Skip to content

PRIMERA INDIVIDUAL DE DIANA FONSECA QUIÑONES FUERA DE CUBA

La práctica de Diana Fonseca Quiñones se basa en el uso de objetos simples y comunes y en experiencias de la vida cotidiana para idear narrativas que mezclan realidad y ficción. Basándose en momentos cotidianos y aparentemente regulares, tales como afilar un lápiz o encender un fósforo, la artista cubana emplea metáforas poéticas que comentan hábilmente sobre temas sociales más amplios y deseos humanos universales.

«De modo general, mi trabajo comprende la construcción minuciosa y la transformación, casi obsesiva, de cosas simples y ordinarias que me rodean. Le otorgo una importancia al proceso, desde lo persistente, desde lo repetitivo de gestos minúsculos. Lo cotidiano es para mí una zona de interés total; asumo la creación sin prejuicios ante lo intrascendente o banal. En realidad no temo a los sentimentalismos de las emociones comunes y que generalmente se esconden por considerarse de mal gusto”, dice la artista.

DFQ-8-El-Capital_photo-Jason-Wyche-2-1600x1067

Diana Fonseca Quiñones, El Capital, 2015, intervención en tres volúmenes de Das Capital de Karl Marx, dimensiones variables. Edición de 3 + 2PA © Diana Fonseca Quiñones. Foto: Jason Wyche. Cortesía: Sean Kelly, Nueva York

DFQ-8-El-Capital_photo-Jason-Wyche-detail-2-1600x1067

Diana Fonseca Quiñones, El Capital, 2015, intervención en tres volúmenes de Das Capital de Karl Marx, dimensiones variables. Edición de 3 + 2PA © Diana Fonseca Quiñones. Foto: Jason Wyche. Cortesía: Sean Kelly, Nueva York

En su primera muestra individual fuera de Cuba, en la galería Sean Kelly de Nueva York, Fonseca Quiñones presenta pinturas, esculturas y videos que versan sobre estos temas. En el video Pasatiempo registra la acción de un juego de la infancia: coserse la mano con puntadas superficiales, en este caso, dibujando un avión para representar los anhelos colectivos de la sociedad cubana, como viajar o tener su propia casa o automóvil. Al usar la palma, Fonseca Quiñones evoca el simbolismo de la mano y sus asociaciones místicas como un mapa del futuro.

La exhibición, abierta hasta el 6 de febrero, también presenta tres pinturas de una serie de trabajos titulada Degradación. Para estas obras, Fonseca Quiñones pela fragmentos de pintura de las fachadas de los dilapidados edificios de La Habana Vieja y los acumula en capas hasta que transformarse en composiciones abstractas únicas. El título refleja los paralelismos entre la degradación literal de colores en los fragmentos de pintura y, en el sentido más peyorativo de la palabra, como sinónimo de deterioro, específicamente en relación con La Habana.

El trabajo de Diana Fonseca Quiñones fue incluido en la 12° Bienal de La Habana de 2015 y, ese mismo año, recibió el premio EFG ArtNexus Latin America.

DFQ-10_Puente_English_version__2015_photo_Jason_Wyche_-_detail_2-1600x1067

Diana Fonseca Quiñones, Puente (English version), 2015, libros, hilo, dimensiones variables. Edición de 3 + 2PA © Diana Fonseca Quiñones. Foto: Jason Wyche. Cortesía: Sean Kelly, Nueva York

DFQ-10_Puente_English_version__2015_photo_Jason_Wyche_-_1-1600x1067

Diana Fonseca Quiñones, Puente (English version), 2015, libros, hilo, dimensiones variables. Edición de 3 + 2PA © Diana Fonseca Quiñones. Foto: Jason Wyche. Cortesía: Sean Kelly, Nueva York

DFQ-11-Piedra-perciosa-2015_photo-Jason-Wyche-2-1067x1600

Diana Fonseca Quiñones, Piedra preciosa, 2015, piedra, 6.4 x 7.6 x 7.6 cm. Edición de 3 + 2PA © Diana Fonseca Quiñones. Foto: Jason Wyche. Cortesía: Sean Kelly, Nueva York

DFQ-5-Untitled-from-the-Degradaciones-series-2015_Photo-Jason-Wyche-1-1067x1600

Diana Fonseca Quiñones, Untitled (de la serie Degradaciones), 2015, fragmentos de pintura montados en madera, 108 x 108 x 8.9 cm © Diana Fonseca Quiñones. Foto: Jason Wyche. Cortesía: Sean Kelly, Nueva York

DFQ-6-Untitled-from-the-Degradciones-series-2015_Photo-Jason-Wyche-1-1067x1600

Diana Fonseca Quiñones, Untitled (de la serie Degradaciones), 2015, fragmentos de pintura montados en madera, 108 x 108 x 8.9 cm © Diana Fonseca Quiñones. Foto: Jason Wyche. Cortesía: Sean Kelly, Nueva York

También te puede interesar