Interesada en la permanente pregunta sobre la representación de identidad en la fotografía contemporánea, Rosario Montero derivó a la antropología. Hace un año creó el grupo Conversaciones de Campo, una instancia donde junto a Catalina Matthei, Paula Salas y Rosario Carmona -todas artistas– reflexionan en torno a ella. Pero Montero reconoce abiertamente que fue en Londres donde descubrió que, más allá de lo que había leído de Daniel Miller y lo que había investigado, su foco de interés tenía un nicho académico que considera el statement principal de su obra: la cultura material.

“El foco de mi trabajo aborda esta problemática desde la perspectiva de la cultura material: cómo los objetos que nos rodean poseen la capacidad de representar a quienes lo habitan o poseen. Tanto los métodos de trabajo utilizados como las problemáticas abordadas me han permitido desarrollar un trabajo que no sólo levanta preguntas propias a las artes visuales, sino que cruza con otros campos formales propios de la antropología”, afirma.

La aproximación de Montero hacia la fotografía viene de su infancia. A pesar de haber trabajado en grabado durante los años como estudiante de arte en Chile, la llegada a la fotografía se desencadenó por la familiaridad que siempre tuvo con ella y por la necesidad de trabajar sobre un soporte en el que vio un potencial más incluyente.

1-399x600

Rosario Montero, Broken Crown/Corona Rota, 2012, medidas variables. Todas las imágenes son cortesía de la artista

Hace tiempo vienes investigando el tema de la identidad en relación a los objetos. Habías encontrado ya algunas respuestas en la antropología y, de repente, como cuentas, te encontraste con que existía un nicho que prácticamente resumía lo que estabas buscando. ¿Qué impacto ha tenido el Master de Antropología Digital en tu trabajo?

Es difícil sacar conclusiones a mitad de camino. Llevo apenas un semestre de clases en un nuevo territorio que si bien es alucinante, tiene varias elementos desconocidos. Parece que me encuentro en un estado de desarrollo más teórico, en donde todas estas nuevas ideas van tomando forma y haciéndose relevantes en mi propio sistema. En cuanto a la práctica, acabo de terminar hace una semana la serie No Way Out, un proyecto que me tomó más de un año desarrollar. Al mismo tiempo, así como ese proyecto tomó forma, otros se encuentran en proceso, los cuales seguramente tomarán en cuenta elementos teóricos así como prácticos de mis estudios en antropología. La fotografía y la antropología tienen varias cosas en común, como por ejemplo que ambas están en constante contradicción consigo mismas, al momento de ser índex de algo, de estar tratando de representar algo pero al mismo tiempo contradecirse porque es el punto de vista de una persona que habla.

2-600x399

Rosario Montero, Hawaii-Bombai, 2012, medidas variables

Me imagino que haber encontrado este nicho te ayuda a definir un área de estudio, te aclara ciertas preguntas pero también genera muchas más. ¿Qué ventanas nuevas, en lo que has explorado la cultura material hasta ahora, se han abierto y podrían ser un tema de investigación en tus próximos trabajos?

Quizás lo más relevante hasta el minuto ha sido poder tener un mejor entendimiento de las nociones de cultura material, cómo construimos nuestro entorno y cómo éste refleja nuestra agencia. Al mismo tiempo, han sido enriquecedores los debates sobre identidad/contexto y las relaciones que las sociedades establecen en cuento a ellos. Pero quizás lo más revelador ha sido la problematización que hace la antropología a los conceptos de universalidad, en el cual el arte históricamente se ha situado.

3-399x600

Rosario Montero, Uneven Symmetry/Simetría Dispar, 2012, medidas variables

 

 

4-600x399

Rosario Montero, Good Eye/El Ojo Divino, 2012, medidas variables

 

 

5-600x399

Rosario Montero, Princess’ Fall/Salto de la Princesa, 2012, medidas variables

 

 

En varias de las series que ha realizado aparecen signos frecuentes. Primero, la investigación en versiones exteriores e interiores sobre un objeto recurrente: la casa (entre otros espacios habitacionales). Luego, las que están habitadas sólo por otros objetos medianos y menores donde no hay personajes presentes. Las tomas son frontales, el encuadre simétrico, hay un rango limitado de colores y en todas las imágenes hay una limpieza de elementos que la mantiene “desprovista de elementos dramáticos que la sobre signifiquen”. La proporción de cuántos elementos desaparecieron en ese barrido y los elementos que permanecen probablemente sea equitativa entre todas las imágenes, o al menos hay una sugerencia de eso. Son viviendas modulares, que incitan a pensar que así como se asemejan los elementos que permanecen en la imagen seguramente se asemejan aquellos que ya no están. Hay un patrón que minimiza los elementos auténticos de cada casa y que juega a aumentar o a reducir la expectativa sobre lo que podría haber dentro de ellas y a calibrar el escepticismo acerca de la facultad que tengan esos elementos en delatar algún grado de intimidad.

Ciudad Ideal (serie realizada en el 2010) reflexiona sobre la identidad humana a partir de casas que hacen de portavoz de sus habitantes. Revela trazos que sobrevivieron a la limpieza de elementos dramáticos y que permanecen casi desapercibidos en las tomas frontales de la serie. Es el resultado de un viaje que retrata viviendas de siete regiones de Chile, un proyecto posterior a Campamentos de Invierno, Habitaciones Paranoicas y Comercio Justo, y un antecedente a su último trabajo No Way Out. A fines de enero algunas de las piezas de No Way Out fueron exhibidas en en el Bishopgate Institute de Londres y retrata viviendas y espacios arquitectónicos ingleses.

6-600x383

Rosario Montero, Conflicted Copy/Copia Conflictiva, 2012, medidas variables

 

 

Cuéntame cómo nace No Way Out, cómo la realizaste, en qué consiste…

No Way Out (Sin salida) es un proyecto que nace desde la observación cotidiana de mi entorno. Surge como un proceso de apropiación del paisaje urbano. Las imágenes presentadas retratan varias ciudades de Gran Bretaña, donde sucedieron disturbios durante el verano del 2011. Ventanas ciegas, rastros de la reconstrucción del pasado, el ladrillo como símbolo y signo de diferencias en la condición social, el edificio como un espejo de las personas que residen en él… Las imágenes revelan no sólo las marcas de la historia, sino también una forma de paisaje construido del mundo que vivimos. Mi intención es la de re-significar objetos cotidianos transformándolos en un espectáculo de su propia realidad. Es así como busco generar retratos de quienes habitan esos espacios sin mostrarlos a ellos directamente.

7-600x399

Rosario Montero, The Fall/La Caída, 2012, medidas variables

 

 

¿Cómo llegaste al festival que se realizó en el Bishopgate Institute?

This is not a Gateway (festival que tiene como eje central la ciudad) es una instancia bastante coherente en donde se busca generar reflexión acerca de cómo construimos ciudad. Lo conocí cuando llegué a Londres y me pareció una instancia bastante interesante. Un espacio híbrido de cruce donde personas de distintas disciplinas se juntan para compartir y reflexionar sobre cómo construimos ciudad. Lo que más me interesó del espacio fue la oportunidad de cruzar a otros campos teóricos, distanciarse quizás un poco de lo purista que a veces se tornan las instancias artísticas y poder desde ahí reflexionar sobre mi trabajo.

Me llama la atención que en No Way Out, en comparación a las demás series, hay una intención en clasificar los componentes de las imágenes en una especie de catálogo. Títulos, tipos de ladrillo, climas, entre otros, son parte de los conjuntos que están en disposición al navegador. En tu trabajo Vísteme, el ejercicio de algún modo es parecido. ¿Qué te motiva a proveer este desglose al espectador?

Me interesa reflexionar sobre el proceso de hacer imágenes. Al catalogar, busco transparentar las decisiones que voy tomando durante mi práctica, desplazar el objeto fotografiado desde donde una vez perteneció a un nuevo espacio a través de patrones arbitrarios que buscan generar narrativas ficticias. Al mismo tiempo, busco generar una estructura en un nuevo conjunto de relaciones entre cosas que son físicamente imposibles de yuxtaponer.

8-399x600

Rosario Montero, Misappropiation/Apropiación Indebida, 2012, medidas variables

 

 

En el acto recurrente de fotografiar viviendas, de limpiarlas, de dejar objetos que dan pistas de la identidad de los personajes que la habitan, nos desvía e interrumpe un proceso que podría descifrar y revelar, más bien, una identidad tuya…

Busco utilizar la fotografía en su capacidad de medio discursivo con todos sus elementos posibles. Me interesa lo que el retoque provoca, desde el hacer (modificación, limpieza, eficiencia discursiva) a la lectura que otorga (conflicto entre realidad y ficción que este proceso exacerba). No creo en la fotografía como documento social sino más bien como un dispositivo de creación de contexto e identidad.

En el texto que acompaña a No Way Out, Camila Cociña escribe: “Es por eso que es tan importante dar espacio a los paisajes excluidos, como los expuestos en No Way Out (…) que abran espacios para la existencia de diferentes subjetividades que deben estar en la base de la comprensión de la democracia (…) Los paisajes urbanos que pertenecen a las subjetividades, sin nombres, que están más allá de la dominante, ayudan a retratar una ciudad que en su multiplicidad tiene una herramienta para la inclusión”. ¿Qué virtud, o qué cualidad relacionada a la inclusión ves en tu obra?

Lo inclusivo es un elemento que siempre me ha preocupado en relación a la práctica artística. La pregunta de cómo crear reflexiones que no sólo sean atingentes a una élite sino a un público más amplio siempre me ha rondado. He probado distintos caminos y creo que esta idea de inclusividad es la responsable de mi inicial interés por las tecnologías digitales en su capacidad potencial para integrar y dar acceso a muchos. Debo decir que es un tema en proceso y que no siento tener ninguna respuesta sino cada día más preguntas.

Además de tus proyectos fotográficos, eres directora y fotógrafa de Contrahilo, un portafolio visual de diseño de modas. ¿Qué te llevó a involucrarte con el oficio del vestuario?

Ese es un proyecto que llevamos varios años desarrollando. Mis motivaciones iniciales corresponden a una necesidad por apropiarse de una disciplina, por entenderla y así ser capaz de transitar por ella aportando a la reflexión que la misma levanta. De eso ha pasado un tiempo, y hoy lo considero más un ejercicio necesario por someter a la moda a un análisis que quizás le es menos propio y así entregar otra mirada.

9-399x600

Rosario Montero, The King’s Stronghold/El Báculo del Rey, 2012, medidas variables

 

 

Rosario Montero es artista visual y fotógrafa. Licenciada de Artes Visuales de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Magíster en Artes Visuales de la Universidad de Chile (2007). Ha expuesto individualmente en la Galería del Centro Cultural de España en el 2004 y en el 2006 publicó su primer libro de fotografía de autor, Miradas Paralelas. En el año 2010 formó parte de la selección de fotógrafos chilenos para la publicación 02/CNCA, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Chile). En el 2011 fue seleccionada para participar en el fanzine español 10×15 en su número especial de fotografía chilena llamado I Love Cachai. Durante el 2012 formó parte de la curatoría realizada por Martín Parr sobre fotografía chilena para la publicación inglesa C Photo (Ivory Press), titulada Nueva Mirada Latina. Entre sus exposiciones colectivas destaca Cohortes, en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC, 2009). En el 2010 gana un Fondart para la realización del proyecto fotográfico Ciudad Ideal, el cual fue expuesto en el MAC. Durante el 2009 creó su propia productora fotográfica (Puro Delirio), la cual es la plataforma para la realización de distintos proyectos comisionados. Recientemente, ganó la beca Becas Chile y realiza el Máster en Antropología Digital de la University College of London (UCL). Actualmente, es directora y fotógrafa del proyecto Contrahilo y trabaja en distintos proyectos relacionados con la fotografía.

The following two tabs change content below.

Ximena Moreno

Es Artista Visual, y tiene un MA in Global Arts por la Goldsmiths University, Londres. Su trabajo se centra principalmente en la gestión de proyectos y en el levantamiento de contenidos para fines editoriales y curatoriales. Ha trabajado junto a Cecilia Brunson en Cecilia Brunson Projects, como colaboradora para Revista la Panera, como encargada de comunicaciones y encuentros de Galería Sala de Carga, entre otros. Actualmente es colaboradora de Artishock, docente en Universidad Finis Terrae, co-fundadora y editora de Revista Porvenir y productora del Museo de Arte Contemporáneo MAC, Parque Forestal.

Latest posts by Ximena Moreno (see all)