realizó la última asamblea del año; artistas de San Juan, Córdoba, Río Negro, Mendoza, Santa Fe, Catamarca, Tucumán, Buenos Aires, Neuquén, Salta y otras ciudades del país expusieron los principales puntos, avances y proyecciones para el próximo año.

“El modo de comunicar y dar a conocer las acciones de AVAA está directamente relacionado con las redes, el correo electrónico y la auto-organización de comisiones que fueron conformándose a medida que se presentaron líneas de trabajo común en función de los temas que nos preocupan. En ese sentido, las comisiones abordan temas tales como el Tarifario de las Artes Visuales, la situación del Monotributo, que considera la variedad de las actividades que desarrollamos para sobrevivir, el interés en organizar el sector para que sea posible estar enmarcados en un Instituto Nacional de las Artes Visuales, el monitoreo de las convocatorias para artistas y, en particular, las características que asume el Salón Nacional y/o propuestas que vienen desde el sector privado como ArteBA, el rol de los museos y el vínculo de estas instituciones con lxs artistas. La situación del sector en las provincias, reconocer y registrar el mosaico nacional es una tarea importante que se propone AVAA como principal objetivo transversal: las escenas locales representan un ámbito importante para desarrollarnos como trabajadorxs de las artes visuales; el desafío es sostener esa mirada que contemple al territorio en su diversidad. Autocenso se configura así en una de las herramientas propias del sector para llevar información representativa a quienes toman las decisiones en la política pública, para que las acciones dirigidas a lxs artistas de las artes visuales contemplen la propias dinámicas y particularidades del sector”, explican desde AAVA.

En 2020, AVAA logró activar estas discusiones pendientes en relación con la cultura y la economía de Argentina. Desde marzo a la fecha, AVAA tiene adhesiones individuales y colectivas de artistas visuales de todo el territorio argentino.

“Una de las actividades representativas de las redes es que AVAA desarrolla las Asambleas programadas, además de discusiones, debates y diálogo en un chat general o chats por comisiones de trabajo. Los ‘en vivo’ digitales también abren el debate a toda la comunidad a través de actividades que se transmiten en directo por las redes. Los más importantes fueron los que se realizaron durante 10 horas, organizados como un continuo de entrevistas a trabajadores de las artes visuales de todo el país y según un tema particular, como lo fue el mes de la educación, basados en conocer más sobre de qué se trata ser docente de las artes visuales. Otro ‘en vivo’, en noviembre, estuvo vinculado a la economía, el mercado y el trabajo del sector. Lo más importante de estas acciones es que AVAA propone un esquema de entrevistas con referentes de distintas escenas locales de manera tal que las presentaciones sean aún más que reveladoras respecto de las miradas sobre las escenas locales y particulares”, apuntan.

Automapeo representa el porcentaje de trabajadores de las artes visuales que participan en las comisiones de trabajo de AVAA.

ALGUNOS DATOS CONCRETOS DEL AUTOCENSO

El primer Autocenso para trabajadorxs de las artes visuales de Argentina contó con 4.961 registros y será abierto nuevamente en 2021.

“Autocenso es una de las acciones de AVAA donde la autogestión horizontal y colaborativa se manifestó en todo el proceso, desde el diseño del formulario por artistas visuales de diferentes lugares del país hasta la campaña que fue articulada desde las propias redes de AVAA y de cada unx de sus participantes adherentes activos con el apoyo de sitios vinculados al sector que acompañaron a esta iniciativa”.

Participantes de la comisión de AVAA en la última asamblea reconocieron que una de las fortalezas del Autocenso es, sobre todo, que se trata de un formulario de preguntas que apelan a conocer la propia situación socioeconómica de los trabajadorxs de las artes visuales, pero además las trayectorias en la escena del arte, fuentes de ingresos alternativos, el acceso a la salud, la conectividad, los proyectos colectivos y los deseos compartidos.

De manera espontánea y por decisión propia, participaron 4.961 trabajadorxs de las artes visuales. Se trata de una muestra que recorre las edades desde los 14 años hasta los 95. Artistas que se autoperciben no solamente artistas, sino que también trabajadorxs de las artes visuales, más allá de la edad económicamente activa que generalmente se reconoce en otros sectores de la economía. En términos convencionales, podemos decir que la mayoría de quienes participaron tienen entre 26 a 50 años de edad, un dato que podría estar directamente relacionado con la conectividad propia y el uso de las redes sociales como espacio de uso común para informarse y comunicarse.

Entre otras preguntas, la referida a la ocupación es una de gran interés por sus resultados. Los datos han reflejado una de las tendencias que reconocemos en el ámbito de la actividad: casi el 70% de lxs trabajadorxs de las artes visuales reconocen que desarrollan más de una ocupación. En este sentido, claramente se afirma la amplitud de matices que adquiere el sector, por lo que ser trabajadorxs de las artes visuales implica desarrollar actividades no sólo como artistas, sino que también otras relacionadas, como curadorxs, investigadorxs, docentes, galeristas, talleristas, empleadxs públicos y gestores culturales independientes. Todo ello en vistas de mantenerse activos en el sector, pero también para poder cubrir los gastos mensuales de vida.

De la mano con la ocupación están los ingresos. Uno de los grandes mitos de las artes visuales es que el artista vende obras a muy buenos precios y con ello puede vivir cómodamente. La realidad pareciera indicar que sólo el 33% de los 4.961 artistas visuales sondeados puede vivir exclusivamente de su trabajo, mientras que el 36,5% menciona que los ingresos son esporádicos y eventuales. Esto da cuenta de que el sector también es uno de los más precarizados de la cultura.

Un dato relevante es que el 58% declara que sus ingresos mensuales no son suficientes para vivir. En el 42% restante está incluida la tarea docente y otras actividades dentro del sector formal de la economía.

“Cuando hablamos de Artistas Visuales, una de las imágenes más recurrentes es la del ‘artista encerrado en su taller produciendo obra’. Otro mito. El inicio de la pandemia trajo aparejada la imposibilidad de ir al taller, que para muchxs es el lugar de trabajo a la vez que es refugio, espacio de contención y socialización con pares. Esta necesidad de volver al taller fue uno de los motivos impulsores de AVAA”, explican.

Sin embargo, lxs artistas visuales adaptan su propio espacio donde habitan. El 51% del total encuestado sostiene que produce obra “en el espacio que pueden dentro de su hogar”, mientras que el 49% de lxs artistas visuales pueden desarrollar actividades en un “espacio taller”. De este grupo, la mayoría lo hace en un taller propio (50%); luego el taller puede ser alquilado (6%) -sobre este particular, la mayoría de los artistas que alquilaban su espacio debieron cerrarlo porque no pudieron sostener el alquiler de la mano de los meses de inactividad-; mientras que otrxs arman un taller dentro de su casa propia o alquilada (+10%). El dato para destacar está en el 34% que indica que los espacios de taller son compartidos, por canje y/o prestados, lo que demuestra una tendencia al trabajo compartido, colectivo y entre pares”.

SALONES Y TARIFARIO

Se trabajó de modo muy fuerte y en colaboración con otras organizaciones (NP, Lola Mora, Taf Córdoba, AAR) para poder conformar un Tarifario de Artes Visuales que ya está siendo implementado en diversas instituciones públicas y privadas de todo el país.

Se demostró una mayor efectividad en los reclamos cuando estos provienen de un modo colectivo. Por ejemplo, en el Salón Nacional de Rosario se logró que el Estado realice el pago de fletes en el caso del retiro de obras, sentando un precedente sobre la forma en que se manejan las instituciones. Además, hubo un reconocimiento económico a los artistas de ARS$15.000 por participación en el Salón de Mayo del Museo Rosa Galisteo de la ciudad de Santa Fe.

La participación en la conformación de los jurados es otro punto importante que está en agenda, así como garantizar la continuidad de la realización de los salones nacionales y regionales postergados por la pandemia.

INSTITUTO NACIONAL DE ARTES VISUALES

Luego de un arduo diagnóstico de la situación del campo artístico en Argentina, se está trabajando articuladamente con otras organizaciones de artistas visuales en la redacción de un Proyecto de Ley para la Creación de un Instituto Nacional de Artes Visuales. El mismo pretende ser más inclusivo y horizontal y se presentará en marzo de 2021, en el marco de un nuevo año legislativo.

CONCLUSIONES GENERALES

La última pregunta del Autocenso claramente manifiesta una gran necesidad: ¿Considerás importante que lxs trabajadores de las Artes estemos organizadxs?. Un 96,5% respondió que sí.

La posibilidad de un punto de encuentro en donde poder ver reflejadas las problemáticas actuales es necesaria. No solamente para lxs artistas sino para todos los trabajadores del arte. La situación social y económica merece una revisión y desde AAVA esto se está realizando.

Sin dejar de reconocer el trabajo de muchxs artistas y agrupaciones que en el pasado y presente han traccionado por distintos cambios, a partir de la pandemia se pudo concretar una “unión virtual” de artistas, docentes, gestores, con miras a un cambio, y esto genera necesariamente un cambio en cómo nos autopercibimos como trabajadorxs del arte.

Asimismo, el trabajo de AVAA generó la oportunidad de encontrarse en reuniones intersectoriales con distintas áreas del Ministerio de Cultura de la Nación, estableciendo diálogos significativos con la Dirección de Industrias Culturales, Dirección Nacional de Museos y Patrimonio, así como con la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados. La intención es poder continuar dialogando en las mesas de trabajo tan importantes y necesarias que se han gestado en este 2020.

Reunión intersectorial de industrias culturales. Ministerio de Cultura, Argentina. Cortesía: AVAA

Para más información o contacto:

IG @artistasautoconvocades
FB Artistas Visuales Autoconvocades/AVAA
Mail:[email protected]
Adhesiones: https://forms.gle/mDVZq5SLzZokwhqf6

Pía Dalesson

Pía Dalesson

Licenciada en Artes por la Universidad de Buenos Aires (UBA), cree que la difusión de artistas y procesos creativos expanden límites del arte y mejoran el engranaje social. Es la fundadora y directora de la plataforma PAN (www.comunidadpan.co). Vive en Buenos Aires, Argentina, donde
se desarrolla como gestora cultural.

Más publicaciones

También te puede interesar