Skip to content

Luis Camnitzer:short Stories

Lenguaje, tiempo y juego son los asuntos que toca Luis Camnitzer en Short Stories, su actual muestra en Alexander Grey Associates, en Nueva York, abierta hasta el 1° de abril. Compuesta por nuevos trabajos en varios medios –incluyendo una video-instalación-, esta exposición pone nuevamente de manifiesto el ingenio característico del artista conceptual de origen uruguayo para hablar del arte como una plataforma para organizar y adquirir nueva información a través de la descontextualización de ciertas herramientas y objetos familiares.

La obra central de su reciente producción artística es The Time Project (2017), una instalación a gran escala que reúne diferentes indicadores del paso del tiempo, tanto naturales como culturales. La obra está compuesta por una pequeña habitación que enmarca una proyección en el piso del video de un riachuelo en medio de un bosque, y dos relojes de pared modificados situados en lados opuestos de la galería.

El video deja escuchar el sonido lejano de las campanas de una iglesia y de la naturaleza circundante. En un punto, las arrítmicas campanas dejan de anunciar la hora y, en cambio, se convierten en un elemento sonoro circular similar al flujo del agua, eliminándose así un marcador lineal del paso del tiempo.

Camnitzer ha modificado los relojes de pared, deshaciendo su función como dispositivos para medir el tiempo: en uno, enredando las agujas con un pedazo de cuerda, en otro, colgándolo al revés, pero poniendo las manecillas en la hora correcta. La instalación construye una narrativa que invierte las nociones de progreso y plantea un entendimiento alternativo del paso del tiempo como fenómeno circular.

The Time Project, 2017. Vista de la exposición "Short Stories", de Luis Camnitzer, en Alexander Gray Associates, Nueva York. Cortesía de la galería
The Time Project, 2017. Vista de la exposición "Short Stories", de Luis Camnitzer, en Alexander Gray Associates, Nueva York. Cortesía de la galería
The Time Project, 2017. Vista de la exposición "Short Stories", de Luis Camnitzer, en Alexander Gray Associates, Nueva York. Cortesía de la galería

En otra sala de la galería se ha instalado Improbabilities (Improbabilidades), una nueva serie de ensamblajes con dados presentados en marcos hechos por el mismo artista. Cada Improbabilidad se compone de 100 dados organizados en un cuadrado perfecto. Utilizando como guía la superficie punteada de los dados, Camnitzer crea cinco patrones distintos que dependen de la repetición numérica. El artista emplea objetos que tradicionalmente serían usados para alcanzar un resultado arbitrario e implementa un orden visual en lugar de esa aleatoriedad potencial. El uso de los dados es representativo del interés continuo de Camnitzer tanto por el juego literal como por la forma en que ve el arte y la vida: como un juego en sí mismo.

La fascinación del artista por usar el lenguaje para construir imágenes es evidente en su portafolio de impresiones Xerox, Timelanguage (2016). El conjunto de 14 fotocopias deletrea la palabra inventada “Timelanguage», comenzando en la primera hoja con sólo la letra «T.» Cada impresión consecutiva revela una letra más hasta que se muestre la palabra completa. Impresa en un gradiente de lanco a negro, de modo que la primera impresión es la más tenue y la última es la más pigmentada, la secuencia utiliza estos marcadores visuales de acumulación y adición para significar el paso del tiempo y de información.

Improbabilities, 2017. Vista de la exposición "Short Stories", de Luis Camnitzer, en Alexander Gray Associates, Nueva York. Cortesía de la galería
Timelanguage, 2016. Vista de la exposición "Short Stories", de Luis Camnitzer, en Alexander Gray Associates, Nueva York. Cortesía de la galería

También se incluye en la muestra la instalación Bereaved-Bird-Bit-Bloody-faced-Bohemian (2017), cuyo título se refiere a las primeras entradas de las páginas de cinco diccionarios abiertos Merriam Webster, libros que sirven como índices de comunicación verbal. La historia –Bereaved-Bird-Bit-Bloody-faced-Bohemian- es indicada por el artista en una placa de latón similar a las que se usan en los museos, colocada junto a los diccionarios. «Tratamos de liberarnos de un orden existente, pero el lenguaje nos combate porque es un sistema ordenado», dice Camnitzer, quien construye una historia corta, pero completamente acabada, a partir de las palabras ordenadas alfabéticamente en una herramienta de búsqueda análoga, muy diferente a la de nuestra actual era de Google.

Bereaved-Bird-Bit-Bloody-faced-Bohemian, 2017. Vista de la exposición "Short Stories", de Luis Camnitzer, en Alexander Gray Associates, Nueva York. Cortesía de la galería

También te puede interesar

,

Manifiesto de 1982

Presumo de ser un artista revolucionario. Tengo una visión del mundo y la misión de ponerla en efecto. Quiero eliminar la explotación del hombre por el hombre, lograr una distribución equitativa de tareas y…

LA ‘IMMAGINI INFAMANTI’ EN EL ARTE CUBANO

“Infundir el miedo es consustancial a la existencia de la sociedad totalitaria. Para el crítico y otros especialistas del entorno cultural cubano, el miedo inducido es un motivo connatural que paraliza; esto se traduce...