Skip to content

ARTISTAS DE PERÚ, BOLIVIA Y CHILE PARTICIPAN EN SEMANA DE ARTE CONTEMPORÁNEO DE ANTOFAGASTA

La Semana de Arte Contemporáneo, SACO, se ha instaurado en el norte de Chile como iniciativa autónoma y cíclica del Colectivo Se Vende | Plataforma Móvil de Arte Contemporáneo, con el objetivo de acercar el público local a la producción actual, y a la vez construir una plataforma de conexión y diálogo heterogénea y moldeable.

La primera versión, en 2012, incluyó una muestra de arte internacional que ocupó un espacio emblemático de la ciudad, el Centro Cultural Estación Antofagasta. Artistas de México, Chile, Argentina y Egipto, expusieron su obra e hicieron talleres de arte abiertos al público. La curadora invitada, Marisa Caichiolo, ofreció charlas, mientras que algunos de los invitados realizaron acciones de arte en Quillagua, a 280 kilómetros al norte de la ciudad.

Un año después, SACO2 propuso como tema un fenómeno particular del último tiempo: la emergencia de gestiones autónomas en regiones o en zonas periféricas a los epicentros del arte, invitando a directores de proyectos de Concepción, Pedro Aguirre Cerda (Santiago) y Córdoba (Argentina) a participar en una semana de trabajo entre ellos y el público. Se sumaron una exposición con artistas de la zona e intervenciones en el Parque Cultural Huanchaca.

Del 21 al 31 de agosto de 2014, SACO3 da un salto hacia el ámbito internacional y a un tema clave a nivel local, que atraviesa tanto lo político, como lo social y cultural: la relación entre Chile, Perú y Bolivia. Bajo el título Mi vecino. El otro, esta versión parte del convencimiento de que “a través del arte es posible profundizar en terrenos fracturados, que pocos se atreven a tocar”, según Dagmara Wyskiel, directora de SACO. “Las fricciones y los calentamientos en las zonas fronterizas constituyen hoy un área de interés e investigación en varios puntos de tensión en el mundo. Son justamente estas zonas de contacto directo con el otro donde la construcción de la identidad nacional establecida está basada en las diferencias con el de al lado. De este abreviado mapeo de la patología de la imagen del otro surge la idea de construir una plataforma tripartita en el ámbito del arte que permita investigar, debatir y ofrecer otras lecturas sobre la figura del vecino y sobre la tensión que se arma tanto entre la cercanía física y la lejanía emocional como en el conocimiento mutuo entre los tres pueblos limítrofes”, agrega.

Claudio Correa, artista chileno participante en la 3ra Semana de Arte Contemporáneo (SACO3) en Antofagasta. Cortesía: SACO

PARTICIPANTES

Con curadores, investigadores y artistas de Chile, Perú y Bolivia, SACO3 tendrá tres hitos: una residencia creativa abierta a artistas invitados en Quillagua; las actividades del Parque Cultural Huanchaca, donde se incluyen una exposición de arte contemporáneo (abierta hasta el 31 del mismo mes) y charlas de los expertos invitados; y una convocatoria a colegios de la zona, invitando a que los alumnos dibujen cómo imaginan “al otro”, al habitante de los países vecinos, conformando un gran mural en la institución cultural durante SACO3 y una exposición que estará en la Sala Multiuso Biblioteca Viva Antofagasta. Todas las actividades son gratuitas.

Entre los invitados, están los curadores Gustavo Buntinx (Perú), Lucía Querejazu (Bolivia) y Rodolfo Andaur (Chile); los investigadores Harold Hernández (Perú), Juan Fabbri (Bolivia) y Damir Galaz-Mandakovic (Chile); y los artistas César Cornejo y Elliot Túpac Urcuhuaranga (Perú), Andrés Bedoya y Jaime Achocalla (Bolivia), Claudio Correa y Catalina González (Chile).

Se suma la participación del Museo de Artes Visuales (MAVI), que en esta instancia lanzará por primera vez en regiones el concurso Premio MAVI – Escondida: Arte Joven Contemporáneo. La institución abrió además una convocatoria que invita a artistas emergentes de Antofagasta a una residencia en el taller BLOC de Santiago. El 22 de agosto se dará a conocer el ganador.

El contexto de SACO es, de manera territorial y simbólica, el desierto. “Antofagasta es una ciudad con mucha demanda cultural, especialmente desde las nuevas generaciones, de donde han surgido también artistas muy inquietos e interesantes. Sin embargo, aún no hay espacios de exhibición especializados y sostenidos, ni tampoco un evento artístico, cíclico y masivo, como sí tienen la literatura, la música, el cine y el teatro a nivel local, que concite esta demanda. Si a esto sumamos la falta de una escuela de arte universitaria en todo el norte de Chile, entendemos el valor de SACO: estamos haciendo algo importante para revertir esta falta de espacios que canalicen y desarrollen este creciente interés. Queremos construir, dialogar y crear donde nada se ha hecho aún. Por esto es tan importante que el público nos acompañe, porque queremos que todos sean partícipes en este proyecto colectivo”, plantea Wyskiel.

INTERVENCIONES EN EL PARQUE CULTURAL HUANCHACA

Mientras que los teóricos presentarán sus investigaciones en textos y conferencias, los artistas emplazarán sus obras en el entorno, lugar de las ruinas de una fundición de plata que entre 1892 y 1902 funcionó bajo intereses bolivianos, chilenos e ingleses, y que hoy es Monumento Histórico Nacional. Las intervenciones serán símbolos que darán otra mirada sobre los discursos oficiales o generalizados, apuntando al carácter ficcional de ciertas construcciones culturales o hegemonías identitarias, cuestionando las definiciones impuestas sobre “el otro”.

Sin autorías individuales, el equipo peruano participa con una obra en la parte alta del recinto de Huanchaca: una columna puesta sobre un enorme dibujo hecho sobre la tierra que representará una llama de tres cabezas, una especie de símbolo ancestral con referencias a los geoglifos de Nazca y a la Santísima Trinidad, un conjunto que marcará con su sombra el paso del sol, un reloj cósmico que también cita al obelisco que se emplaza en la frontera tripartita entre Bolivia, Chile y Perú, en las alturas del cerro Choquecota.

“El resultado disloca un emblema oficial de límite entre tres países artificialmente segregados, para postular una simbología utópica –arcaica y futura– que trascienda esas fracturas políticas de nuestras geografías y culturas a pesar de todo siempre compartidas”, señalan Gustavo Buntinx, Harold Hernández, César Cornejo y Elliot Túpac Urcuhuaranga.

Conformado por la curadora Lucía Querejazu, el teórico Juan Fabbri y por los artistas Andrés Bedoya y Jaime Achocalla, el grupo boliviano reflexiona sobre el carácter huidizo de límites y mapas. “Existen varios temas para tratar: las fronteras, los mapas, las fricciones, la Guerra del Pacífico. Sin bien éste último, atravesado por las tratativas fallidas de diálogo entre Bolivia y Chile, está muy presente en nuestro cotidiano, sentimos que nuestra vecindad se define por muchos más factores que el político de coyuntura”, afirma Querejazu.

En la exposición, las obras tensionarán materialidades y simbologías: Bedoya presentará una serie de objetos de plata que resignificarán en Huanchaca la historia de país, la memoria y conceptos de riqueza y poder; Achocalla a su vez emplazará un monumental mástil intervenido por pilas de adobe, material que relaciona simbólicamente a tierra y territorio.

El grupo chileno incluye al curador Rodolfo Andaur, al investigador Damir Galaz-Mandakovi, y a los artistas Claudio Correa y Catalina González, que trabajan bajo el concepto de “desertificación”. Claudio Correa erigirá un “monumento a la Antofagasta boliviana”, una enorme vela que brillará en la oscuridad, homenaje a un barco de Bolivia que no alcanzó a zarpar en la Guerra del Pacífico, mientras que González levantará una pila de agua referida a nociones de arquitectura, ruina y decoración.

“Los autores han articulado formas que establecen un panorama de cómo entendemos a esos otros, esos vecinos pero al mismo tiempo extranjeros de un lugar que envuelve un territorio ambiguo… Diversifican la imagen, objeto y concepto del norte de Chile y su relación tripartita con Perú y Bolivia”, plantea Andaur.

Juego Mixto, intervención paisajística de Dagmara Wyskiel, Ruinas de Huanchaca, 2013. Foto: Sebastián Rojas. Cortesía: SACO

3ª SEMANA DE ARTE CONTEMPORÁNEO | INAUGURACIÓN | 21 de agosto a las 12:00 horas | Parque Cultural Huanchaca | Antofagasta, Chile | EXPOSICIÓN MI VECINO. EL OTRO| 21 – 31 agosto | Parque Cultural Huanchaca | Antofagasta, Chile | CONFERENCIAS Y FORO | 21 – 23 de agosto a las 18:00 horas | Parque Cultural Huanchaca | Antofagasta, Chile | RESIDENCIA EL LUGAR MÁS SECO DEL MUNDO 17 -23 de agosto | Quillagua, Chile | http://www.colectivosevende.cl/

SACO3 es un proyecto del Colectivo Se Vende Plataforma Móvil de Arte Contemporáneo, con el apoyo de Minera Escondida. Financia Gobierno Regional Antofagasta, patrocinan el Consejo Regional de la Cultura y las Artes CNC Medios, invita Parque Cultural Huanchaca.

También te puede interesar

Catalina Quezada, Sin título (objetos diversos sobre mesa), 2020, volcanita, témpera y madera, 240 x 150 cm. Cortesía de la artista. Foto: Cristian Maturana Ortiz – Taller Atacama

CATALINA QUEZADA. RENCONTRES: ENTRE EL AZAR Y LA VOLUNTAD

Mediante diferentes procesos, Catalina Quezada va incorporando símbolos, arquetipos, imágenes de sueños, visualizaciones de auras, proyectando todas estas visiones en la materia de la obra y dejando que tomen su forma en procesos de...