Skip to content

ARTE, MUJER Y MEMORIA: ARPILLERAS DE CHILE

Las arpilleras son como canciones que se pintan

Violeta Parra

Las arpilleras son testimonios palpables de las experiencias vividas por el pueblo chileno durante los violentos 17 años de régimen dictatorial de Augusto Pinochet. Estos coloridos trabajos textiles bordados sobre arpilleras registran las historias de mujeres y sus comunidades, denuncian la crueldad del gobierno y dan fe de las violaciones a los derechos humanos que ocurrieron bajo el mandato del dictador.

Decenas de miles de personas fueron perseguidas, torturadas y encarceladas, y más de 3000 fueron asesinadas durante la dictadura de Pinochet. Las mujeres perdieron el sostén familiar tras la desaparición de sus hermanos, padres, hijos y esposos. Así, en medio del caos, nacen los talleres de arpilleras, instancias en las que las mujeres hacían uso de sus habilidades domésticas para elaborar tejidos en los que expresaban sus frustraciones y planteaban respuestas conjuntas a sus vivencias.Además, compartían sus traumas, buscaban soluciones de manera colectiva y confeccionaban textiles para luego venderlos y generar ingresos para el sustento básico.

Gran parte de los talleres se formaron a través de organismos de la Iglesia Católica defensores de los derechos humanos. Las arpilleras eran confeccionadas de forma anónima y posteriormente enviadas de contrabando al extranjero mediante redes internacionales que se encargaban de poner en contacto a las mujeres exiliadas con las que residían en Chile. En muchos casos, las arpilleras se vendían por tan solo 10 dólares cada una y eran la única fuente de ingreso con la que contaban las familias.

Arpillerista A.P.A, Arrestos y allanamientos, 1976, textil bordado. Cortesía de Margaret Beemer. Foto cortesía de MOOLA
Arpillerista A.P.A, Arrestos y allanamientos, 1976, textil bordado. Cortesía de Margaret Beemer. Foto cortesía de MOLAA

Si bien la confección de arpilleras tenía como finalidad generar dinero para las mujeres, estos bordados también actuaron como un canal para informar al mundo acerca de las atrocidades que el gobierno trataba de esconder y las adversidades que debía afrontar la ciudadanía como resultado de la brutalidad que estaba sufriendo el pueblo chileno. Algunas arpilleras retratan escenarios escalofriantes, como cadáveres siendo lanzados desde helicópteros.

Augusto Pinochet estuvo al mando del país hasta el año 1990, sin embargo, fue Comandante en Jefe del Ejército de Chile hasta 1998.  Mientras las autoridades trataban de encubrir o negar las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la administración de Pinochet, la naturaleza tangible de las arpilleras y la atención que recibieron a nivel mundial impidieron ocultar la infamia del régimen militar y las vidas que fueron arrebatadas.

Si bien las arpilleras tienen un valor histórico, también se relacionan con las protestas chilenas actuales, donde los manifestantes han sido víctimas del uso excesivo de la fuerza de parte de las autoridades.

Organizando la resistencia. Cómo las mujeres de Chile se organizaron bajo el régimen de Pinochet.  Foto cortesía de MOOLA
Organizando la resistencia. Cómo las mujeres de Chile se organizaron bajo el régimen de Pinochet. Foto cortesía de MOLAA

La exposición Arte, mujer y memoria: arpilleras de Chile exhibe más de 30 arpilleras confeccionadas por artesanas chilenas de identidades anónimas entre los años 1976 y 2019. Las piezas fueron recopiladas por mujeres integrantesdel Movimiento Pro Emancipación de la Mujer Chilena en Los Ángeles (MEMCH-LA), agrupación de MEMCH Chile en Estados Unidos cuya finalidad es enaltecer las voces de las mujeres chilenas.

Las temáticas abordadas en las arpilleras varían entre visiones utópicas del pasado, tal como Recordando a Salvador Allende, pieza que evoca los tiempos de pazprevios a la dictadura de Pinochet, e imágenes distópicas, como Bombardeando al Palacio de La Moneda (1973), arpillera que muestra el palacio presidencial de Chile consumido por las llamas.

Otras piezas tienen un carácter más sombrío, teñidas por un sentimiento de pérdida cotidiano, como es el caso de la arpillera ¿Dónde están?, que plasma la inquietante ausencia de un ser querido representada por un asiento vacío en la mesa. La cueca sola (1979) enfatiza el impacto que provoca la muerte en las tradiciones culturales mediante la imagen de mujeres chilenas bailando La Cueca, baile nacional de Chile, sin la compañía del hombre.

Además, la exposición incluye la arpillera Por el derecho de vivir con dignidad, pieza contemporánea confeccionada por Victoria Díaz que muestra tres escenas acerca de la degradación ambiental y la actual escasez de agua en Chile.

Arte, mujer y memoria: arpilleras de Chile fue curada por Gabriela Martínez, directora del área de educación del Museo de Arte Latinoamericano – MOLAA. Información complementada por Isabel Rojas-Williams, historiadora del arte y curadora.         

Traducido por Fabiana Leyton.

Vista de la exposición "Arte, Mujer y Memoria", en el MOOLA, Long Beach, California, EEUU, 2020. Foto cortesía del MOOLA
Vista de la exposición «Arte, Mujer y Memoria», en el MOLAA, Long Beach, California, EEUU, 2020. Foto cortesía del MOLAA

ARTE, MUJER Y MEMORIA: ARPILLERAS DE CHILE

Museum of Latin American Art (MOLAA), 628 Alamitos Ave, Long Beach, California, Estados Unidos

Del 24 de noviembre de 2019 al 1 de septiembre de 2020 

Compartir

También te puede interesar

Vista de la muestra Semiprecioso de Miguel Soto en Galería Patricia Ready, Santiago de Chile. Foto: cortesía de la galería.

Una Escultura Sentimental:historia de un Joven

Galería Patricia Ready, en Santiago de Chile, presenta hasta el 20 de abril la muestra "Semiprecioso" del chileno Miguel Soto (Santiago, 1990), donde el artista analiza cómo la ficción se apodera de los relatos...