Skip to content

RODRIGO CANALA: IMÁGENES RETRO

Pre-Texto

El sábado 04 de noviembre al mediodía debió inaugurarse, si Dios así lo hubiese querido, la una y otra vez postergada proto-instalación Deco n°2 en el Museo de Artes Decorativas. Su fallida primera versión data del año 2019. Lo que su autor no sabía entonces es que, por motivos de fuerza mayor (reparaciones del edificio), dicho evento nunca sucedería ni sucederá, cumpliéndose así el tercer y último intento por exponer allí.

Lo que sigue corresponde al texto que inicialmente acompañaría dicha exhibición y que hoy, absurda, forzada y desfasadamente, se publica en Espacio Andrea Brunson días después de su imaginario debut en el MAD. De este modo, Imágenes Retro ofrece la ocasión propicia y el pretexto ideal para, en el aquí y el ahora, hacer converger en un mismo espacio-tiempo obras y retóricas inconexas, quiéralo o no Dios.

Asimismo, la presente publicación incluye otro texto inédito y a destiempo que, curiosamente, también menciona un proyecto de exposición inconcluso, cuya fecha se remonta al hiper televisado «estallido social» y a la controvertida «pandemia sanitaria». Su autor, el afamado cosmetólogo alemán Gerhard Mönckeberg (alias G. Pulido).

Para el cierre de la muestra se considera, además de los textos citados, una performance en vivo del artista que, entre otras gracias, anuncia la liquidación de las obras expuestas con un 25% menos sobre el precio oficial: Perfo-Wirin (Off).

Jeff Walala, Chiu-Chiu, 2029

Vista de la exposición «Imágenes Retro», de Rodrigo Canala, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2023. Foto: Raimundo Edwards
Vista de la exposición «Imágenes Retro», de Rodrigo Canala, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2023. Foto: Raimundo Edwards
Vista de la exposición «Imágenes Retro», de Rodrigo Canala, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2023. Foto: Raimundo Edwards
Vista de la exposición «Imágenes Retro», de Rodrigo Canala, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2023. Foto: Raimundo Edwards
Vista de la exposición «Imágenes Retro», de Rodrigo Canala, en Espacio Andrea Brunson, Santiago de Chile, 2023. Foto: Raimundo Edwards

Delivery

G. Reunión de Apoderadxs (Colección), 2023-2017: Jaime Alvarado, Fernanda Aránguiz, Rodrigo Araya, Carola Aravena,Magdalena Atria, Francisco Ayala, Catalina Bauer, José Benmayor, Bernardita Bertelsen, Delia Canala, Lucía Canala, José Cori, Javier Coronado, Paula Dittborn, Raimundo Edwards, Rita Gajardo, Rodrigo Galecio, Constanza Hermosilla, Ramón Kanalaetxebarria, Milena Gröpper, Ignacio Mardones, Camila Montero, Enrique Ordóñez (RIP), Oscar Pérez, Maida Prado, Gerardo Pulido, Jorge Quien, Tomás Rivas, Matías Santa María, Paula Subercaseaux, Camila Valenzuela, Catalina Zarzar y Anónimxs. La colección completa no supera, a la fecha, las 50 piezas fineart catalogadas y certificadas.

A. www.bibliotek.cl recomienda: La Teoría Sintérgica, Jacobo Grinberg-Zylberbaum, Universidad Nacional Autónoma de México e Instituto Nacional para el Estudio de la Conciencia (INPEC), 1991, primera edición, ISBN: 968-6022-13-9.

L. Deco n°2 es una exposición individual que, básicamente, consiste en la decoración de la Sala de ExhibicionesTemporales del MAD con objetos pertenecientes a la colección particular del artista y otros tantos de su autoría. La muestra es, en sí misma, un gran decorado politécnico, policromo y poliautoral instalado, cual límite u ornamento de cuneta, en el perímetro de la sala. La restricción del MAD de no dañar muros determinó, en parte, el diseño general.

T. Trabajar de «repartidor» ha significado, para el ego del Sr. Canala, un golpe bajo, una renuncia a la posteridad;una experiencia antiestética, antiartística, antiacadémica y antidecorativa; una broma existencial sin precedentes; Ja-Je-Ji-Jo-Ju. ¿Y ahora qué? Más corto que muleta de cocodrilo, Mr. K recurre, proyecto en mano, a su primo millonario. Éste, sin pudor alguno, elude tres reuniones agendadas. ¡Un fiasco! Economía y negocios, familia y decoro, sopa y ropa.

E. Colección Reunión de Apoderadxs es, finalmente, la confirmación del subjetivismo en arte y el triunfo del buen omal gusto por sobre cualquier otra consideración. En lugar de incorporar parte de la colección del MAD a la muestra, como suele ser, la ansiosa impaciencia del artista le obliga, cual víctima de su vanidad, a exhibir su más preciado tesoro.

C. Introducción: «El origen de la Teoría Sintérgica fue la pregunta acerca de cómo se realiza la transformaciónde la actividad cerebral en experiencia sensible. La aparición de un percepto cualitativamente diferente de la actividad neuronal y distinto de los campos energéticos espaciales (la luz como tal no se encuentra ni en los campos electromagnéticos en el espacio ni en la actividad del cerebro), me intrigó y asombró a un nivel tan profundo de mi ser, que decidí dedicarme íntegramente a explorar la posibilidad de explicar esta aparición, utilizando cualquier herramienta útil, desde la investigación Neurofisiológica pura hasta los estudios Chamánicos y Místicos». Pág. 11-12.

L. Los objetos oxidados presentes en Deco n°2 son, evidentemente, qué duda cabe, la máxima representación de lacondición humana; nuestrxs cuerpxs, nuestrxs almxs, nuestrx sxr, nuestrx fxn; caput-mortem-art-work-in-progress.

A. Los dibujos del Dr. Kanala solo existen, y tienen sentido, una vez que son compartidos con lxs otrxs, quienes quieraque sean éstxs. A 50 años del Golpe, el Lic. Cxnxlx (1972) poco y nada tiene que decir, su naturaleza provinciana y autodidacta se lo impide; dibujar es su lema. Esta supuesta indolencia, se rumorea, le costará caro. La dimensión política de su obra –se defiende– sería proporcional a la diferencia que ella propone; una forma de desobediencia estética. Nada de clichés, panfletos, militancias y lugares comunes que, paradojalmente, terminan pisándose la cola.

LL. A diferencia de la colección del MAD, Reunión de Apoderadxs carece de una línea curatorial clara y consistente. Por el contrario, lo expuesto es fruto del capricho, la maña, el juego, el trueque y la seducción; un arte de la supervivencia.

E. J. Grinberg-Z. nace en Ciudad de México el 12 de diciembre de 1946 y desaparece (!?) el 08 de diciembre de 1994.

V. ¿Es posible un arte que se sustraiga de lo decorativo? Deco n°2 sostiene que no y afirma que es constitutivo de éste,se trate de arte político, abstracto o naif; todo museo, incluido el MAoMA, es un gran decorado, para bien o para mal.

A. En el año 2017 el Prof. Canalla experimentó una revelación: Galería Técnica®. Dibujo procesual o proyecto gráfico-mental con fecha de caducidad estimada para el año 2029. GALTEC (abrev.) es, también, una Marca Registrada N°1287056, Clase 41 (INAPI); una huella indeleble, invisible e infinita; la quinta dimensión. La publicación Cartoon (colaboración con Sr. Planecio) aquí expuesta es, de hecho, un producto GALTEC y su valor, IVA + delivery incluidos, es de $10.000. Contacto: oficina@galeriatecnica.cl – @galeria_tecnica / Taller T.O.C. – @taller_toc / Cel.: +56 9 96798301.

Demian Corner-Shop, N.Y., 1973

Rodrigo Canala, Performance «Perfo-Wirin (Off)», 2023, E.A.B. Foto: Raimundo Edwards
Rodrigo Canala, Performance «Perfo-Wirin (Off)», 2023, E.A.B. Foto: Raimundo Edwards

GALTEC, la empresa de polvo, cholguán y plumavit

Rodrigo Canala (Santiago, 1972) es el fundador, gestor, representante legal, community manager, redactor, curador, marchante, montajista, banquetero, anfitrión y junior de GALTEC. Es además un artista que esta galería —buena o malamente— representa, un dibujante, como él prefiere definirse.

El nombre formal del proyecto es Galería Técnica®. Surgió en 2017 y se ha constituido de manera íntegra en marca: Canala se ampara en la inscripción legal de su entidad y la ostenta con bastante orgullo1. Asimismo, GALTEC dispone de un logo, de una web, de un mail, de un número telefónico (celular de Canala), de una cuenta Instagram y de la mínima expresión de una caja chica.

A pesar de su juventud, la organización ha llevado a cabo exposiciones en distintos lugares y ha editado varios impresos. Estos últimos tienen particular importancia; incluyen unas cuidadas tarjetas de presentación, un catálogo (Cartoon del pintor Rodrigo Galecio) y numerosos grabados digitales de artistas chilenos como Jaime Alvarado, Raimundo Edwards, Milena Gröpper, Camila Valenzuela, Maite Zabala, entre otros (cada grabado se imprime en blanco y negro, del mismo tamaño y se “firma” homogénea y vistosamente en la zona inferior de la lámina, cual sello corporativo de la galería).

Fue precisamente Canala quien diseñó el logotipo de GALTEC, logotipo que recuerda a una bandera pirata. No tiene calavera, eso sí, pero refuerza la naturaleza misma de la marca, entre clandestina y fraudulenta. Y es que esta galería pirata —si no ha quedado claro— depende de un galerista sin galería. No hay una sala o alguna oficina, ninguna dirección postal fija.

Rodrigo Canala se encarga de embaucar ex profeso a cada colega para no representarlo. En cierto sentido, lo que pactan ambas partes es una mínima expectativa. Si hemos olvidado algún desempeño de Canala, cabe decir que una mezcla de descaro y apatía caracteriza la ejecución de la mayoría de sus tareas en GALTEC. Todos quienes conocen el proyecto no solo parecen notar esto sino que lo celebran. Así, con su curioso modo, nuestro galerista arrastra a un ascendente número de cómplices (conscientes) hacia algo bien diferente al éxito. Digamos que ellos, artistas y espectadores, son finalmente invitados a jugar, a entretenerse en un “juego artístico”.

Justamente, el origen del concepto “arte” (tékne) resuena en el nombre del proyecto. Sin embargo, relacionamos a Galería Técnica® con otros menesteres: la reparación de artefactos eléctricos y mecánicos, el llamado “servicio técnico”. En cualquier caso, el nombre del invento de Canala resulta impersonal, lo que contrasta con la marcada “pulsión autoral” que lo mueve (GALTEC se parecería en algo a tanta galería que lleva el nombre de quien la gestiona) y con ser un orgulloso circo pobre: Galería Técnica® se jacta de vivir el día y de ser casi nada.

GALTEC, al mismo tiempo, tiene toda la proyección imaginable, todo el potencial. Sus estatutos —por llamarlos de algún modo— declaran que “no es una galería, no, es mucho más y mucho menos” y que “sí es un experimento, uno patético; una empresa de polvo, cholguán y plumavit”. El texto, que ambos extractos componen, hace las veces de manifiesto, de poesía y, por supuesto, constituye un dibujo de Canala. También ha sido parte de una performance del artista (STATEMENT. Ensayo n°2, diciembre de 2018).

Esta versión criolla y paródica del modelo anglosajón del artist-run space (galería u organización afín gestionada por uno o más artistas), enreda o confunde lo insignificante y lo épico. Lleva lo más lejos posible el heroísmo de la autogestión y la ridiculez de esforzarse por algo prácticamente insolvente, que nadie pidió. El principal capital de GALTEC, entonces, sería su grandiosa fragilidad, ser una especie de carcajada fatalista (lo que lleva a pensar inevitablemente en algunos dibujos de payasos de Canala).

El “emprendimiento” de Rodrigo Canala encara con feliz desolación la adversidad de dedicarse al arte en Chile e incluso proclama una postura vital. Y, sin duda, parte de su llamado implica considerar una galería como un trabajo de arte. Una obra de la cual somos actores, personajes de un diseño que nuestro dibujante no sabe ni quiere saber cómo termina.

En un país donde las galerías apenas consiguen vender, donde “su” feria de arte (Ch.ACO) se asoma temerariamente al desastre y, mucho más preocupante, donde ya no parecen sorprender los casos Chang, Garay y afines, un proyecto tan desconocido como GALTEC sobresale no solo por su extravagancia. Galería Técnica® podría ser la empresa fachada más honesta de Chile y, por lo mismo, la más ineficaz en su disimulo. Sin exagerar, hay pocas tomaduras de pelo tan serias como GALTEC, al menos en la escena actual del arte nacional.

Hoy, Galería Técnica® se expone en PANAM2, también un proyecto independiente, como se suele decir. Una galería hace refugio de la otra, ambas han llegado hasta aquí en la inestabilidad y ahora se sostienen mutuamente. Para la ocasión, Rodrigo Canala decide mostrar su colección de obras, realizadas por los artistas antes mencionados, entre otros. Sí, el presunto galerista es también un coleccionista. De polvo, cholguán y plumavit.

Gerardo Pulido, Santiago, 2019


  1. Registro N°1287056, Clase 41, Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI).
  2. La exposición nunca se realizó y Galería PANAM dejó de existir.

Imágenes Retro, de Rodrigo Canala, se presentó hasta el 9 de noviembre en Espacio Andrea Brunson, Alonso de Monroy 3050, Vitacura, Santiago de Chile

También te puede interesar

María Karantzi, Still life, 2018, técnica mixta. Foto: Rodrigo Maulén
,

QUIZÁS

El adverbio “quizás” plantea una posibilidad sobre un futuro del que no se tiene certeza y la exposición colectiva Este puede ser el lugar, convocada por Taller León, hizo su llamado a partir de...