Los artistas tienen una forma singular de entender lo que significan las cosas; pueden pensar desde dentro de la materia artística, y están abriendo un espacio sin parangón en la Cultura

Chus Martínez

Oscuro y tenebroso son algunos de los adjetivos de la palabra lóbrego, según la Real Academia de la Lengua Española. Lóbrego también es el título de la exhibición que presenta el artista visual Benjamín Ossa en Galería Artespacio, y este nombre es, literalmente, lo que hace con el espacio que contendrá sus trabajos por unas cuantas semanas: oscurecer, dejar en la sombra.

Foto-Maqueta-Lobrego-2012-600x438

Benjamin Ossa, Maqueta para Lóbrego, instalación en la Galería Artespacio, Santiago, 2012. Todas las imágenes son cortesía del artista

La decisión de cubrir por completo toda entrada de luz natural con una capa negra no es antojadiza. Más bien es fundamental, porque las piezas que ha proyectado especialmente para este lugar requieren de la penumbra para operar, dado que funcionan con su propia luz. También porque es el punto de partida de una exposición que ha sido planteada desde un espacio mental reflexivo, que busca ofrecer una pausa, una pequeña fisura que permita volver a observar. De este modo, su primera aproximación es hacia el espacio mismo, el cual ha sido examinado por un ojo clínico que ha recorrido, medido y analizado todas sus características formales para convertirlo en dispositivo de sus trabajos.

Esta rigurosidad para proyectar forma parte de la práctica artística de Benjamín Ossa, la cual desarrolla a partir de una minuciosa observación y experimentación con fenómenos físicos como la luz, la refracción y el color, instalándolos como objeto de estudio central a su proceso creativo. Su trabajo de taller consiste en explorar el campo de la fenomenología del espacio, donde lo primero es entender las propiedades de estos efectos y cómo se generan ciertos comportamientos muchas veces intangibles para nosotros.

Formas-_Borde-Galeria-Tajamar-2011-600x486

Benjamín Ossa, Formas/Borde, vista de instalación en galería Tajamar, Santiago, 2011

6116115177_ac2da6915f_b-450x600

Benjamín Ossa, Formas/Borde, vista de instalación en galería Tajamar, Santiago, 2011

Utilizando elementos que son medulares a sus investigaciones como la geometría, las matemáticas y sobre todo el dibujo, ha construido un lenguaje abstracto que se centra en la austeridad y en el trabajo con la simpleza de las formas, con el fin de buscar sus potencialidades. Desde distintas estrategias y materiales, como dibujos de corte sobre papel, luz, planos de color y formas geométricas, su  búsqueda está puesta en articular sistemas visuales que puedan hacer perceptibles procesos de comunicación que existen en el espacio. Investigando también el fenómeno de la percepción, sus trabajos apelan al espectador, quien termina por completar la cadena de sucesos que propone, convirtiendo el diálogo entre arte y entorno en su argumento visual.

MSSA-Fisura-2011-600x449

Benjamín Ossa, instalación para la muestra Fisura en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, Santiago, 2011

A partir de lo más cotidiano, como puede ser un reflejo en una poza de agua, toma algo ante lo cual no solemos tomar conciencia, para ponerlo en evidencia a través de otra forma de relación con la percepción humana.  La “fenomenología cotidiana” que le interesa investigar son aquellos acontecimientos físicos que determinan nuestro modo de interacción  y comportamiento, entendiendo la experiencia física que ejercen sobre las cosas u objetos como ideas o una forma de lenguaje. En este sentido, sus propuestas tienen una filiación directa con los trabajos geométricos de los años 50 y 60, como los del chileno Ramón Vergara Grez, con las propuestas cinéticas de los 70 y también con autores que  experimentaron con la luz y el espacio, como el estadounidense James Turrell. Del mismo modo, también se puede mencionar como marco referencial al movimiento minimalista de los años 70 y al emblemático Walter De María, particularmente con su propuesta The Lightning Field (Campo de Rayos), realizada en Nuevo México en 1977, la cual consistía en una instalación de gran escala que conducía los rayos generados por las tormentas eléctricas de la zona.

Volumen-lineal-600x395

Benjamín Ossa, maqueta para Volumen Lineal, 2012

8032902623_38d434aa8c_b-600x408

Benjamín Ossa, Vértice Circular II (Díptico), vinilo mate sobre vidrio, 121,4 x 60,7 cm, 2012

Serie-de-Corte-y-temperatura-N-4-456x600

Benjamín Ossa, Serie de Corte y Temperatura, 2012

5027494045_d24ce2dd98_b-459x600

Benjamin Ossa, 84 puntos y 2 formas iguales, nitrato de plata sobre vidrio, 2010

7091108109_ae9b5a9304_b-600x331

Benjamín Ossa, Forma ascendente (detalle), nitrato de plata y laca sobre vidrio, 75 x 55,5 cm

Es así como manejando las posibilidades de la geometría y la tensión de la luz, tanto sus piezas bidimensionales como las tridimensionales aplican lógicas matemáticas y físicas, buscando entender el significado de las cosas desde distintas disciplinas, para luego materializar estos cruces en el campo del arte.

En Lóbrego nos presenta tres piezas que se instalan en este espacio en penumbra. La primera, una serie de nueve dibujos de cortes que indagan en la temperatura, atmósfera y escala del color; luego como punto álgido dentro de la muestra, un espacio hexagonal abierto que opera bajo los fenómenos de la refracción y proyección, conteniendo una serie de doce dibujos confeccionados con nitrato de plata, y finalmente un volumen que se expande y avanza mediante su sombra, como un cuerpo que absorbe luminosidad y proyecta oscuridad.

7586185992_dd12179fb7_b-600x393

Benjamín Ossa, Perpetuo, madera lacada, Vidrio soplado, agua, sistema eléctrico, acrilico y vidrio polarizado, México DF, Parque Chapultepec, Art of Beyond Latin America. Curatoría: Gina Jaramillo. Ballantines 12

7586176548_9c5c895393_b-600x389

Benjamín Ossa, Perpetuo, madera lacada, Vidrio soplado, agua, sistema eléctrico, acrilico y vidrio polarizado, México DF, Parque Chapultepec, Art of Beyond Latin America. Curatoría: Gina Jaramillo. Ballantines 12

Estos trabajos proponen una manera de ver arte sin sinopsis previa ni adherencia a un contenido. La búsqueda del sentido se da en la experiencia misma de la propia observación, a partir de lo que proyecta cada pieza, desde la objetividad de lo ya existente.  Es por esto que los modos de significación que pueden surgir de estas propuestas se extienden más allá del tema, desmarcándonos de una narrativa específica que conduzca a una localidad, una historia o una temática determinada, desprendidos de la contingencia. El campo de relación que establecen es más bien con el tiempo, la producción y los sistemas de construcción de pensamiento que pueden derivar del  intento por comprender el espacio y sus fenómenos.

A partir de estos dispositivos concretos, comunicantes, geométricamente multiculturales, donde la abstracción facilita un canal expedito de información sobre los hechos elementales de la fenomenología del espacio y los objetos, Benjamín Ossa interpela nuestra percepción desde la información visual que ha reunido, para hablarnos sobre nuestra realidad inmediata desde un presente continuo.

4-copia-600x401

Benjamín Ossa, instalación en Salón Tudor, Santiago, 2011

13-copia-600x450

Benjamín Ossa, instalación en Salón Tudor, Santiago, 2011

Benjamín Ossa: Lóbrego

Galería Artespacio, Santiago

Del 4 de diciembre de 2012 al 5 de enero de 2013

Curaduría: Constanza Guell

UA-20141746-1 Cartelera