La figura en primer plano es el eje central en el trabajo reciente de Sebastián Yrarrázaval (1971), artista chileno nacido en Madrid, autodidacta con formación en arquitectura, que rompió los esquemas de una familia conservadora para, a los 40 años de edad, tomar la decisión de dedicarse exclusivamente a la pintura. Después de dos años de trabajo en su taller en Pirque, donde vive alejado de las dinámicas de las grandes ciudades, presenta hasta el 20 de septiembre su tercera muestra individual en Galería Aninat.

A través de una pintura analítica, que combina las huellas de sus estudios paralelos en muralismo, conservación y diseño, Yrarrázaval se concentra en la psiquis contemporánea, aquello que él entiende como su innata e inexorable inclinación hacia la transformación de la figura existencialista y psicológica del hombre. Se trata, también, de una pintura honesta e inquietante, obsesionada con sí misma.

Su técnica consiste en la aplicación de numerosas capas gruesas de pigmento hasta producir un impasto delicado pero denso, que le permite construir capas y veladuras. Mediante trazos gestuales, va deconstruyendo una figura central que ubica en espacios cerrados. En algunas composiciones, es posible distinguir parte de una silla, un perro, algo de la figura humana, evaporándose, descomponiéndose de forma enigmática. Deformada y mutilada, esta forma-sujeto remite a la vulnerabilidad y la soledad del hombre contemporáneo.

Las ocho pinturas que componen esta muestra parecieran resistirse a develar detalles sobre su propio misterio: no hay referencias concretas sobre el espacio en que sus figuras se sitúan ni un marco temporal preciso que las contenga. Es en ese espacio liminal entre lo expresivo y lo abstracto, entre lo representativo y lo intangible, donde la pintura de Yrarrázaval se materializa. Para el artista es fundamental reabrir la vieja discusión sobre la pintura como medio capaz de pensarse a sí mismo, sobre la pintura como artificio y provocadora de estados de conciencia plena, de atención presente.

Sebastián Yrarrázaval, Contemplativo VIII, 2019, óleo sobre tela, 207 x 197 cm. Cortesía: Aninat Galería
Sebastián Yrarrázaval, Contemplativo VI, 2019, óleo sobre tela, 207 x 197 cm. Cortesía: Aninat Galería
Sebastián Yrarrázaval, Contemplativo V, 2019, óleo sobre tela, 197 x 207 cm. Cortesía: Aninat Galería
Sebastián Yrarrázaval, Contemplativo IV, 2019, óleo sobre tela, 197 x 197 cm. Cortesía: Aninat Galería
Sebastián Yrarrázaval, Contemplativo VII, 2019, óleo sobre tela, 207 x 197 cm. Cortesía: Aninat Galería
Sebastián Yrarrázaval, Contemplativo III, 2019, óleo sobre tela, 197 x 187 cm. Cortesía: Aninat Galería
Sebastián Yrarrázaval, Contemplativo I, 2019, óleo sobre tela, 207 x 185 cm. Cortesía: Aninat Galería

SEBASTIÁN IRARRÁZAVAL: CONTEMPLATIVOS

Aninat Galería, Alonso de Córdova 4355, Edificio CV Galería, Santiago de Chile

Hasta el 20 de septiembre de 2019