Skip to content

ARTSFORTHECOMMONS (ROSA JIJÓN & FRANCESCO MARTONE): HAVE A WONDERFUL TIME

Por Rosa Jijón & Francesco Martone (A4C)

Have a wonderful time reza el letrero de un antiguo café en el casco antiguo de la futurista ciudad surcoreana de Song-Do, un distrito recreativo que alguna vez estuvo poblado, el «alma vieja» que se desarrolló alrededor del templo budista de Heungryunsa que se desplegó con vistas a la metrópoli en expansión. Representa un pasado dejado de lado, demolido por la furia de la acumulación y el desarrollo, la tensión continua entre tradición e innovación, el contraste entre ocio popular y comunidad y los espacios recreativos antisépticos que salpican la réplica de un lago y bosques artificiales.

Have a wonderful time es la promesa -o un simple deseo- del dueño de uno de los pocos bares antiguos que quedan en pie y ahora convertido en un bar de Karaoke para ofrecer un lugar alternativo de comunidad y esparcimiento para los habitantes de Song-Do, algo que parece imposible en un asentamiento urbano futurista donde cualquier actividad inesperada, irracional, improductiva e impredecible es limitado si no imposible.

Have a wonderful time es una evolución natural de la investigación de ArtsForTheCommons – A4C(Rosa Jijón & Francesco Martone) y del camino analítico sobre las emergencias y desafíos del presente. Un presente en el que surgen nuevas formas de convivencia, alterando espacios y fronteras, revisando la relación entre tiempo y espacio. Una fase en la que se pueden estar gestando nuevos mundos, una época de conflicto entre el ayer y el posible mañana. El «ahora» y el «aquí» de hoy recuerda al «ayer» y lleva consigo las posibilidades del «mañana», y la forma en que ayudemos a decodificar estas conexiones será fundamental para ofrecer una hipótesis para ese «mañana».

El «ahora» y el «aquí», la cristalización del espacio y el tiempo encarna todas las contradicciones de hoy, el resurgimiento de los impulsos identitarios nostálgicos, la reivindicación de la identidad nacional, la elevación de fronteras, como una resistencia desesperada a cambio, pero también como una reacción instintiva de los «excluidos» de las tierras prometidas del neoliberalismo. El «ayer» del fin de la historia y del espejismo de un mercado global y la paz y la prosperidad globales. El «ahora» y el «aquí» es la conquista de entornos naturales que antes eran ecosistemas frágiles y ahora son un vertedero artificial sobre el que construir una ciudad del mañana, una ciudad modelo para el nuevo milenio. Song-Do es uno de los muchos mega-asentamientos urbanos, planificados y tecnocráticos, que representan el esqueleto de los paisajes pos- neoliberales y posteriores al mercado libre.

A4C Arts for the Commons, Have a wonderful time (vista de exposición), N24 Galería, 2021. Foto: Daniela Meythaler / N24 Galería de Arte
A4C Arts for the Commons, Have a wonderful time (vista de exposición), N24 Galería, 2021. Foto: Daniela Meythaler / N24 Galería de Arte

Song-Do, a unas dos horas y media en metro desde Seúl, Corea del Sur, es una de las cuatro zonas económicas libres de Corea del Sur, la IFEZ (Zona Franca Económica de Incheon), que en conjunto abarcan un área de 290 km2 en su mayoría recuperados del mar, una inversión de 41 mil millones de dólares. Una especie de «ciudad-estado» donde los inversionistas disfrutan de todo tipo de exenciones fiscales. Una actuación real y virtual del liberalismo extremo, la cosificación de la realidad cotidiana, de la naturaleza transformada en bien de consumo, la ecuación imposible entre Green New Deal y crecimiento, piedras falsas y árboles plantados en arena plana, sacudidos por ráfagas de viento, heladas, frío en invierno, caluroso en verano. Song-Do evoca un estado alterado de soberanía, o quizás un estado de excepción, aquellos descritos magistralmente por Giorgio Agamben. O, parafraseando a Achille Mbembe, de la banalidad del poder.

Un espacio «extraterritorial», similar a las Zonas Procesadoras de Exportación o Zonas Francas (en Ecuador existen al menos ocho zonas francas en Esmeraldas, Manta, Riobamba Machala, Cuenca, Quito, Guayas) que, junto a los paraísos fiscales, mega infraestructuras, ayudan a trazar una geografía de poder y una gobernanza paralela, alejada del control público, que no prevé ninguna anomalía ni alternativa. Un ejemplo entre otros de esas «zonas», hábilmente descritas por Keller Easterling en su ensayo de 2014 titulado Extrastatecraft: el poder de las infraestructuras espaciales, y más recientemente en La política de operaciones de Sandro Mezzadra y Brett Neilson, donde los poderes y la soberanía se redefinen entre estado y mercado. La geografía de la globalización, la expansión exponencial de las finanzas globales y las burbujas especulativas están alterando fronteras y paisajes, transformando la naturaleza en una mercancía y la tierra en un recurso a explotar y monetizar. En cierto sentido, se está reformando el Estado Nación y, con él, el alcance y la importancia de la ciudadanía. Se reelaboran las conexiones ancestrales entre comunidades y lugares para dar cabida al establecimiento de redes de áreas de libre comercio, formas administrativas intangibles y autónomas que trascienden los sistemas jurídicos soberanos y crean nuevos cuerpos y territorios físicos y conceptuales.

Song-Do es considerada como el escaparate de la «economía verde», construida a costa de desarraigar un delicado ecosistema donde habitaban 11 especies de aves migratorias, entre ellas Platalea Minor, lugar de gran importancia para la convención de Ramsar. [1]

A4C Arts for the Commons, S/T, 2015-2021, neon, 200 x 120 cm. Foto: Daniela Meythaler / N24 Galería de Arte

Los propulsores de cero emisiones convierten las mareas en energía y destruyen los frágiles hábitats costeros. Paradójicamente, el propulsor de maremotos más grande del mundo, la central eléctrica mareomotriz Siwha, fue registrado por el Mecanismo de Desarrollo Limpio, creado para reducir las emisiones y generar créditos de carbono. «Un conflicto de verdes: desarrollo verde versus conservación del hábitat. El caso de Incheon, Corea del Sur» es el elocuente título de un artículo que señaló la contradicción entre el capitalismo verde y la ecología. Se dice que el entonces presidente ecuatoriano Rafael Correa quedó muy impresionado con Qatar -no es casualidad que los jeques luego compraran gran parte de la ciudad de Quito tras apoderarse de un trozo de Londres e incluso de Milán. Le llamó la atención lo que se puede definir como una sociedad «post-petrolera», que invierte en conocimiento, y después de Doha se apegó a Incheon como una oportunidad -luego fallida- para impulsar el «cambio en la matriz productiva». De aquí nace una nueva ciudad en medio de los Andes ecuatorianos, es su nombre, una especie de Silicon Valley del conocimiento y la biotecnología, diseñado por expertos coreanos calificados.

¿Qué tipo de tiempo maravilloso es posible en una ciudad inteligente, o más simplemente una ciudad inteligente considera el concepto de tiempo? Existe una teoría, no corroborada por la evidencia científica, según la cual una nueva ciudad adquiere su «alma» en el espacio de dos generaciones, 70 años para ser precisos. Durante los próximos 70 años, Song-Do será reemplazado por proyectos más futuristas, ya exhibidos en el museo IFEZ. Y luego se necesitarán otros 70 años para darle una nueva «alma» a la ciudad, que mientras tanto correrá el riesgo de quedar sumergida por la subida del nivel del mar, consecuencia directa del cambio climático.

Por tanto, el concepto de tiempo se altera en una ciudad inteligente, ya que el futuro en términos puramente neoliberales debe ser predecible, planificado desde arriba. Sin embargo, como dice el Manifiesto de la Sociedad Necronáutica, “el tiempo está, y siempre ha estado, fuera de lugar, una formulación que arroja toda la teleología, repentina y masivamente, hacia atrás. El pasado no es el pasado, el futuro se pliega sobre sí mismo y el presente es atravesado por flujos de pasado y futuro que lo desestabilizan».

A4C Arts for the Commons, Have a wonderful time (vista de exposición), N24 Galería, 2021. Foto: Daniela Meythaler / N24 Galería de Arte
A4C Arts for the Commons, S/T, 2015-2021, vinil blanco, 200 x 150 cm. Foto: Daniela Meythaler / N24 Galería de Arte
A4C Arts for the Commons, Have a Wonderful Time, 2021, fotografía digital de Bar Karaoke Song-Do. Cortesía: A4C

En línea con la vocación de ArtsForTheCommons – A4C, de ofrecer una plataforma para conectar el activismo y la práctica artística, Have a wonderful time nace de un acto de activismo de Francesco Martone, quien acudió muchas veces a Song-Do en los últimos cinco años, acompañando a las delegaciones de pueblos indígenas a las reuniones del Fondo Verde para el Clima, cuya sede se encuentra en Song-Do. En sus frecuentes viajes, Martone se ha dedicado a exploraciones de la ciudad en construcción -que literalmente creció bajo sus ojos-, recolectando materiales, folletos de propaganda, imágenes, videos, sonidos. Su cuerpo desafió la estructura de la ciudad inteligente, a través de una especie de “flaneur” en un espacio que inhibe el sentido de navegación, la conciencia del espacio, así como la capacidad de deambular y experimentar el espacio urbano de una manera casual.

Pequeños detalles que a muchos les parecen insignificantes y que ofrecen recorridos críticos de exploración. Una placa de bronce junto al lago artificial del Central Park artificial, en memoria del lugar del histórico desembarco del general estadounidense MacArthur con motivo del episodio más importante de la Guerra de Corea, la Batalla de Incheon, que representó el mito de la fundación de Corea del Sur, combinando libertad y riqueza, prosperidad y libre mercado. Una bandera ecuatoriana en una limusina negra estacionada en la sede gubernamental de la Zona Económica Libre de Incheon (IFEZ), revela la historia del sueño fallido de exportar el modelo de ciudad inteligente a los Andes ecuatorianos. Los jardineros segando los prados del Parque Central de Song-Do, los electricistas que colocan un letrero de neón en uno de los bares que quedan en el centro histórico, desaparecen en esta especie de espacio segregado donde los que hacen el trabajo diario para mantener las ciudades son invisibles. Actos y signos de resistencia o existencia sacan a la luz lo que la ciudad inteligente, por su propia naturaleza, hace invisible. Dos ancianas recogiendo hierbas bajo los rascacielos recién construidos. La resistencia de un grupo de activistas para salvar especies de aves migratorias impactadas por la construcción de la ciudad. Un grupo de estudiantes que, jugando al fútbol, ​​“piratean” la ciudad inteligente a través del juego, mientras que las velas en un templo budista evocan un pasado que parece haberse ido para siempre. Sus actos y el acto de sacarlos a la luz son subversivos tanto en términos políticos como estéticos.


[1] La Convención sobre los Humedales (Ramsar, Irán, 1971) es un tratado intergubernamental cuya misión es “la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo”. https://www.ramsar.org

Have a wonderful time, de A4C – Arts for the Commons (Rosa Jijón & Francesco Martone) se presentó hasta el 28 de octubre de 2021 en N24 Galería de Arte, Isabel La Católica N24-274 y Galavis, Quito, Ecuador.

También te puede interesar

Cuatro (Hugo Vidal, Cristina Piffer, Lucía Bianchi, Ana Maldonado), Ya es huella, rastro en el nuevo rostro [A propósito de Chile]. Afiche. Intervenciones realizadas en noviembre, Buenos Aires, A3, 2019. Foto: Sabrina Contreras

ESTRATEGIAS SUBLEVANTES. LO SENSIBLE EN ACCIÓN

La exposición "Estrategias sublevantes. Lo sensible en acción" explora procesos creativos contemporáneos implicados en la discusión sobre las relaciones de poder en el “campo social” y su puesta en circulación en la esfera pública....

MARÍA JOSÉ ARGENZIO: LA MÁS CASTELLANA DE AMÉRICA

La reciente muestra de la artista ecuatoriana María José Argenzio, La más Castellana de América, busca destacar el sesgo colonial en los relatos históricos que han fundado los imaginarios del estado nación. La exhibición…

Sf

Lxs artistas que participan en "SF" proponen narrativas que permiten imaginar mitos, personajes e historias que funcionan como reductos de resistencia. Sus propuestas crean atmósferas donde otrxs cuerpxs y sus luchas son protagonistas, y...