La carne hecha palabra es la exposición individual que inaugura hoy la artista venezolana Erika Ordosgoitti en los espacios de la galería Doce Cero Cero, en Bogotá. En ella se reúnen series de fotografías, gráficas y ensamblajes, en los que la artista reflexiona sobre el valor crítico del cuerpo expuesto a los sistemas de poder. Ordosgoitti (Caracas, 1980) reconoce el cuerpo como el primer objetivo del poder y, a la vez, como primer vehículo de emancipación y empoderamiento. Su investigación se centra en estos dos aspectos de la libertad.

A través de su obra, hace lo que ella llama «declaraciones de libertad», dando testimonios de actos de emancipación. El cuerpo se hace verbo a través de la acción, la actividad performativa impregna las imágenes que nos ofrece como dispositivos, imágenes que evocan y propician eventos de reconocimiento de la propia vulnerabilidad como metodología de empoderamiento. Señala al cuerpo como espacio social en pugna y lugar de resistencia. Constantemente pone en cuestionamiento el estatus ontológico del arte al concederle una función auto contradictoria, en la que el arte se pone en duda a sí mismo, desacralizándose y sacudiendo sus propias convenciones.

11701226_691374117634403_4832038195377302706_n

Erika Ordosgoitti, La carne hecha palabra, en galería 12:00, Bogotá. Cortesía de la artista

frente_lateral

Erika Ordosgoitti, Comida para Moscas, 2014, vista de la instalación en Lia Laboratorio, Bogotá. Cortesía de la artista y Oficina #1, Caracas

abajo

Erika Ordosgoitti, Comida para Moscas, 2014, vista de la instalación en Lia Laboratorio, Bogotá. Cortesía de la artista y Oficina #1, Caracas

Erika Ordosgoitti, reside y trabaja entre Caracas y Bogotá. Ha expuesto anteriormente en Colombia en los espacios de la Fundación MISOL para las Artes, que en el 2014 le otorgó la beca Artista Joven. Lo hizo con la instalación para video y performance Comida para Moscas.

Actualmente se desempeña como directora adjunta de P3 Plataforma para Performance, una organización que se encarga de promover el desarrollo de la performance en Venezuela y desde la cual coproduce la Bienal de Performance de Caracas. También es gerente de Avispero Artist Residency, un proyecto de residencia artística en Venezuela.