performance

GRITO PORQUE ESTOY VIVA. UNA ENTREVISTA A REGINA JOSÉ GALINDO

Con la obra «Las escucharon gritar y no abrieron la puerta», realizada en memoria a las víctimas del Refugio Virgen de la Asunción, arranca la revisión de los últimos 25 años de carrera de la artista visual y poeta Regina José Galindo (1974) en Latinoamérica. Curada por Maya Juracán, se presenta en La Nueva Fábrica (Guatemala) hasta el 27 de noviembre.

EN EL BORDE EROSIONADO DE UNA ISLA OCUPADA

«En el borde erosionado de una isla ocupada» reúne una serie de performances puertorriqueñes para pensar la erosión costera como una poética oceánica que excede el movimiento terráqueo de las mareas. La propuesta curatorial piensa las costas erosionadas como filo oceánico que les artistas resignifican en armas trans-feministas que apuestan a transformar los territorios coloniales del archipiélago.

AYRSON HERÁCLITO: YORÙBÁIANO

En esta exposición, Ayrson Heráclito (Brasil, 1968) articula culturas afrodiaspóricas diversas para crear una amalgama cultural única de saberes ancestrales, enseñanzas, leyendas, ritos y cosmovisiones que forman parte de las matrices religiosas y culturales del Candomblé.

DEBORAH CASTILLO. DESAFIANDO AL COLOSO

En el Museo del Chopo, la artista presentó el performance «Desafiando al coloso», parte de una serie de “afrentas” que ha escenificado contra la figura y el monumento al caudillo. Con ello busca cuestionar las estructuras de poder que históricamente surgen y fundamentan su autoridad en el culto febril que estas figuras han despertado en América Latina.

LORENA MUÑOZ BAHAMONDES. ACUERPAR LA EXPRESIÓN POLÍTICA DE LA PRECARIEDAD

Lorena Muñoz se hace cargo de acuerpar y encarnar esos espacios íntimos de la precariedad mediante la experimentación del lenguaje del performance sobre un nuevo soporte artístico, junto a la fotógrafa Yéssica Gaete Díaz, desplazando el imaginario pugilístico para transformar la acción de boxear en un manifiesto feminista que se rebela ante aquello que históricamente concierne a las mujeres.

LO CRÍTICO-PULSIONAL DE LA CRÍTICA DEL ARTE EN ‘CRÍTICA DE BARRICADA I’, DE ALIWEN

La apuesta de «Crítica de barricada» podría ser definida como un posthumanismo transfeminista campuria que opta por des-esencializar la verdad del género inscrita en l*s cuerp*s generizados, abriendo la crítica del arte a los “tecno-saberes y senti-pensares”, de modo tal que autoras como Gloria Anzaldúa, Rosi Braidotti, Eugenia Brito, Rey Chow, Diamela Eltit, Donna Haraway, Nelly Richard, o Chela Sandoval son leídas en clave cyborg.

LO QUE CUENTO CON MÍ CUERPO. ARTISTAS ARGENTINAS EN ACCIÓN

La Usina del Arte presenta “Lo que cuento con mi cuerpo. Artistas argentinas en acción”, una muestra que busca alejarse de estereotipos de género y romper con imposiciones sociales en relación a la figura de la mujer como artista y al vínculo con su propio cuerpo como medio de expresión y herramienta de trabajo, para embarcarse en la exploración del hacer bajo temáticas como el revisionismo histórico, la política, la desigualdad, la sexualidad, la belleza, la relación con los materiales, la condición de la mujer y el universo privado.

RECONTARNOS. UNA EXPOSICIÓN DE ARTISTAS MUJERES DE CENTROAMÉRICA

«Recontarnos» es una exhibición de arte, hecha por artistas mujeres multidisciplinarias de Centroamérica, que resalta y enlaza las experiencias, las perspectivas y las resiliencias compartidas de las mujeres y los cuerpos feminizados de la región. Se trata de la primera exposición centroamericana que reúne artistas mujeres, curada por un colectivo conformado por mujeres, utilizando la curaduría comunitaria.

CHICOS QUE NO VUELVEN

Las obras de Hernán regresan y con ello despliegan el entramado de una historia con múltiples capas sensibles, que se cohesionan y centellean entre el fulgor de una herida viva y el paso del tiempo y sus enjuagues. La curaduría de Alejandro de la Fuente, en tanto, procura que nuestras miradas continúen ardiendo y que las chispas de Parada y todos nuestros muertos nunca se apaguen, pese a vivir en la incertidumbre de tantos chicos que nunca volvieron.

ZOE GUILLÉN Y DANIEL TREMOLADA: ORAL

El papel de la persona dominante, que desliza el cuerpo inmóvil de quien comerá, adquiere dimensiones perversas, al tiempo que afectivas y de cuidado. Por otro lado, la persona inmovilizada se sitúa en una posición de completa vulnerabilidad, donde su incapacidad de moverse y de mirar se compensan con la única actividad que le permite realizar el traje: comer.